Veritas Online

Fiscal

El fantasma de la materialidad en las operaciones de los contribuyentes

El fantasma de la materialidad en las operaciones de los contribuyentes
marzo 25
2019

Durante el ejercicio de facultades de comprobación, las autoridades fiscales han esgrimido argumentos relacionados con la carencia de materialidad de las operaciones para presumir la inexistencia sobre éstas, lo cual afecta fundamentalmente las deducciones y el acreditamiento de los impuestos de los contribuyentes.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) sostiene que puede desconocer los efectos fiscales de los actos jurídicos consignados en la contabilidad cuando éstos carezcan de materialidad. Además, la autoridad fiscal señala que lo puede llevar a cabo mediante el ejercicio de sus facultades de comprobación.

En efecto, la autoridad hacendaria presume la inexistencia de operaciones de los contribuyentes, apoyándose en la idea de que debe prevalecer el fondo sobre la forma, es decir, la sustancia económica sobre los aspectos formales que configuran las operaciones. Las consecuencias de tales presunciones son precisamente determinaciones de impuestos a cargo de los particulares, negativas de devoluciones y rechazos de acreditamientos en materia del Impuesto al Valor Agregado (IVA), entre otras afectaciones graves para los contribuyentes.

Si durante el ejercicio de facultades de comprobación el SAT cuestiona una operación, las autoridades consideran que el contribuyente debe aportar todos los medios de prueba necesarios para demostrar la materialidad, lo cual implica tener no sólo los contratos, los comprobantes fiscales o la documentación de los pagos efectuados, es decir, que los registros contables del contribuyente deben soportarse plenamente con documentación comprobatoria que demuestre la materialización de las operaciones consignadas en ellos.

En tanto que la documentación soporte dependerá de la naturaleza de la operación de que se trate, al ser tan variable, es muy difícil —y a veces hasta imposible— reunir la documentación comprobatoria que satisfaga las pretensiones de la autoridad fiscalizadora.

Cierto, la presunción de inexistencia de operaciones o su falta de materialidad puede abarcar cualquier tipo de actividades, incluida la prestación de múltiples servicios o la enajenación y adquisición de bienes. Como consecuencia, resulta imperativo conservar todos y cada uno de los documentos relacionados y que vayan surgiendo en el curso de las operaciones. Por ejemplo, si se trata de servicios de publicidad, es posible que la autoridad fiscal estime necesario que el contribuyente presente, además de los contratos, Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) y comprobantes de pagos, también los materiales y documentos utilizados en el servicio de publicidad, como podrían ser folletos, archivos digitales y fotografías, entre otros.

Actualmente, para acreditar ante la autoridad fiscal la existencia de una operación pactada, no basta con soportarla con el contrato celebrado, aún cuando éste se haya hecho efectivo ante fedatario público, pues ya existen criterios jurisdiccionales que sostienen que la celebración de un contrato no significa que se haya llevado a cabo realmente el acto jurídico objeto de éste. De igual manera, existen otros criterios emitidos por los tribunales mexicanos que señalan que contar con el CFDI de una operación tampoco garantiza la realización efectiva de esta misma.

Si bien no son disposiciones jurídicas, esos criterios hacen referencia a las Normas de Información Financiera (NIF), específicamente a la NIF A-2, que se refiere a la prevalencia de la sustancia económica sobre la forma de los eventos económicos que se registran en una empresa. Asimismo, se relacionan con las NIF A-1, NIF A-3 y NIF A-4, normas que establecen los principios de confiabilidad, veracidad y verificabilidad, y que sugieren la necesidad de que las autoridades puedan, mediante el ejercicio de compulsas, constatar con terceros la existencia del evento económico del que se trate. Es pertinente destacar que los resultados de este tipo de compulsas deben darse a conocer plenamente al contribuyente, ya que, en caso de no hacerse, afectaría gravemente sus derechos de audiencia y legalidad.

No hay que olvidar tampoco que, tanto la Sala Superior como las Salas Regionales del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, han emitido en tiempos recientes otros precedentes legales en los que se sostiene que los registros contables deben tener una justificación lógica, legal y económica, además de que para determinar la situación fiscal de un contribuyente debe atenderse a la naturaleza de la operación y a los soportes documentales idóneos existentes.

En el mismo sentido, el Poder Judicial de la Federación formuló diversos criterios acerca de la necesidad de los contribuyentes de recabar la mayor información que soporte documentalmente la existencia de sus operaciones, ya que, de no hacerlo, corren el riesgo de que se confirme la carencia de materialidad de las operaciones que reprochen las autoridades fiscales.

El ciudadano está obligado a presentar pruebas si durante el ejercicio de comprobación el SAT cuestiona una operación”.

Aún cuando en el Código Fiscal de la Federación todavía no existan disposiciones legales que estipulen textualmente la prevalencia del fondo sobre la forma en las operaciones que llevan a cabo las empresas, ni tampoco haya referencias literales a la materialidad de las operaciones, es indudable que en la práctica las autoridades fiscales ya exigen que todas las operaciones de los contribuyentes cuenten con un vasto soporte documental que acredite su materialidad.

No obstante, este soporte documental puede convertirse en un gran dolor de cabeza para los contribuyentes porque su idoneidad dependerá del criterio y discrecionalidad del fisco.

Lic. Juan de la Cruz Higuera Arias
Socio Director de JCH Abogados e Integrante de la comisión técnica Fiscal del Colegio y del consejo editorial de Veritas online
info@jch-abogados.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Twitter

Conscientes de la responsabilidad histórica y social, la Bolsa Mexicana de Valores abre sus puertas para presentar una galería de historia sobre lo que representa el mercado de valores. Un artículo de Carlos Jesús Ocampo Vargas.

Después de años de formación académica, por fin el estudiante se encuentra en una ceremonia, sentado y esperando a que mencionen su nombre para recibir el tan anhelado título de licenciatura, mientras se pregunta: “Y ahora, ¿qué sigue?”. Un artículo de Ana Lidia Barrera Verduzco.

Hoy Miércoles 17 de Abril de 2019 el tipo de cambio promedio del dólar en México es de $18.68 Pesos vía https://t.co/hN9MxCrLJp

Load More...
A %d blogueros les gusta esto: