Veritas Online

Opinión

El entorno de control en las organizaciones

El entorno de control en las organizaciones
febrero 01
2016

En nuestra colaboración anterior, subrayábamos la importancia que adquiere para el ejercicio profesional de la Contaduría Pública la emisión de la versión actualizada y mejorada del Marco Integrado de Control Interno (COSO, por sus siglas en inglés), en mayo de 2013. La relevancia se centra en los dramáticos cambios que han ocurrido en el entorno de negocios y en el esquema operativo de las organizaciones, particularmente en los últimos años.

Las transformaciones ocurridas han impactado definitivamente el quehacer empresarial, provocando directamente la necesidad de actualización teórica y conceptual sobre el diseño, instrumentación y funcionamiento del control interno, así como en lo que atañe a la evaluación respecto a su efectividad, por parte de las labores de auditoría, en sus diferentes modalidades.

Una de las virtudes del Marco COSO consiste en mostrar los principios para apoyar a los directores generales en el diseño y mejora progresiva del control interno.”

Una de las principales virtudes del Marco COSO consiste en la lógica interna del documento y en la precisión que alcanza para mostrar los componentes, principios y puntos de interés recomendados para apoyar a los directores generales en el diseño y mejora progresiva del control interno, así como en las prioridades que señala al consejo de administración, en lo que concierne a la supervisión del sistema y el apoyo que en conjunto presta la función de auditoría para tal fin.

El control interno es concebido como un proceso que incorpora en forma descendente al consejo de administración a la dirección general y a todo el personal de la organización, en asegurar en forma razonable el cumplimiento de los objetivos que pretenden alcanzarse, en términos de operación, información y cumplimiento del marco regulatorio al que está sujeta la organización.

Al ser visto como un proceso, el control interno articula diversos actos en secuencia interrelacionados entre sí, que se adhieren a todas las actividades de la organización y
que distinguen la forma en que la alta dirección gestiona y opera la organización.

El primer componente que menciona el Marco COSO, se refiere al Entorno de Control y por naturaleza incluye las normas, procesos y estructuras sobre las cuales se edifica el control interno de una organización, correspondiendo al consejo de administración y a la alta dirección, determinar las particularidades y rasgos distintivos que adoptará, así como las normas de conducta aplicables al personal, sin distinción de niveles y jerarquías.

El componente antes señalado, consta de cinco principios que enfatizan aspectos medulares de la administración moderna, como son: a) El compromiso con la integridad y los valores éticos; b) La independencia que debe guardar el consejo de administración respecto a la dirección general y su responsabilidad en relación a la supervisión del sistema; c) La responsabilidad de la dirección general para precisar puntualmente una estructura orgánica eficiente, así como las líneas de autoridad y reporte requeridas para garantizar la consecución de los objetivos, con la debida supervisión del consejo de administración; d) El compromiso que debe existir en la organización para atraer y retener al personal más competente para cada función y e) La precisión de las responsabilidades que competen a todo el personal en materia de control interno, como elemento fundamental para la consecución de los objetivos institucionales.

El análisis realizado a uno solo de los componentes de Marco COSO, sin adentrarnos en los puntos de interés que le son propios, nos muestra de manera general la magnitud del reto que nos aguarda y de la necesidad de continuar con esmero con nuestra actualización profesional.

C.P.C. y P.C.CA. José Carlos Cardoso C.
Socio Director de MGI Bargalló Cardoso y Asociados, S.C.
jcardoso@bargallo.com.mx

 

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: