Veritas Online

Económico y Financiero

El dinamismo del consumo

El dinamismo del consumo
noviembre 03
12:38 2015

Mientras que los indicadores del sector productivo mantienen un ritmo de crecimiento aún débil, los referentes al consumo acumulan ya varios meses con un dinamismo importante que incluso ha sorprendido al mercado, sobre todo cuando las condiciones actuales en las que se presenta este comportamiento no parecen estar en línea con un mejor desempeño de la economía en general en el corto plazo que corrobore este dinamismo.

Los resultados más recientes de ventas al menudeo que involucra a las cadenas de tiendas que integran la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales y de Servicios (ANTAD), indican que durante septiembre las ventas a tiendas iguales crecieron a un ritmo anual de 8.0% en términos nominales, en tanto que las de tientas totales lo hicieron en 11.8%, tasas de crecimiento no vistas desde 2012.

Asimismo, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz informó que durante septiembre las ventas de vehículos ligeros en el mercado interno ascendió a 111,330 unidades, la cifra históricamente más alta para un mes de septiembre, lo que significó un incremento anual de 24.9%. Incluso los datos del INEGI acerca de la evolución de las ventas al menudeo indican que de acuerdo con cifras desestacionalizadas, en agosto, que es el dato más reciente, las ventas al menudeo crecieron a un ritmo anual de 6.3% real, avance que es el más alto desde que se inició la serie.

En este entorno existen opiniones que señalan que este dinamismo de las ventas puede responder a factores como la baja de precios en las tarifas eléctricas y telefónicas como resultado de la instrumentación de las reformas estructurales en estas materias, así como a la recuperación del nivel adquisitivo de los hogares debido a los bajos niveles de inflación que se reportan actualmente, e incluso apoyadas también por un efecto de posible compra anticipada de bienes que están relacionados con la evolución del tipo de cambio.

Asimismo, hay quienes consideran que este efecto va más allá, toda vez que aunado a lo anterior, perciben una mejora en el ingreso familiar debido a un aumento del empleo formal, acompañado de salarios más altos, lo que implicaría una mayor masa salarial y por consiguiente un efecto positivo para el consumo.

No hay duda de que estos factores apoyan la evolución de las ventas, pero ahora la pregunta es si este comportamiento tan favorable podrá ser permanente o solo temporal, lo cual coincide más con la percepción que tienen los especialistas sobre el ritmo de crecimiento de la economía para el próximo año, pronóstico que ya está por debajo del 3.0%, después de que en diciembre pasado se anticipaba un avance de 4.0%.

La respuesta no es tan clara, aunque se podría argumentar algunos aspectos que harían que este dinamismo del consumo se moderara o incluso revirtiera el próximo año.

Por una parte está en efecto inflacionario. Es decir, la disminución porcentual de los precios de energía y telecomunicaciones respondió a los efectos de la reforma hacendaria. Sin embargo, este efecto se diluirá durante el 2015, por lo que a partir del 2016 la comparación será contra niveles más bajos, por lo que es factible que los ajustes naturales que se presentan a principios de cada año propicien un ligero repunte en la evolución de los precios. Evidentemente esto generaría nuevamente un efecto negativo sobre el ingreso de las familias, con una posible disminución de sus niveles de consumo. No hay que olvidar que la última estimación de los especialistas del sector privado, recabada por el Banco de México en su encuesta de expectativas, anticipa que al cierre del 2016 la inflación anual estaría en niveles de 3.46%, prácticamente un punto por arriba de la reportada en la primera quincena de octubre (2.47%).

Aunado a esto, la precarización del empleo se mantiene, es decir, a pesar de que el empleo en la economía aumenta moderadamente, la mayoría de contrataciones se han realizado en los segmentos de ingresos más bajos y no se prevé un cambio importante en este tema mientras la oferta de puestos de trabajo no mejore. De no haber avances en este tema, el impacto sobre los salarios seguirá siendo negativo, toda vez que ante la necesidad de un ingreso, las personas están dispuestas a aceptar los salarios que se ofrecen, que al parecer hasta el momento siguen siendo bajos. Esta limitada posibilidad de generar más empleos se refleja en los 12.4 millones de personas que requieren de un puesto de trabajo de calidad, cifra que incluye a los desempleados, subocupados y todos aquellas personas que dejaron de buscar activamente uno empleo por considerar que no tenían oportunidad para ello, pero que tienen interés en trabajar.

Las cifras más recientes de la ENOE indican que entre el primero y el segundo trimestre del año el total de ocupados con ingresos de hasta tres salarios mínimos aumentó en 1 millón de personas, mientras que los ocupados con ingresos superiores a los 3 salarios mínimos disminuyeron en 807 mil.

Un escenario como este propiciaría que el dinamismo actual del consumo se moderara el siguiente año, ocasionando que el mercado interno perdiera nuevamente fuerza como principal generador de crecimiento, en un entorno en el que la inversión pública será menor según a propuesta de presupuesto de gastos para el 2016 y el mercado externo no aportará los suficiente para elevar significativamente el ritmo de crecimiento de la economía.

Las expectativas en general son moderadas y podría seguirse viendo ajustes a la baja en los pronósticos de crecimiento del PIB para el 2016. No obstante, si la evolución del consumo proviene de una fortaleza real del empleo y de los ingresos, el mercado interno se consolidaría como principal motor del crecimiento, blindando en buena medida, la falta de impulso del exterior, por lo menos hasta que este reinicie.

MÉXICO

Parece ser que la actividad económica comienza a dar señales de una modesta mejora. Cifras desestacionalizadas del INEGI reportan que durante agosto, el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) tuvo un repunte mensual de 0.5%, con lo que acumula cinco meses consecutivos con variaciones positivas. Este avance permitió que la comparación anual fuese de 2.8%, su mayor alza en los últimos ocho meses. El sector terciario, que representa poco más del 60% al PIB, tuvo un crecimiento mensual de 0.4%, después de que un mes antes cayera 0.2%. En términos anuales las actividades terciarias aumentaron 3.4%. El sector secundario registró un aumento mensual de 0.2%, que fue el tercero de manera consecutiva. No obstante, en términos anuales su avance fue de solo 1.0%. Por su parte, las actividades primarias aumentaron 6.6% mensual y 7.7% anual.

Imagen1

Durante septiembre el valor total de las exportación de mercancías registró una caída de 5.6%, respecto al mismo mes del año pasado, con lo que ya acumula tres meses seguidos con variaciones negativas. En esta ocasión, este comportamiento respondió a la disminución de 49.6% en las ventas petroleras y a una baja de 0.4% de las no petroleras, las cuales respondieron principalmente a la baja de 0.7% en las exportaciones manufactureras. Por su parte, el valor de las importaciones totales se mantuvo sin cambio, como resultado de caídas de 0.7% en las adquisición de bienes de consumo y de 1.4% e la compra de bienes intermedios. Por su parte, la adquisición de bienes de capital creció 11.9%. Con estos resultados, el saldo de la balanza comercial en septiembre fue deficitario en 1,419.9 millones de dólares, de tal manera que de forma acumulada en enero-septiembre se reportó un déficit de 10,521 millones.

Imagen2

Según cifras desestacionalizadas, durante agosto el valor de la producción tuvo una disminución mensual de 0.8%, después de dos meses seguidos con ganancias. Esto significó que a tasa anual cayera 1.6%. En términos mensuales, fue el valor del rubro de otras construcciones el que tuvo la mayor caída en el mes (3.7%).

Imagen3

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

El Departamento de Comercio informó que de acuerdo con su primera estimación, el PIB del tercer trimestre del presente año tuvo un crecimiento anualizado de 1.5%, porcentaje ligeramente por debajo de la estimación del mercado que anticipaba un avance de 1.6% y notoriamente menor al avance de 3.9% que tuvo en el periodo previo. El mayor aumento en el trimestre se registró en el consumo privado (3.2%), lo que propició que su incidencia sobre el crecimiento general fuese de 2.19 puntos. Por el contrario, la inversión privada se contrajo 5.6%, después de que un trimestre antes tuviese un avance de 5.2%. A pesar de que el ritmo de crecimiento fue bajo, las expectativas son favorables debido a que la economía está cerca de su nivel de crecimiento potencial.

Imagen4

Por su parte, el Departamento e vivienda y Desarrollo Urbano informó que en septiembre la venta de nuevas casas sumó a 468 mil unidades, cifra que resultó inferior en 11.5% a la del mes previo. Respecto a la estimación del mercado, la caída fue aún mayor (14.9%), ya que se estimaban 550 mil viviendas más en el mes. Es importante señalar que este fue el menor número de viviendas nuevas vendidas desde las 449 mil que se vendieron en noviembre de 2014. Aunque las ventas se mantienen por encima de los niveles del 2014, aún no hay señales claras de una normalización del mercado.

Imagen5

Durante septiembre el ingreso personal aumentó 0.1%, después de haber aumentado 0.4% un mes antes. El mercado anticipaba un aumento de 0.2%. Por su parte, el gasto personal se elevó 0.1%. Con este comportamiento la tasa de ahorro personal fue de 4.8% en septiembre, ligeramente por arriba del 4.7% del mes previo.

Imagen6

Agenda Económica: Noviembre

Imagen7

Indicadores financieros semanales

Imagen8

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP)

www.ceesp.org.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: