Veritas Online

Extensión del Ejercicio Profesional

El despertar de la conciencia

El despertar de la conciencia
octubre 20
17:41 2016

En la actualidad las personas viven diariamente con rapidez, sin darse cuenta de sus pensamientos; sin observar qué está sucediendo en su vida y en su entorno, así como en el desarrollo de su profesión. Cuando alguien no se da el tiempo suficiente para pensar, escuchar, observar y/o razonar los hechos que ocurren, entre otras cosas generan una toma mala de decisiones durante su vida y en el ejercicio de su profesión, y por lo tanto, se recurre a los pretextos. Estos últimos son varios y los más frecuentes son: sentir que la vida se va rápido, que el tiempo no alcanza para todo lo que uno debe y/o quiere realizar, que las distancias que se recorren son largas, que no es su responsabilidad, que hay demasiada competencia profesional para realizar los trabajos que requiere la profesión, etc.; excusas para culpar a los demás de lo que sucede, en lugar de admitir la responsabilidad propia. Esto origina criticar a los demás, lo cual generalmente es malo, sin pensar en las circunstancias que existieron en su momento y todo aquello que se necesitó para llevar a cabo cierta actividad, tomar malas decisiones al aceptar un trabajo, el cual no se debería hacer por los riesgos que implica, etc.

Es importante recordar que no hay situación “buena o mala”, estos son simplemente puntos de vista de cada persona, todo depende de la madurez y del criterio de quien observa. Debemos de considerar que en la profesión de la Contaduría Pública tenemos un Código de Ética Profesional que indica principios y especificaciones que debemos tomar en cuenta para ejercer nuestra profesión de manera correcta, y esto nos puede ayudar a evitar situaciones que pueden poner en riesgo nuestra ética, por ejemplo: el aceptar trabajos en donde carecemos de experiencia y juicio profesional. Asimismo, debemos recordar que tenemos la libertad para elegir lo que es bueno para nosotros y los demás sin dañar nuestra profesión. Es necesario que los profesionales se den cuenta de que si quieren mejorar su vida, su entorno y su profesión, primero deben cambiar su manera de pensar. También deben hacerse responsables de sus acciones, y no criticar ni responsabilizar a los demás de los resultados de las mismas.

No darse tiempo para pensar o razonar cómo se está viviendo nos origina estar angustiados, preocupados, enojados, etc., sin darnos cuenta que con nuestra actitud, inconscientemente, nos generamos enfermedades y un ambiente desfavorable que llega a afectar a los que nos rodean. Esto es importante porque cuando generamos un pensamiento (bueno o malo), este provoca una emoción (alegría, tristeza, enojo, entre otras), la cual genera una actitud y tiene como resultado la forma en la que vivimos diariamente.

Debemos ser conscientes de todo lo que pensamos, debido a que nosotros somos la causa de lo que nos sucede, por lo que hay que ser responsables de nuestras situaciones. Esto sería el despertar de la conciencia, dejar de mirar hacia afuera y empezar a ver nuestro interior.

C.P.C. Fernando Manuel Connelly Quintero

Integrante de la Comisión de Aseguramiento de Calidad

fmconnellyq@yahoo.com.mx

 

Related Articles

1 Comment

  1. Ángel H
    Ángel H noviembre 06, 08:45

    Excelente reflexión mi estimado Fernando, enhorabuena.

    Reply to this comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: