Veritas Online

Extensión del Ejercicio Profesional

El círculo virtuoso de la competencia

El círculo virtuoso de la competencia
septiembre 01
08:22 2017

El Comité de Normalización y Certificación (CONOCER) define competencia como: “El conjunto de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes de los individuos en la resolución de un problema o una situación específica”; bien dice la frase: “Sin evidencia, no hay competencia”.

Por otro lado, ¿cómo identificamos, gestionamos, administramos y evaluamos un proyecto a la luz de los estándares de competencia? Cada intervención del profesional de la contabilidad en sus diferentes roles implica entregar resultados y buenas cuentas.

Resulta mandatorio en todo proyecto cuidar tres variables que son “oro molido” y la garantía de concluir satisfactoriamente la tarea encomendada. Dichas variables no son otra cosa que los llamados “indicadores” de impacto, resultado y desempeño:

[a] Planificar

[b] Ejecutar

[c] Evaluar: Tiempo “T”, Costo “$”, Calidad “Q”

Sin rayar en fundamentalismos, pero sí propender a buscar la excelencia, podemos afirmar que un ser humano debe realizar su proyecto de vida con excelencia. En el caso del profesional contable, este canalizará todos sus esfuerzos a la entrega de resultados:

  • Oportunos
  • Dentro del presupuesto
  • Con los estándares de calidad previamente definidos

En la medida de sus posibilidades, superar las expectativas, tanto del prestatario como del prestador de servicios.

En un mundo tan dinámico donde el contexto y el entorno se modifican cada día, debemos desaprender ciertos usos y costumbres, hábitos y actitudes que pudieran mermar el éxito de los proyectos. Es indispensable adoptar y adaptar un mecanismo de profesionalización, capacitación, desarrollo, certificación de cualquier profesional, que esté alineado con los perfiles que demanda el siglo XXI.

Aquellos que por obsolescencia o por negligencia se aparten del uso de las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación en cualquier campo de la vida laboral, familiar, profesional o artístico, se convierten rápidamente en analfabetas funcionales; esto es, personas no aptas para desempeñar funciones que exige un mundo altamente competido y competitivo. En una palabra, se vuelven incompetentes. Suena radical, pero este mundo se ha segmentado, con sus matices, en tres subconjuntos:

[I] Empleados:

  • Autoempleado,
  • freelance
  • Emprendedores
  • Subordinados

[II] Desempleados: Los que buscan y no encuentran, o no quieren trabajar

[III] Inempleables:

  • Perfiles excedidos y no hay campo laboral
  • Subperfiles acordes, pero con expectativas no conciliables: horario, formato, percepciones
  • Incompetentes

Las facilidades que ofrece el mundo actual para mantenerse al día son por demás generosas: modalidad, accesibilidad, flexibilidad. Esto lo denominamos el “Justo a tiempo” de la profesionalización, unido a la filosofía: haz las cosas bien y a la primera, cero desperdicio de tiempo, de insumos, de capital intelectual y óptimo aprovechamiento de los recursos. El sistema educativo de capacitación, de actualización y desarrollo permite hoy:

  • Acreditar cursos, diplomados, especialidades, maestrías o posgrados.
  • Con las modalidades presencial, semipresencial o a distancia.
  • Con la flexibilidad curricular en planes y programas de estudio.
  • En el tiempo, lugar, presupuesto, intensidad y velocidad que requiera el usuario final.

En conclusión: estudias lo que necesitas, donde puedas, a tu ritmo para ser competente. Convirtámonos en seres humanos excelentes al trabajar con pasión y entrega, dentro de los lineamientos éticos que privilegian nuestra condición: ser más humanos.

Ing. María del Carmen Padilla Longoria
Integrante del Consejo Directivo 2016-2018
Academia Mexicana de Auditoría al Desempeño
contacto@amdad.org.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment