En julio del presente año fue emitido el Marco Internacional: Buen Gobierno en el Sector Público por parte de la Federación Internacional de Contadores (IFAC) y CIPFA, cuyas siglas hacen referencia al Instituto Colegiado en Finanzas Públicas y Contabilidad.

Ambas instituciones unieron esfuerzos para trabajar en el diseño y conformación del Marco, a efecto de promover la adopción de principios orientados a lograr una gestión pública eficaz y éticamente confiable. El argumento central del documento gira alrededor del concepto de good governance, que coincide con el término usado como gobernanza en español y con frecuencia utilizado dentro de la corriente de pensamiento denominada La Nueva Gestión Pública.

El término gobernanza ha observado algunos cambios a través del tiempo, deviene en el siglo XX con un significado asociado a la dirección de los asuntos públicos. Se trata de un concepto que hace referencia a la gestión, más que al poder político. En Estados Unidos el concepto se usa para el análisis organizacional principalmente ligado a la gestión de las empresas privadas y ahora también las públicas; se conoce como Gobierno Corporativo.

En México, congruente con esta corriente, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) emitió en 2006 la primera versión revisada del Código de Mejores Prácticas Corporativas, cuyos principios fueron incorporados a la Nueva Ley del Mercado de Valores. Hoy se está promoviendo su incorporación en la Ley General de Sociedades Mercantiles.

El Marco Internacional: Buen Gobierno en el Sector Público subraya la necesidad de conformar una gestión pública, aplicable a todas las dependencias y entidades gubernamentales, caracterizada por la transparencia de sus actos y una rendición de cuentas expedita a la sociedad; para ello, destaca la necesidad de privilegiar siempre el interés público en todas las acciones de gobierno, por encima del interés particular; una gestión pública enfocada a resultados económicos, sociales y ambientales, sustentables, que se apoyen en la conducción y gobierno riguroso de las finanzas públicas.

Este Marco aporta un conjunto de principios basados en la ética, integridad, mejores prácticas de gestión, y crea las condiciones para la revisión o elaboración de los Códigos de Buen Gobierno. Se subraya la importancia de racionalizar los procesos decisorios del sector público, tomando en cuenta el impacto definitivo que tendrán en el bienestar y la calidad de vida de las generaciones futuras. El Marco incorpora los siete principios de Buen Gobierno:

[1] Los Servidores Públicos guiarán su actuación con base en la integridad, demostrando siempre su compromiso con los valores éticos y respeto a las leyes.

[2] Deberá existir un compromiso sincero y completo con los accionistas y demás partes interesadas.

[3] Los resultados deberán medirse en términos de beneficios e impactos económicos sostenibles, sociales y medioambientales.

[4] Deberán precisarse las acciones necesarias para optimizar los resultados esperados.

[5] Cada organización pública deberá desarrollar las capacidades de su personal y sus habilidades de liderazgo.

[6] Deberá implementarse un sólido control interno y la administración de los riesgos, además de una sana gestión de las finanzas públicas.

[7] Adopción de las mejores prácticas de transparencia, rendición de cuentas y auditoría interna y externa.

La implementación de un Buen Gobierno en el sector público conducirá, según el documento, a organizaciones gubernamentales confiables, transparentes y honestas, que respondan al mundo actual y promuevan el desarrollo económico de los países.

C.P.C. y P.C.C.A. José Carlos Cardoso C.

Socio Director de MGI Bargalló Cardoso y Asociados, S.C.

jcardoso@bargallo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: