Veritas Online

Ámbito Universitario

Educación financiera y microfinanzas: Una opción para disminuir la pobrez

Educación financiera y microfinanzas: Una opción para disminuir la pobrez
junio 01
2016

Uno de los parámetros para medir el grado de pobreza en México es el bienestar económico, y diferentes analistas han concluido que una estrategia para atenuarla es cimentar una buena educación financiera, que permita el uso y administración adecuados del dinero.

En México, como en  otros países del mundo, la pobreza es un tema de relevancia. Diversos expertos han realizado estudios que miden el grado de pobreza y tristemente refleja un incremento. Con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), en 2014, se estableció que en México había 55.3 millones de personas pobres (46.2% de la población total nacional) y la tendencia no es a disminuir, todo lo contrario: en 2010 había 52.8 millones; en 2012 se estimó en 53.3 millones. De acuerdo con esta tendencia, en 2016 aumentará donde hacen falta servicios básicos para la supervivencia humana.

CONCEPTUALIZACIÓN

El CONEVAL define a la pobreza como aquella asociada a condiciones de vida que vulneran la dignidad de las personas, limitan sus derechos y libertades fundamentales, impiden la satisfacción de sus necesidades básicas e imposibilitan su plena integración social.

EL GRADO DE POBREZA

Los indicadores que miden el grado de  pobreza, de acuerdo con el CONEVAL, son el rezago educativo, el acceso a los servicios de salud y la seguridad social, la calidad y los espacios de la vivienda, así como el acceso a los servicios básicos y el acceso a la alimentación. Para medirla se debe analizar la situación social de la población a partir de tres espacios: el bienestar económico, los derechos sociales y el contexto territorial.

LA INFORMALIDAD

Tradicionalmente, las personas de bajos ingresos sin acceso a fuentes de financiamiento formales se consideraban los trabajadores independientes y emprendedores que laboran en sus hogares (predominando el sexo femenino), pequeñas tiendas, vendedores ambulantes, productores artesanales y prestadores de servicios, y asombrosamente también los profesionistas recién egresados de instituciones educativas. Todos los anteriores, en su mayoría dentro de la economía del país, se ubican muy cerca de la línea de pobreza, debido a la carencia de la forma de comprobar sus ingresos y no contar con flujos de efectivo estable dentro de las instituciones financieras reconocidas como formales.

¿QUÉ HACER ANTE ESTA SITUACIÓN?

Analistas financieros han permitido establecer como estrategia el uso de las microfinanzas, con el fin de superar la pobreza y hacer crecer la economía, para garantizar el autoempleo y empleo de terceros. Una estrategia adicional es la de cimentar una buena educación financiera, que permita el uso adecuado de dinero, el uso de microcréditos y el adecuado manejo de las finanzas personales.

46.2% de la población total nacional vivía en pobreza en 2014, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.”

Existen instituciones microfinancieras que han iniciado el desarrollo de una gama de productos (servicios financieros y diversas capacitaciones) para satisfacer las necesidades de los sectores más desprotegidos del país, como Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (BANSEFI), que se preocupa por apoyar a los sectores con mayor pobreza, por medio de la diversidad de programas en el ámbito de banca social; el Banco Nacional de México (Banamex) y el Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (Pronafim), del cual se deriva el fideicomiso del Fondo de Microfinanciamiento para Mujeres Rurales (Fommur). Se han diseñado programas de educación financiera para todos con la finalidad de enseñar el uso del dinero, la utilización correcta de los créditos bancarios, la importancia de promover el ahorro. Así también, existen programas focalizados hacia proyectos de emprendimiento (incubadoras empresariales), apoyadas por instituciones educativas de nivel superior.

Los expertos en materia de instituciones microfinancieras y de microcréditos mencionan que estas opciones de financiamiento son y serán una excelente opción siempre y cuando se utilicen para fines propios para lo que se solicitó y con la voluntad de cumplir con las obligaciones de pago, en caso contrario puede resultar nocivo hacia su patrimonio. Esto es resultado de una adecuada cultura financiera, que ayude a comprender cómo optimizar los escasos recursos financieros que se posean.

Las microfinancieras son una excelente opción de crecimiento, siempre y cuando el recurso que se obtenga de los microcréditos se aplique para la expansión, crecimiento, inversión, generación de un autoempleo, así como para la creación de mayor riqueza.

Dra. Dorie Cruz Ramírez
doriec@uaeh.edu.mx

Dra. Suly Sendy Pérez Castañeda
sulysp@uaeh.edu.mx

Dra. Beatriz Sauza Ávila
beatriz_sauza@uaeh.edu.mx

Profesoras Investigadoras de la UAEH e integrantes de la Comisión de Docencia del Colegio

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: