Veritas Online

Entrevista

Eduardo Reyes Chavarría, CEO de CSI Leasing. Normatividad contable en el arrendamiento

Eduardo Reyes Chavarría, CEO de CSI Leasing. Normatividad contable en el arrendamiento
octubre 01
2019

El especialista en la industria emite su punto de vista sobre cómo las nuevas normas contables han impactado a ese sector, los retos, los obstáculos y la evolución de las arrendadoras.

La compañía japonesa que inició operaciones en México durante 2002, CSI Leasing, tiene presencia en 36 países con más de 70 oficinas alrededor del mundo. Su crecimiento en el mercado se atribuye a su servicio personalizado y a la capacidad de estructurar arrendamientos con base en las necesidades operativas, administrativas, logísticas y financieras de todos los bienes muebles tangibles, así como integrar los servicios necesarios para el correcto funcionamiento de los activos y su terminación.

Eduardo Reyes afirma que la penetración de este modelo en el mercado mexicano es baja, comparada con Estados Unidos de América (EUA), Europa o Asia —países con mayor grado de especialización en el rubro y donde el alquiler representa un porcentaje importante en la adquisición de activos—; sin embargo, cada año el mercado mexicano ha crecido de manera significativa.

NORMATIVA CONTABLE, IMPACTO POSITIVO

Con los cambios en las normas de este sector, se ha reflejado un impacto positivo e importante.

A partir de enero de 2019, se aplicaron las normas de contabilidad, NIIF (IFRS, por sus siglas en inglés) 16, impuestas por el Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (FASB, por sus siglas en inglés) y el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB, por sus siglas en inglés), donde se indica cómo las organizaciones deben contabilizar los alquileres y se obliga a las compañías a reportar en sus estados financieros la información de los contratos.

La normativa contable NIIF 16 presenta cambios significativos en la contabilidad del propietario, pues los arrendamientos operativos fuera del balance (off-balance) se reflejan en el registro. Al respecto, Eduardo Reyes apunta que los beneficios que trae consigo esta norma consisten en mostrar la transparencia financiera con la que cuenta la empresa y, con base en ello, las arrendadoras como administradoras de bienes puedan tomar una mejor decisión al basarse en la realidad económica de una entidad.

El entrevistado expresa que la mayor parte de los alquileres antes estaban off-balance y en los estados financieros no se reflejaban los activos ni pasivos que tenían por los bienes transferidos; no obstante, asegura que con estas nuevas disposiciones las arrendadoras contarán con mayor transparencia en los estados financieros. “Ahora, bajo esta norma, tenemos una mayor certidumbre en las decisiones al momento de evaluar el riesgo de monto, plazo y equipo”, afirma.

RENTAR VS. COMPRAR

Muchos clientes tienen restricciones presupuestales y el alquiler es un medio idóneo para satisfacer las necesidades de equipamiento, asegura Reyes, y comparte algunas ventajas sobre rentar un equipo o inmueble:

  • Flexibilidad. Los avances tecnológicos son cada vez más rápidos y los cambios en los equipos se pueden ajustar a las necesidades del cliente y las tendencias.
  • Economía de escala. Los costos por montos tan grandes que se ofrecen a proveedores también se destinan a clientes.
  • Costo total de la propiedad. Cuando los activos se vuelven obsoletos, las empresas tienen un costo para deshacerse de los equipos, mismo que no contabilizan en la compra o al renovar la merma en el presupuesto de la nueva adquisición.
  • Contable. La depreciación se realiza en el plazo del arrendamiento.
  • Fiscal. Las rentas son deducibles y, en el caso de los vehículos, el monto deducible es mayor en renta que en compra.

¿QUÉ ACTIVOS CONVIENEN EN UN ESQUEMA DE ARRENDAMIENTO?

Ante esta interrogante, el especialista contesta que todo equipo con un tiempo de vida útil corto o que no esté dentro su actividad principal, debe de estar bajo un esquema de arrendamiento, por ejemplo, en las flotillas de autos no es necesario que las empresas lleven un control y registro del conjunto de esos bienes en los libros de contabilidad y recomienda que un tercero los administre.

Expone que todos los equipos son obsoletos, aunque algunos se pueden usar más tiempo, como sucede con el transporte, el equipo de cómputo y el mobiliario, bienes que emplean contratos por tres o cuatro años; al término de estos, CSI Leasing y el cliente pueden determinan qué conviene más: renovar, devolver o comprar.

Por otro lado, indica que hay clientes con una estrategia que necesitan depreciar de cierta manera los equipos, y, en ese sentido, la arrendadora elabora diferentes esquemas para cumplir con los requisitos del cliente.

OBSTÁCULOS PARA EL SECTOR

Una de las dificultades para las arrendadoras en México es hacer valer un estado de derecho. El entrevistado remarca que el gobierno no ha dado importancia al tema de la protección a las arrendadoras y las leyes actuales no son eficientes para ejercer el pago de las rentas, así como en caso de ausencia de pago o default recuperar los activos de manera ágil y completa. “En México el proceso legal es muy complicado, porque estamos limitados a cierto tipo de clientes y nuestras políticas de crédito son estrictas en función de la capacidad crediticia y el comportamiento de pago del usuario final”, enfatiza.

EVOLUCIÓN DEL ARRENDAMIENTO

Eduardo Reyes está convencido de que, para sobresalir en el mercado y evolucionar, se necesita ofrecer a las empresas servicios más integrales.

En específico, en los equipos tecnológicos, menciona que para tener la funcionabilidad correcta durante el plazo del arrendamiento, se necesita integrar los servicios de mantenimiento y el proceso de terminación.

En la actualidad, han integrado más servicios en la devolución de los equipos de tecnología, que consiste en incorporar servicios de limpieza de información, recolección y destrucción de datos. “No sólo es el arrendamiento, sino que damos servicios adicionales para atraer a los clientes y ser un diferenciador en el mercado”, remarca el especialista.

Entre otras cuestiones, informa que se ha mejorado en el tema Total Cost of Ownwership (Costo Total de Propiedad o TCO, por sus siglas en inglés), donde se ha ayudado a los usuarios y a los gestores empresariales a determinar los costos directos e indirectos, así como los beneficios, relacionados con un producto o sistema.

Lic. Mario Echagaray
Trade & Customs Lead Partner en Salles Sainz Grant Thornton
e integrante del consejo editorial de la revista Veritas del Colegio
Mario.Echagaray@mx.gt.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: