Veritas Online

Entorno

Economía, percepción y elecciones

Economía, percepción y elecciones
mayo 12
11:37 2014

A casi un año y medio de haber asumido la presidencia de la república, Enrique Peña Nieto enfrenta una situación que, si bien no es sorpresiva, sí ilustra una importante paradoja asociada al ejercicio del poder: la escasa rentabilidad política de aquellas decisiones que son clave para construir un mejor futuro, pero que en el corto plazo no arrojan beneficios tangibles para la población.

Desde el punto de vista de la satisfacción de las condiciones fundamentales para el logro de los objetivos torales de su programa de gobierno, el presidente Peña ha sido exitoso, tal como lo ilustra la aprobación de algunas de las más trascendentes y políticamente difíciles reformas estructurales. Sin embargo, este éxito viene acompañado de una clara caída en los índices de aprobación a su gestión.

Un ejemplo elocuente de esta aparente contradicción entre la aprobación exitosa de las reformas y la percepción negativa que de la gestión del gobierno tiene la población es que, en paralelo a la concesión del grado de inversión a la deuda mexicana por parte de las calificadoras, el índice de confianza al consumidor registraba uno de sus niveles más bajos. Por un lado, la percepción positiva de la comunidad internacional de negocios respecto al potencial del país. Por otro lado, la percepción desfavorable de una sociedad que no ve, en el presente, mejoras claras en los dos aspectos que más le preocupan: la economía y la seguridad.

De acuerdo con los resultados de las encuestas trimestrales de Consulta Mitofsky, Enrique Peña Nieto inició su gestión con el beneficio de una alta aprobación: 54.1% frente a 34.5% de desaprobación. Este nivel de aprobación se elevó en los siguientes tres trimestres como producto del aplauso que en su momento generó el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo y de la aprobación de las primeras reformas estructurales (sobre todo la educativa). El presidente fue reconocido por su voluntad y por su capacidad de operación política. No obstante, para noviembre de 2013, el nivel de aprobación ya se había reducido al 49.7% y al 47.6% en febrero de este año; incluso, según esta última medición, el nivel de desaprobación fue mayor al de aprobación (50.8%).

De hecho, este fenómeno de cambio de percepción también se observa en el ámbito específico de las reformas estructurales. En un primer momento, éstas tuvieron una recepción favorable e, incluso, fueron vistas como muestra de capacidad política. Así, según las encuestas de Buendía y Laredo, el balance entre positivos y negativos fue, todavía en noviembre, favorable en los casos de las reformas energética, educativa y político-electoral; la única excepción fue la reforma fiscal que, por definición, siempre es objeto de una recepción desfavorable. Pero un trimestre después, con la única excepción de la reforma educativa (que mantiene un balance positivo aunque a la baja), las reformas restantes ya arrojan un balance negativo.

Estos resultados en materia de percepción no deben ser una sorpresa para el presidente Peña. De antemano era previsible que en tanto afectan poderosos intereses y sus efectos positivos sólo se materializarán en el largo plazo, las reformas serían objeto de intensas polémicas y que, en dicho sentido, su aprobación implicaría incurrir en costos políticos. En este escenario, todo indica que el presidente Peña apostó a invertir el capital político con que inició su administración para sacar adelante las reformas, aun sabiendo que ello no lo favorecería en las encuestas. La premisa implícita en este cálculo era que, poco a poco, los resultados en los campos de la economía y la seguridad se habrían de traducir en una mejora sustantiva de la percepción y que, satisfecha esta premisa, su partido enfrentaría el proceso electoral de 2015 en condiciones ventajosas. El problema es que, por un lado, la crisis michoacana y, por otro lado, el mal desempeño de la economía ponen en entredicho el éxito de la apuesta presidencial.

No se requieren grandes dotes analíticas para entender que el comportamiento de la percepción está sobre todo determinada por el pobre desempeño de la economía. En franco contraste con los buenos resultados arrojados por la operación política, el raquítico crecimiento y la marginal creación de empleos son, en lo fundamental, el producto de una mala conducción de la política económica. Y es en este ámbito donde se ubica el principal reto de la actual administración, pues la mejora de la economía no será el resultado automático de más gasto y mayor dinamismo de la industria norteamericana, sino en lo fundamental a la existencia de estímulos que detonen la expansión de la inversión productiva.

Al margen del impacto de la captura de Joaquín Guzmán Loera y otros golpes espectaculares sobre el grado de aprobación de la gestión gubernamental, que, sin duda, será positivo, como en su momento lo fue el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo, lo cierto es que el efecto de éste y otros eventos similares será transitorio en tanto la causa de fondo de la baja aprobación no haya sido superada.

Para el proyecto político del presidente Peña y su grupo, las elecciones de medio término serán cruciales. La obtención de un buen resultado dependerá, por tanto, de la recuperación de la economía. Si ésta no ocurre, el irónico mayor activo del gobierno en los comicios serán los conflictos internos que agobian a los dos principales partidos de oposición.

 

Seminario Político

pj1999glez@gmail.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

Twitter

La Iniciativa de eliminación de la compensación universal generará una seria afectación en su capital de trabajo, en sus proyectos de inversión. Nota completa >>> https://t.co/Krya1CvvLZ

Hoy Martes 18 de Diciembre de 2018 el tipo de cambio promedio del dólar en México es de 19.90 Pesos vía https://t.co/kv4nrLn5uY

#FelizMartes no olvides que la escucha activa es tan importante como expresar tus ideas.

Cuando se habla de corrupción, la atención se centra en la corrupción gubernamental, desvíos de recursos y malversación de fondos por parte de los funcionarios públicos; sin embargo, se dejan de lado los efectos colaterales que este gran problema presenta.
https://t.co/hFzZrla84H

El riesgo de no cumplir la ley antilavado:
El presente artículo resuelve dudas que las empresas se suelen plantear sobre si adecuarse a la ley y qué pasa en caso de incumplir con sus lineamientos.
https://t.co/u3f74HzexH

Load More...
A %d blogueros les gusta esto: