Veritas Online

Ejercicio Profesional

Donatarias autorizadas, recaudación de fondos de diversas fuentes

Donatarias autorizadas, recaudación de fondos de diversas fuentes
Agosto 01
07:00 2017

Además de los donativos de particulares y de gobierno, es común que busquen ingresos de diversas fuentes o conceptos, sin embargo, es necesario evaluar si son objeto de IVA e ISR.

Las donatarias autorizadas tienen en México un doble beneficio fiscal, por un lado el Título III dela Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR)establece para ellos el no pago de impuesto por el remanente que generan, y por otro, se permite que quien realiza una donación la deduzca con ciertas limitantes.

Sin embargo, las donatarias autorizadas jamás tienen recursos suficientes para su operación y consecución de su objeto social. Por ello, continuamente están en búsqueda de nuevas fuentes de ingresos. No es de extrañar que además de los donativos de particulares y recursos del gobierno, se busque obtener ingresos a través de las más diversas fuentes o conceptos, por ejemplo, cuotas de recuperación, cenas, rifas, venta de artículos y un largo etcétera.

Durante varios años se discutió si las donatarias deberían pagar Impuesto Sobre la Renta (ISR) al realizar una actividad que pudiera ser considerada como empresarial o distinta a los fines para los cuales fueron autorizadas, a un y cuando los recursos obtenidos fueran usados en el fin que se tiene autorizado. A partir de 2010 se reformó el artículo93 de la anterior LISR, con la inclusión de un nuevo último párrafo para precisar bajo qué condiciones se causa este impuesto, cuando se obtienen ingresos diversos. En la ley actual este último párrafo se mantiene en el artículo 80 y establece lo siguiente (énfasis añadido):

“Las personas morales y fideicomisos autorizados para recibir donativos deducibles de impuestos podrán obtener ingresos por actividades distintas a los fines para los que fueron autorizados para recibir dichos donativos, siempre que no excedan de 10% de sus ingresos totales en el ejercicio de que se trate. No se consideran ingresos por actividades distintas a los referidos fines los que reciban por donativos; apoyos o estímulos proporcionados por la Federación, entidades federativas o municipios; enajenación de bienes de su activo fijo o intangible; cuotas de sus integrantes; cuotas de recuperación; intereses; derechos patrimoniales derivados de la propiedad intelectual; uso o goce temporal de bienes inmuebles, o rendimientos obtenidos de acciones u otros títulos de crédito, colocados entre el gran público inversionista en los términos que mediante reglas de carácter general establezca el Servicio de Administración Tributaria. En el caso de que sus ingresos no relacionados con los fines para los que fueron autorizadas para recibir dichos donativos excedan del límite señalado, las citadas personas morales deberán determinar el impuesto que corresponda a dicho excedente, de conformidad con lo establecido en el párrafo anterior.”

La LISR permite la obtención de ingresos distintos, sin gravamen, siempre y cuando no se supere el límite de 10%de sus ingresos totales, en caso contrario se paga el impuesto a la tasa de 30%,según se establece en el penúltimo párrafo de la misma disposición.

Esta disposición aún no ha tenido un efecto en el bolsillo de las donatarias, pues desde 2010, que debía entrar en vigor, se publicó un decreto presidencial el cual otorga un estímulo equivalente al impuesto que se causa en los términos del último párrafo del artículo 80 de la LISR.

Este estímulo ha sido ampliado en varias ocasiones, terminando su vigencia el 31 de diciembre del presente ejercicio.

A partir de este año se incluyó como ingreso que no se considera por actividades distintas a la cuota de recuperación, el cual es definido en la regla 3.10.25 dela Resolución Miscelánea 2017 (énfasis añadido):

“Para los efectos del artículo 80,último párrafo de la L ISR, se considerarán cuotas de recuperación, los montos cobrados por las instituciones autorizadas para recibir donativos deducibles en términos del artículo 82 dela LISR, por la prestación de servicios directamente relacionados con su objeto social, siempre que dichos montos permitan a la organización civil o fideicomiso autorizado para recibir donativos hacer sustentable la operación cotidiana de los servicios que prestan y sean menores o iguales a los precios de mercado.”

¿QUÉ PASA CON EL IVA?

 Con lo anterior pareciera que la preocupación de las donatarias debería ser únicamente el ISR, a partir de que ya no tenga vigencia el decreto referido, y siempre y cuando lo percibido sea distinto a los conceptos enlistados como no ingresos distintos.

Sin embargo, merece un mayor análisis una disposición que en estos casos la donataria suele pasar por alto: la Ley del Impuesto al Valor Agregado (LIVA);es decir, qué sucede con la obtención de fondos por concepto diverso al donativo. ¿Es un acto o actividad objeto de la LIVA? Recordemos que para esta ley se habla de actos o actividades y no de personas, es decir, más allá de quien lo realiza está el acto realizado en sí mismo.

Para el Impuesto al Valor Agregado(IVA), por enajenación se entiende lo establecido en el Código Fiscal de la Federación (CFF), lo cual para el tema que nos ocupa, y según se establece en el artículo 14, lo podemos resumir como toda transmisión de propiedad. Por prestación de servicios debemos entender la prestación de obligaciones de hacer, dar, de no hacer o de permitir, asumida por una persona en beneficio de otra.

Cuando se reciben recursos distintos a la donación y a los fondos del gobierno, podemos estar en presencia de un acto o actividad gravado para la LIVA (Véase tabla). En este caso, es importante que la institución determine el IVA pagado, cuyo acreditamiento procede. Para esto es necesario que tenga correctamente identificado en su contabilidad el impuesto de las erogaciones que tienen que ver exclusivamente con los actos gravados a 16%o tasa 0% y por aquellos que solo están relacionados de manera parcial, siendo necesario en este caso, decidir si se aplica el factor con los datos del mes o el correspondiente al ejercicio anterior.

 

DONATARIAS AUTORIZADAS

 

Podemos concluir que independientemente del tratamiento y efecto que tienen para una donataria los ingresos diversos obtenidos para ISR, es necesario evaluar su efecto para el IVA. Debemos preguntarnos si lo realizado constituye un acto o actividad para la LIVA. Y en caso de ser afirmativo, preguntarnos si se encuentra en caso de excepción, para el pago a una tasa diferente a 16%. En caso contrario estamos en presencia de un acto o actividad gravado a la tasa general.

Para finalizar y buscando ayudar a la donataria autorizada a obtener recursos, conviene hacer una reflexión: ¿Ha buscado la donataria obtener donativos del extranjero? A menudo la respuesta que obtenemos es que es un procedimiento muy complicado, pero más allá de discutir la complejidad, cabe recordar que esta es únicamente para obtener donativos deducibles en el extranjero. Es decir, si para el donante no es relevante que se tenga la autorización para recibir donativos deducibles en el extranjero, la donataria puede recibirlo sin mayor complicación y simplemente estará obteniendo un donativo más.

 

C.P. y P.C.FI. Elio Fernando Zurita Morales
Integrante de la Comisión Fiscal y del Consejo Editorial
de la revista Veritas Online
ezm@despachoeliozurita.com.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment