Veritas Online

Salud Fiscal

Devoluciones de impuestos efecto de recaudación

Devoluciones de impuestos efecto de recaudación
septiembre 01
2020

 La autoridad fiscal ha notado un incremento en las solicitudes de este recurso benéfico para los contribuyentes; sin embargo, también se perciben algunas repercusiones en la recaudación esperada.

Para entrar en contexto es importante citar el artículo 22 del Código Fiscal de la Federación (CFF): “Las autoridades devolverán las cantidades pagadas indebidamente y las que procedan conforme a las leyes fiscales”. En el caso de contribuciones que se hubieran retenido, se efectuará a los contribuyentes a quienes se les hubiera retenido la contribución de que se trate. En cuanto a los impuestos indirectos, la devolución por pago de lo indebido se efectuará a las personas que hubieran pagado el impuesto trasladado a quien lo causó, siempre que no lo hayan acreditado.

Como se sabe, una de las medidas de las autoridades para apoyar a la economía de las empresas por el impacto por COVID-19 es disminuir el plazo en el que se otorgan las devoluciones de saldos a favor de impuestos y contribuir en sus finanzas. En este momento, cuando ya se presentaron las declaraciones anuales, incluso las de las personas físicas, se incrementan las solicitudes de devolución por los contribuyentes que obtuvieron un saldo a favor o realizaron un pago de lo indebido. Esto, aunado a la eliminación de la compensación universal, origina que más contribuyentes hagan valer el derecho de la devolución de impuestos.

El CFF en el artículo 22 menciona que el plazo para obtener una devolución de impuestos es de cuarenta días. No obstante, los resultados del Servicio de Administración Tributaria (SAT) mencionan que durante el primer semestre del año se han incrementado 16% estas devoluciones con respecto al mismo periodo del año anterior. Existen casos en los que el tiempo se puede ir alargando debido a requerimientos de la autoridad por distintas circunstancias.

Retraso en devoluciones
Es de esperarse que el panorama para la economía del país se vislumbre bastante complicado. Si bien conforme a datos del SAT febrero resultó exitoso en cuanto a la recaudación fiscal, los meses que llevamos de pandemia, en especial mayo, junio y julio, no resultaron igual de fructíferos. Además, el aumento en la solicitud de devoluciones después de la declaración anual de las personas morales en marzo dio por resultado un incremento importante de devoluciones en abril, mayo y junio, lo que repercutió en la recaudación esperada.

Esto conlleva a que el organismo retrase las devoluciones con distintos argumentos. Se puede poner como ejemplo un contribuyente persona física del régimen de sueldos y salarios con un saldo a favor del impuesto sobre la renta (ISR) por una retención efectuada en exceso por su patrón. Además de contar con los comprobantes fiscales digitales por internet (CFDI) de nómina que le expidió el patrón y los de sus deducciones personales, debe convertirse en un empleado externo del SAT, ya que la autoridad en diversas ocasiones argumenta que el patrón no le ha enterado las retenciones efectuadas, por lo que no puede proceder a la devolución. Así, el contribuyente tiene que presionar a su patrón con el entero de las retenciones y de esta forma la devolución se retrasa.

Algo similar ocurre con las devoluciones de impuesto al valor agregado (IVA). Si bien el artículo 22 del CFF marca cuarenta días como plazo, el tiempo se puede extender por peticiones de información adicional o auditorías, y puede tardar hasta un año. Respecto del IVA causado, el que el contribuyente traslada a sus clientes sobre sus ingresos, es fácil de comprobar con los CFDI emitidos durante el periodo. No así con el IVA acreditable, que corresponde a la compra y pago de bienes y servicios, pues aunque también existen los CFDI, la autoridad tiene que verificar que éstos no sean ficticios, y es donde entra la materialidad de las operaciones, en la que el fisco se tiene que allegar de distintas pruebas que constaten su procedencia lícita.

Toda vez que las personas físicas o morales validen la legalidad de sus operaciones, las devoluciones de impuestos se agilizan, pero el procedimiento completo para la entrega y sustento de información es complejo y se requiere la comprensión de la normatividad tributaria en México. La liquidez que generan las devoluciones de impuestos para las empresas en estos momentos puede ser el diferencial para la continuidad del negocio, por lo que se debe conocer la normatividad, así como los procesos para obtenerlas sin contratiempos. Por eso es muy importante tener en cuenta la situación fiscal de clientes y proveedores para prevenir riesgos, así como allegarse de asesoría adecuada.

Golpe a la recaudación
En esta época de pandemia, mientras las devoluciones del ISR se incrementaron 9.6% respecto del mismo periodo del año pasado, las del IVA aumentaron 17.3% en relación con el mismo periodo del año anterior y las devoluciones del impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) crecieron 1.8%. Al contrario, los ingresos tributarios del gobierno federal ya comenzaron a resentir el impacto, al caer 11.9% nominal en mayo respecto del mismo mes de hace un año. La recaudación actual del país es de 14% del Producto Interno Bruto (PIB), muy bajo pues la mayoría de los países de Latinoamérica registra 20%. Es necesario crecer la inversión pública y privada, lo cual es complicado cuando se tiene poca confianza en el gobierno federal.

Cabe mencionar que, además del ISR, IVA y el IEPS, rubros que más ingreso representan para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), existen los accesorios que se conforman por multas, recargos y actualizaciones, que han tenido un incremento de 76% durante el primer trimestre, si se compara con el mismo periodo del año anterior, logrando una recaudación de 13 mil millones de pesos por este concepto.

En el contexto actual, donde los niveles de desempleo son cada vez más altos y los empresarios e inversionistas tienen más incertidumbre y desconfianza, no se cree que lo mencionado en el párrafo anterior sea una sana estrategia de recaudación. Sin lugar a dudas, es necesario que la administración actual replantee y presente un plan de rescate económico mucho más agresivo y ambicioso, que incentive la inversión de los empresarios extranjeros y nacionales en el país, lo que originará una mayor recaudación y un repunte de la economía nacional, así como la generación de nuevos empleos, que es lo que se requiere en estos tiempos. De otra manera no se ve cómo sería la recuperación de este paro económico, duro golpe procedente, entre otros factores, de la pandemia que se vive.

Siempre y cuando los contribuyentes se alleguen de toda la información conforme lo determinan las leyes y tengan el debido sustento de la forma de pago y cobro por las operaciones realizadas en un determinado periodo, las posibilidades de obtener en forma oportuna la devolución del impuesto incrementan considerablemente y será posible obtenerla dentro los cuarenta días que marca el artículo 22 del CFF.

C.P.C. Eduardo García Hidalgo
Integrante de la comisión Fiscal 4 del Colegio
Del Grupo Asesores en Negocio
contacto@asesneg.com.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: