Veritas Online

Ejercicio Profesional

Depósitos bancarios, ¿base fehaciente para aplicar la tasa del ISR?

Depósitos bancarios, ¿base fehaciente para aplicar la tasa del ISR?
julio 01
07:00 2017

Según lo disponen diversas normas que conforman el derecho tributario mexicano, las autoridades fiscales cuentan con múltiples facultades para el ejercicio de sus atribuciones. Dichas facultades se han clasificado como facultades de gestión, que incluyen la asistencia, control y vigilancia, así como facultades de comprobación que incluyen la inspección, verificación, determinación o liquidación.

Para el caso del control y vigilancia del cumplimiento de la obligación fiscal consistente en presentar las declaraciones de impuestos, el artículo 41 del Código Fiscal de la Federación (CFF) concede a las autoridades fiscales una importante facultad de gestión. Esta consiste en que, en aquellos casos en los que los contribuyentes no hayan presentado sus declaraciones, avisos y demás documentos dentro de los plazos establecidos, las autoridades exigirán al contribuyente la presentación del documento respectivo.

Para tal efecto, primeramente se impondrá la multa que corresponda en términos del CFF. Posteriormente, en caso de que el contribuyente siga incumpliendo con su obligación, se le requerirá hasta en tres ocasiones la presentación del documento omitido. Una vez efectuado el tercer requerimiento, si el contribuyente continúa sin presentar su declaración, la autoridad fiscal puede determinar presuntivamente un crédito fiscal a su cargo.

Para tal efecto se prevén dos opciones. En el caso de la omisión de una declaración periódica para el pago de contribuciones, la autoridad fiscal podrá hacer efectiva al contribuyente una cantidad igual al monto mayor que hubiera determinado a su cargo en cualquiera de las seis últimas declaraciones presentadas de la contribución de que se trate. En segundo lugar, siempre que la autoridad fiscal conozca de manera fehaciente la cantidad a la que le es aplicable la tasa o cuota respectiva, podrá hacer efectiva al contribuyente una cantidad igual a la contribución que le corresponda determinar. En ambas opciones, no se libera a los obligados de presentar la declaración omitida.

Ahora bien, respecto de la segunda opción consistente en aplicar la tasa respectiva a la cantidad que se conozca de manera fehaciente por parte de las autoridades fiscales, ha habido diversas interpretaciones por parte de nuestros tribunales. Particularmente se ha discutido lo que debe de entenderse por cantidad fehaciente.

Por una parte, algunos tribunales han considerado que los depósitos bancarios recibidos por los contribuyentes y conocidos por la autoridad fiscal gracias a la información proporcionada por instituciones bancarias, pueden tomarse como la cantidad fehaciente a la que le es aplicable la tasa respectiva, según lo dispuesto por el artículo en comento. Por otra parte, algunos tribunales han estimado que los depósitos bancarios no pueden tomarse como la cantidad a la que le es aplicable la tasa del Impuesto sobre la Renta (ISR) para efectos de la determinación presuntiva, ya que la norma exige el conocimiento fehaciente de la cantidad a la que le es aplicable la tasa, lo que implica que la base debe de tomar en consideración, entre otros, las deducciones y pérdidas fiscales. Lo anterior, ya que para efectos del ISR, la tasa no se aplica a los ingresos acumulables, sino al resultado fiscal.

A este respecto, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación recientemente se pronunció al resolver la Contradicción de Tesis No. 285/2016, publicada el 16 de junio de 2017. Primeramente, la Segunda Sala señaló que la información sobre las cantidades que constan como depósitos en las cuentas de los contribuyentes se trata de datos ciertos y cifras cuantificables que son fiables al ser proporcionados por instituciones bancarias que pertenecen al sistema financiero. Agrega que se trata de un parámetro objetivo del que no queda dudas, por ser proporcionado por instituciones financieras en cumplimiento de sus obligaciones.

Por lo anterior, la Segunda Sala concluyó que “bastará con que la autoridad hacendaria cuente con elementos que sirvan de parámetro objetivo para determinar el ISR a cargo del contribuyente, como son los depósitos que obren en sus cuentas” para efectuar una determinación presuntiva con una base fehaciente. También agregó que en caso de discrepancias, dicho gravamen puede ser aclarado por el contribuyente, al presentar su declaración o incluso con los medios de defensa que correspondan.

Resulta preocupante para los contribuyentes que, aún y cuando los depósitos bancarios puedan no tratarse de ingresos acumulables, los mismos se consideren como una “cantidad fehaciente” a la cual le es aplicable la tasa respectiva. Aceptando este criterio se podría llegar al absurdo de gravar con el ISR depósitos bancarios provenientes de préstamos recibidos o de traspasos recibidos entre cuentas propias del contribuyente.

Además, a pesar de que el gravamen determinado pueda ser aclarado por el contribuyente o incluso impugnado en un momento posterior, esto no justifica el que simples depósitos se consideren como cantidades fehacientes a las que les resulta aplicable la tasa correspondiente del ISR, haciendo caso omiso de elementos como lo son las deducciones y pérdidas fiscales que eventualmente pudiera tener ese contribuyente para calcular el resultado fiscal.

Si bien las autoridades fiscales cuentan con diversas facultades de comprobación y de gestión, dichas facultades no son absolutas. Es decir, se encuentran delimitadas y pormenorizadas por el marco legal aplicable. Si el legislador ha tenido el escrúpulo de definir el campo de actuación de las autoridades tributarias para asegurar que los contribuyentes tengan certeza jurídica, es menester que se cumplan a cabalidad dichos requisitos sin que los contribuyentes tengan necesidad de acudir a un medio de defensa posterior para corregir la cantidad determinada a su cargo.

Lic. Adriana Higuera Ornelas, LL.M.
Asociada Senior de JCH Abogados

Dr. Juan de la Cruz Higuera Arias
Socio Director de JCH Abogados
info@jch-abogados.com

 

Related Articles

2 Comments

  1. Gmg
    Gmg julio 07, 17:52

    Habrá que gravar el resultado fiscal. Lo demás son flujos de capital, préstamos y traspasos entre cuentas propios de la actividad empresarial o carácter de inversionista.

    Reply to this comment
  2. jmo
    jmo julio 18, 15:45

    Hay que evitar la omisión de una declaración periódica. Presentarla, y posteriormente corregirla si es lo procedente

    Reply to this comment

Write a Comment