Veritas Online

Ejercicio Profesional

Declaración anual ¿En qué consisten las deducciones personales?

Declaración anual ¿En qué consisten las deducciones personales?
abril 26
14:43 2018

En 2017 el SAT incluyó gastos que el contribuyente podrá deducir, por ejemplo, honorarios de nutriólogos y psicólogos. Sin embargo, es importante cuidar que el CFDI se emita de manera correcta para que proceda la deducción.

Cada año las personas físicas (salvo algunas excepciones) estamos obligadas a presentar nuestra Declaración Anual del Impuesto Sobre la Renta (ISR) durante abril. Cada año el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha hecho más eficiente la aplicación mediante la cual la presentamos. Dentro de sus principales cambios está la explotación de la base de datos de los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI).

Lo anterior permite que, al momento de empezar a elaborar nuestra declaración ya aparezca cierta información precargada en los rubros de ingresos, deducciones, retenciones y pagos provisionales. Debido a este avance es fundamental que se determine, dentro de todos los CFDI de egresos, cuáles corresponden a deducciones personales, por lo que resulta importante recordar qué conceptos se pueden incluir, las cuales disminuyen la base gravable sobre la cual se calcula el ISR.

Las deducciones personales que nos permite aplicar la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) son las siguientes:

[1] Honorarios médicos, dentales, servicios profesionales en psicología y nutrición y gastos hospitalarios. Dentro de las novedades para 2017, se encuentra la inclusión de los honorarios de nutriólogos y psicólogos. Son deducibles los gastos por estos conceptos que haga el contribuyente por su cuenta y por cuenta de su cónyuge o concubino, ascendientes y descendientes, siempre que no perciban más de una UMA (Unidad de Medida y Actualización) anual ($27,539 para 2017). Cabe destacar que se consideran dentro de lo anterior los honorarios a enfermeras, estudios y análisis clínicos, aparatos para rehabilitación y medicinas incluidas en comprobantes emitidos por hospitales (medicinas compradas en farmacias no se consideran dentro de estos conceptos); los gastos por lentes ópticos graduados también son deducibles hasta por un monto de $2,500 por persona.

Es significativo mencionar que estos gastos deben efectuarse en su totalidad mediante cheque, transferencia bancaria, tarjeta de crédito, de débito o de servicios. Sin embargo, es muy común que los médicos solo acepten pagos en efectivo por lo que hace difícil a los contribuyentes aplicar esta deducción.

En beneficio de estos últimos el 10 de enero de 2018, la primera sala de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) determinó que los médicos, dentistas, psicólogos y nutriólogos deben tener en su consultorio terminal bancaria y aceptar pagos a través de transferencias o cheque.

En el caso de gastos médicos u hospitalarios los mismos deben efectuarse con residentes en México por lo que los gastos médicos y hospitalarios incurridos en el extranjero no son deducibles.

[2] Gastos de funerales. Son deducibles hasta por el valor anual de 1 UMA, los cuales al igual que los honorarios médicos, solo aplican para ascendientes, descendientes y cónyuge. Se debe tomar en cuenta que las erogaciones realizadas para cubrir estos gastos en un futuro serán deducibles hasta el año en que se utilicen. Es de hacer notar, que el límite de esta deducción es por contribuyente, no por evento, por lo que cada miembro de la familia puede solicitar su CFDI para tomar la deducción por este concepto y también aplica el requisito de que la prestación del servicio de funeral debe ser a través de un residente en México.

[3] Donativos. Se permite deducir los donativos realizados a instituciones autorizadas como fundaciones, sociedades o asociaciones civiles filantrópicas, siempre y cuando el monto de estos no exceda de 7% de los ingresos acumulables (ingresos-deducciones) obtenidos en el año anterior. También son deducibles los donativos hechos a la federación, entidades federativas, municipios y organismos descentralizados o internacionales autorizados, pero en este caso el límite es de 4 por ciento.

[4] Intereses reales de créditos hipotecarios. Son deducibles los provenientes de créditos hipotecarios para adquirir casa-habitación contratados con las integrantes del sistema financiero, siempre que el monto total de los créditos otorgados no exceda de 750 mil UDIS (aproximadamente $4,000,000).

[5] Aportaciones complementarias de retiro. El monto de la deducción a que se refiere esta fracción será de hasta 10% de los ingresos acumulables del ejercicio, las aportaciones no pueden exceder de 5 UMA anuales ($137,694 para 2017).
[6] Primas de seguros de gastos médicos. Se pueden deducir siempre que el beneficiario sea el propio contribuyente, su cónyuge, ascendientes o descendientes. En este caso, a diferencia de los gastos médicos, no se encuentran restringidos a que el beneficiario reciba menos de 1 UMA anual; y además aplica, aun si la aseguradora es residente en el extranjero.

[7] Transporte escolar. Los gastos para el transporte escolar obligatorio de descendientes se podrán deducir siempre y cuando se efectúen en su totalidad mediante cheque, transferencia bancaria, tarjeta de crédito, de débito, o de servicios; además de que el gasto por este concepto debe estar desglosado en el CFDI emitido por la institución educativa.

[8] Impuesto local sobre ingresos por salarios. Igualmente serán deducibles los pagos efectuados por concepto del impuesto local sobre ingresos por salarios, siempre que la tasa no exceda de 5 por ciento. Asimismo, existen un par de estímulos fiscales que se pueden deducir adicionalmente, el primero es por las erogaciones realizadas a cuentas personales para el ahorro hasta por $152,000.00; y el segundo, por los gastos por colegiaturas, los cuales, dependiendo del nivel educativo, están topados a los siguientes montos:

LOS LÍMITES

A pesar de que la idea de permitir la deducción de estos conceptos es para garantizar el bienestar y una mejor calidad de vida de los contribuyentes, a partir de 2014, la LISR ha puesto límites a los montos que pueden deducirse, los cuales se han ido modificando cada año. Para 2017, el monto total no podrá exceder de la cantidad que resulte menor entre 5 UMA anuales ($137,694 para 2017), o de 15% del total de los ingresos del contribuyente, incluso por los que no se pague el impuesto. Al referir el tope de estas deducciones a UMA en lugar de SMG (Salario Mínimo General), la deducción automáticamente se hace menor. Y a pesar de que parece que cada vez limitan más este concepto, en 2017 beneficiaron al contribuyente incluyendo los gastos por honorarios de nutriólogos y psicólogos, así como obligando a los médicos a tener una terminal bancaria.

El límite anterior no aplica a honorarios médicos y gastos hospitalarios cuando esté de por medio una incapacidad o discapacidad certificada por la autoridad, donativos y aportaciones complementarias del retiro, pues estos últimos dos tienen su propio límite, ni a los estímulos fiscales que se mencionaron antes.

Es muy importante revisar que cuando nos expidan los CFDI, estos sean emitidos correctamente, pues aunque hayamos cumplido con los requisitos de deducción, como que el pago sea efectuado en un método distinto al efectivo, si se emite como si hubiera sido pagado en efectivo no podremos deducirlo, pues en la aplicación del SAT ya está clasificado como no deducible por no cumplir con el método de pago correcto.

 

Pedro Solís Cámara Jiménez,
Integrante de la Comisión Fiscal
pedro@soliscamara.com.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: