Veritas Online

Ética Profesional

Curso: “Ética Aplicada a la Función Gubernamental”

Curso: “Ética Aplicada a la Función Gubernamental”
marzo 01
14:43 2017

Un servidor público debe poseer ética y principios los cuales guiaran en el desempeño de su función. De acuerdo con el C.P. Óscar Rosales Jiménez, quien hizo un repaso muy interesante de ello, destacó los once principios, previstos en el Código de Ética de los Servidores Públicos del Gobierno Federal, tales como: Legalidad, Imparcialidad, Eficiencia, Respeto, Respeto a los Derechos Humanos, Igualdad y No Discriminación, Equidad de Género, Entorno Cultural y Ecológico, Integridad, Cooperación y Liderazgo.

El hecho de que el número de los principios haya crecido en los últimos años, de los cinco originalmente previstos en nuestra Constitución, es muestra clara de la creciente exigencia de la sociedad con respecto al comportamiento de sus servidores públicos.

Cómo debe ser un Servidor Público

Gracias a su experiencia como servidor público, el C.P. Rosales, delineó el modelo de servidor público al que nuestra sociedad aspira: se trata de una persona honesta, respetuosa de las leyes, austera en lo individual, y escrupulosa en el manejo de los recursos públicos. A partir de su exposición, se observa que el modelo responde a los cambios sociales que ha vivido nuestro país y en particular, a los avances hacia una sociedad más igualitaria. Es por ello, que los valores de imparcialidad, no discriminación, equidad de género y cooperación gozan de una especial atención pública en la hora actual.

También, la transición política hacia una sociedad más democrática determina la calidad de personas que queremos para nuestros cargos públicos. Frente a la imagen del servidor público arbitrario, prepotente y dispendioso, que habita en la conciencia colectiva y todavía en muchas oficinas públicas. El Código de Ética, contrasta una visión de servicio sensible a las necesidades sociales y a los derechos humanos, en la que las decisiones se toman con transparencia y se rinden cuenta de ellas ante los ciudadanos. Consolidar este cambio de paradigma es uno de los objetivos principales de las recientes reformas legales que crearon el Sistema Nacional Anticorrupción.

Sus valores

Los principios y valores del servidor público no solo enmarcan su conducta con respecto a los ciudadanos, sino que también norman su comportamiento con sus subordinados y compañeros. El Código de Ética, exige el respeto hacia los subordinados y el derecho de estos a un liderazgo participativo ejercido por sus jefes. Estas ideas éticas, tampoco se limitan a los servidores públicos en lo individual, sino que trascienden a las obligaciones de los servidores en tanto grupo.

No obstante, la figura de los “Comités de Ética y de Prevención de Conflictos de Interés”, impulsados recientemente por la Secretaría de la Función Pública, la Licenciada María Elena Rodríguez Uribe, informó que se trata de figuras democráticas, las cuales deben crearse en cada una de las dependencias o entidades de la Administración Pública Federal.

Asimismo, se integran por representantes de todos los niveles jerárquicos y son elegidos por votación de los miembros de la institución a la que pertenecen. Su tarea gira en torno a la difusión de los Códigos de Conducta, que son las normas por las que cada institución aplica los principios del Código de Ética a sus propias características y funciones. En tanto, el Comité, entre otras funciones, promueve la cultura de la denuncia de actos contrarios a la Ética. En los casos en los que se recibe denuncias de estas violaciones a su Código de Conducta, analiza y propone acciones correctivas y preventivas, sin llegar a establecer sanciones a los infractores, las que corresponden a los órganos internos de control.

De tener éxito esos comités, estarán previstos en la primera norma del proceso de Control Interno, denominado “Ambiente de Control,”. Posteriormente, se debe esperar que la violación de las normas éticas dentro de las organizaciones públicas tenga repercusiones sociales y no solo las que se deriven de los procedimientos administrativos.

De acuerdo a un ejercicio llevado a cabo por la L.C.A. María Elena Rodríguez, donde propuso que los participantes trabajaran en grupos y eligieran un principio y un valor con los cuales sintieran una mayor afinidad. Los grupos, en su gran mayoría, eligieron a la Honradez y al Interés Público como los más sobresalientes.

El resultado demostró que la opinión pública deplora y está indignada ante los casos de personas que han usado altos cargos para obtener beneficios indebidos y ante la convicción de que dichas conductas se reproducen en otros niveles y ámbitos. Para nuestra sociedad, y quizá ocurra lo mismo en todas partes, donde la Honestidad es la piedra de toque para reconocer al servidor público que es digno de llamarse así.

Araceli Yolanda Pitman Berrón

arapitman@me.com

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: