Veritas Online

Calidad y Productividad

Cumpliendo con la misión

Cumpliendo con la misión
julio 31
10:46 2014

Nuestra conciencia puede revelarnos verdades en cualquier momento que nos impulse a adoptar causas en contra de autoridades, leyes o dogmas que se nos han impuesto; es la brújula que ha guiado a los líderes de todos los tiempos a descubrir de pronto una verdad superior detrás de las verdades tradicionales. Por eso la conciencia es gestora del cambio y crea contracultura; muchas veces el primer impulso, más que producto de la razón, deriva de la intuición, es cuando una voz secreta en nuestro interior está intentando decirnos algo.

Seguramente, en épocas remotas, cuando se practicaban sacrificios humanos o el canibalismo, surgieron líderes de su tiempo que se opusieron a tales prácticas, impulsados por su propia conciencia, que les dictaba que aquella creencia no era verdadera, como lo predicaban los poderosos de aquel entonces.

Si revisamos lo sucedido en el segundo milenio de nuestra era, del año 1000 al 2000, nos percataremos de lo fácil que ha sido la transmisión de los valores, gracias a los cambios sustanciales. Pensemos, por ejemplo, en la posición de la mujer en el año 1000 y comparémosla con su situación actual, en el mundo científico, tecnológico, social, económico. El mundo o, mejor dicho, el ámbito social, ha sido transformado por la conciencia de aquellos que se han atrevido a buscar en todos los campos un sentido superior y es así como se han gestado las revoluciones y los grandes cambios sociales.

Además, debemos reconocer la existencia de un gran número de personas conscientes de que deben producir el cambio, pero que nunca se atreven a realizarlo por no buscar dificultades, prefieren vivir en el error con un alto sentimiento de frustración, pero cabría preguntarnos: ¿qué merecen los cobardes que han adoptado el silencio o el susurro, y que se han condenado a sí mismos a no luchar por lo que creen?, ¿qué merece el campesino que deja su arado a mitad de la parcela?

Las personas se atraen cuando sus intereses coinciden, pero de igual forma se van alejando cuando su misión no es la misma

Los seres superiores son aquellos que han logrado mantener viva esa luz interior que ilumina nuestras vidas: la conciencia, los que se han atrevido a buscar la verdad, desafiando muchas veces a la autoridad o a la tradición.

Sin una misión común se produce temporalidad en la relación humana. Las personas se atraen cuando sus intereses coinciden, pero de igual forma se van alejando cuando su misión no es la misma; la tan trillada y romántica frase de “amarse no consiste en mirarse uno al otro, sino mirar en la misma dirección”, es totalmente cierta; la dicotomía en la pareja, en la familia, en lo social o en la empresa, se debe a que están buscando objetivos diferentes y no coinciden en la misión.

El descubrimiento de la misión puede desunir lo unido y unir lo desunido; una persona que adopta como misión la lucha contra la pobreza, seguro se alejará de aquellos quienes no se interesan por la misma causa y en cambio se unirá a otros con los que coincida, por supuesto afectará todos los papeles de su vida y de no hacerlo se sentirá frustrado y sometido a estar donde no desea. Es necesaria la comunicación profunda con los seres que amamos para transmitirles la seducción que nosotros experimentamos con nuestra misión, tal vez a ellos también les produzca el mismo efecto o al menos logremos su respeto y cuidado, para evitar juntos una desunión.

Nos produce una inmensa alegría encontrar a otros seres que comulgan con nuestra misión, de inmediato los identificamos; si con nuestra pareja lo logramos, nos sentiremos bien acompañados. Los grandes movimientos humanos que se van haciendo alrededor de una misión se van entrelazando a través del tiempo y del espacio, y sin importar su ubicación geográfica todos sus miembros se sienten profundamente unidos.

Lic. Miguel Ángel Cornejo

Presidente de la Fundación Miguel Ángel Cornejo

presidencia@cornejoonline.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: