Veritas Online

Hablando derecho

Cuidado con las retenciones en épocas del COVID-19

Cuidado con las retenciones en épocas del COVID-19
junio 01
2020

Respecto de la suspensión temporal de actividades en los centros de trabajo, la legislación laboral obliga al patrón a pagar a sus trabajadores una indemnización por un mes.

¿Cómo debe gravarse la indemnización para efectos del impuesto sobre la renta (ISR)?

Un enfoque que he escuchado respecto de las indemnizaciones que reciben los trabajadores durante la suspensión temporal de los trabajos, tiene que ver con la aplicación del artículo 93 de la Ley del Impuesto sobre Sobre la Renta (LISR). En la fracción XXV del artículo 93, se establece que no se pagará el impuesto por las indemnizaciones por daños que no excedan al valor de mercado del bien de que se trate, aclarando que por el excedente se pagará el impuesto en términos del título IV. En mi opinión, la exención prevista en la fracción XXV del artículo 93 de la LISR no es aplicable a las indemnizaciones por la suspensión temporal, debido a que no se trata de indemnizaciones por daños y tampoco están relacionadas con la pérdida de un bien cuyo valor de mercado pueda establecerse para determinar el importe de la exención.

Estas indemnizaciones no dejan de ser prestaciones que derivan de una relación laboral, por lo que deben considerarse ingresos por la prestación de un servicio personal subordinado y gravarse en términos del Capítulo I del Título IV de la LISR, determinando y reteniendo el impuesto conforme a las reglas allí establecidas.

Otro enfoque que he escuchado acepta que los ingresos deben gravarse en términos del Capítulo I del Título IV de la LISR, pero pretende aplicar la exención prevista en la fracción XIII del artículo 93 de la LISR, que exenta parcialmente los ingresos que obtengan las personas que han estado sujetas a una relación laboral en el momento de su separación, por concepto de primas de antigüedad, retiro e indemnizaciones u otros pagos. Quienes adoptan este enfoque dan mucho peso a la referencia expresa al término “indemnizaciones” y sostienen que en la suspensión temporal de la prestación del servicio y obtención de salario hay una separación, aunque –según ellos– sea sólo temporal. Encuentro el enfoque incorrecto pues no existe la separación y creo que quieren aplicar la exención a través de una laxa analogía, lo que no es viable conforme al artículo 5 del Código Fiscal de la Federación.

La exención del artículo 93-XIII LISR resulta aplicable hasta por el equivalente a noventa veces el salario mínimo general del área geográfica del contribuyente por cada año de servicio, siendo esos años de servicio los que se hubieran considerado para el cálculo de los pagos hechos al trabajador, con la aclaración de que toda fracción de más de seis meses se considerará un año completo. Por el ingreso que exceda al valor de esta exención se pagará el impuesto en los términos del Capítulo I del Título IV de la LISR.

Considero que la exención no resulta aplicable a las indemnizaciones que recibirán los trabajadores por la suspensión temporal de trabajos. Baso mi opinión en que las indemnizaciones no se pagan con motivo de la separación del trabajador, que es la hipótesis de procedencia de la exención para los pagos que conforme a la legislación laboral y los contratos de trabajo deben hacerse al trabajador que fue separado de su empleo.

Adicionalmente, la exención de la fracción XIII del artículo 93 se cuantifica a partir de elementos que no guardan ninguna relación con la indemnización por la suspensión temporal de trabajo, por lo que se obtendría un resultado absurdo e inequitativo al aplicar una exención diferenciada por su antigüedad a trabajadores que se encuentran exactamente en la misma situación jurídica respecto de la indemnización de un mes que reciben por la suspensión temporal. En ese sentido, el régimen fiscal aplicable a los pagos por separación reconoce que dichos pagos fueron devengándose durante todo el tiempo en que el trabajador prestó sus servicios al empleador, razón por la que la exención parcial se asocia al número de años de servicio. Asimismo, los pagos por separación suelen ascender a montos importantes y no resulta adecuado incluirlos directamente como un concepto acumulable al recibirlos, pues la tasa efectiva de retención del trabajador podría resultar poco representativa de su capacidad contributiva ordinaria, razón por la que se diseñaron mecanismos que dividen las percepciones en una parte acumulable y otra no acumulable que será gravada con un enfoque diferente (como una tasa efectiva normal).

C.P. y Lic. Christian R. Natera
Socio en Natera Consultores, S. C.
cnatera@natera.com.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: