Veritas Online

Ejercicio Profesional

Cuentas por cobrar comerciales, principales cambios contables

Cuentas por cobrar comerciales, principales cambios contables
enero 01
08:00 2018

El contador público, para efecto de la correcta valuación, presentación y revelación de este principal cambio contable, ya puede aplicar la NIF C-13.

El objetivo del presente artículo es exponer y anticiparse a los principales cambios establecidos en las nuevas disposiciones en materia de valuación, presentación y revelación que establece la Norma de Información Financiera NIF C-3, Cuentas por cobrar, que es aplicable desde el 1 de enero de 2018 a las cuentas por cobrar de empresas comerciales e industriales de entidades que emiten estados financieros.

Este cambio se refiere a las características de instrumento financiero que tienen las cuentas por cobrar comerciales, sin profundizar en ciertos aspectos que tienen los instrumentos financieros para cobrar el principal e interés (se exceptúan del alcance del presente artículo a las entidades del sector financiero y a aquellas que constituyen un instrumento financiero por cobrar, estas se deberán tratar sobre otros criterios y normas específicas, en los términos establecidos en la NIF A-3, Necesidades de los usuarios y objetivos de los estados financieros).

CONTRATO O DOCUMENTACIÓN SOPORTE

Es un hecho que las cuentas por cobrar comerciales pueden tener ciertas características similares a las de un instrumento financiero y son derivadas de las operaciones de venta o prestación de servicios amparadas en un contrato. En caso de no existir un contrato, el contador público deberá identificar el documento que soporta y respalda la contraprestación de la operación de venta, prestación de servicios o sustancia económica de la misma como puede ser una propuesta de servicios, garantía, constancia de recepción de mercancía o de la prestación del servicio, un acuerdo u otro documento, dependiendo del tipo de bien enajenado o de la prestación del servicio proporcionado.

A este respecto se puede mencionar que la venta de maquinaria y equipo se soporta normalmente con un contrato; no obstante lo anterior, la venta de un teléfono celular se soporta con la garantía y nota de venta correspondiente.

Se hace énfasis en que la NIF C-3 entró en vigor a partir del 1 de enero de 2018, pero se permitió su aplicación anticipada desde el 1 de enero de 2016, siempre y cuando se hubiera hecho en forma conjunta con otras Normas de Información Financiera aplicables como lo son NIF D-1, Ingresos por contratos con clientes; NIF C-16, Deterioro de instrumentos financieros por cobrar, y NIF D-2, Costos por contratos con clientes.

ADOPCIÓN DE ESTA NUEVA NORMA

  • Reconocimiento de la cuenta por cobrar e ingreso correspondiente.

NIF D-1, Ingresos por contratos con clientes. El principio básico de la NIF D-1, que la administración de la entidad debe reconocer los ingresos cuando transfiere el control sobre los bienes y servicios acordados con los clientes mediante la aplicación de los siguientes cinco pasos:

[1] Identificar el contrato (o contratos con el cliente).

[2] Identificar las obligaciones a cumplir en el contrato.

[3] Identificar el monto de la transacción.

[4] Asignar el monto de la transacción entre las obligaciones a cumplir del contrato.

[5] Reconocer el ingreso cuando la entidad satisface una obligación a cumplir.

En otras palabras, el principio fundamental de la NIF D-1 es que la entidad reconozca la cuenta por cobrar comercial e ingreso para reflejar la transferencia de los bienes y servicios con sus clientes, en un importe que refleje el valor de la contraprestación a la cual dicha entidad espera tener derecho, a cambio de dichos bienes o servicios.

CAMBIO CONTABLE CONFORME LA ADOPCIÓN

Reconocimiento de la estimación por concepto de incobrabilidad. Uno de los principales cambios contables se refiere a la determinación de la estimación por concepto de incobrabilidad, el contador público deberá tomar en consideración lo siguiente:

Inicialmente la entidad debe reconocer una estimación por concepto de pérdidas crediticias esperadas de las cuentas por cobrar comerciales, por lo tanto se deberá de considerar lo siguiente:

[1] Utilizar el juicio profesional.

[2] Evaluar las pérdidas esperadas por deterioro (pérdida) de las cuentas por cobrar comerciales.

[3] Considerar la experiencia histórica de pérdidas crediticias (historial crediticio).

[4] Evaluar las condiciones actuales y pronósticos razonables y sustentables de los diferentes eventos futuros cuantificables que pudieran afectar el importe de los flujos de efectivo futuro por recuperar dichas cuentas; en otras palabras, indicios de quiebra técnica de ciertos clientes.

[5] Reconocer las pérdidas crediticias esperadas de las cuentas por cobrar, de acuerdo con lo que indica la NIF C-16, Deterioro de instrumentos financieros por cobrar.

Sobre este último punto, para efectos de la correcta determinación de la estimación, se deberá utilizar una metodología que considere lo siguiente:

  1. La determinación de la PI (Probabilidad de Incumplimiento) de la cuenta por cobrar; es decir, la probabilidad de que el deudor incumpla con su obligación contractual de efectuar el pago del precio o contraprestación correspondiente.
  2. La determinación de la SP (Severidad de la Pérdida) de la cuenta por cobrar; es decir, la porción de la cuenta por cobrar que la entidad puede perder cuando existe incumplimiento del deudor.
  3. Efectuar la aplicación de los factores de PI y de SP a la cuenta por cobrar. En razón de lo anterior se hace necesario que las entidades económicas hayan evaluado en 2017 el impacto que la NIF C-16 tendrá en la formulación de sus estados financieros.

Posteriormente, el contador público deberá reconocer los cambios requeridos en la estimación para incobrabilidad, por las modificaciones en las expectativas de las pérdidas crediticias esperadas que surjan en cada periodo subsiguiente. De acuerdo con las mejores prácticas corporativas y de control interno, se recomienda actualizar este estudio de forma trimestral.

La NIF C-3 entró en vigor el 1 de enero de 2018, pero se permitió su aplicación anticipada desde el primer día de 2016″.

  • ¿Qué debemos considerar conforme al criterio de valuación establecido en esta norma? Registrar una estimación por concepto de incobrabilidad para cuentas por cobrar comerciales en el momento en que se reconoce un ingreso; es decir, desde el día uno y con base en la metodología para pérdidas crediticias esperadas.
  • ¿Cómo se debe presentar la información conforme al criterio establecido en esta norma? En caso de ser necesario se presentará la estimación por concepto de incobrabilidad de cuentas por cobrar comerciales dentro del Estado de Resultado Integral, en un rubro de gastos o por separado cuando sea significativo.
  • ¿Qué se debe revelar conforme al criterio establecido en esta norma? Principalmente un análisis del cambio entre el nuevo saldo inicial y el final de la estimación por concepto de incobrabilidad por cada periodo presentado. Cualquier otra consideración significativa que se genere por la adopción de esta nueva norma.
  • ¿Qué otras consideraciones se deben tomar en cuenta en la adopción de esta norma? La administración de la entidad deberá de considerar la NIF D-2, la cual se refiere al reconocimiento de los costos que serán incurridos para efecto de obtener y cumplir un contrato celebrado con un cliente, cuyo objetivo se dirige a la congruencia que debe existir respecto a los costos y gastos de una entidad económica por los cuales deben identificarse con los ingresos que se generen en el mismo periodo.
  • ¿Con qué documentación se debe contar para la aplicación correcta de esta norma? La entidad debe establecer los lineamientos en cuanto a las políticas y procedimientos para la correcta valuación, presentación y revelación del reconocimiento de los derechos exigibles originados por las operaciones de venta de bienes o prestaciones de servicios, que den lugar al registro contable de las cuentas por cobrar; en apego a los cambios establecidos recientemente en la NIF C-3, Cuentas por cobrar, y otras NIF aplicables, como se mencionó anteriormente.

CONCLUSIONES

En 2018 entran en vigor varias NIF que tienen cambios relevantes en materia de valuación, presentación y revelación de información financiera; una de ellas es la NIF C-3, que como se señala en este artículo, obliga a las entidades a considerar el valor del dinero en el tiempo y las posibles pérdidas futuras derivadas de los contratos establecidos con los clientes por concepto de venta de bienes o servicios.

C.P.C. Juan Jesús Véjar Becerril
Integrante de la Comisión de Desarrollo de Auditoría Sur
jvejar@garridolicona.com

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: