Veritas Online

Contabilíssima

Cuando un amigo se va…

Cuando un amigo se va…
enero 31
14:08 2014

Por Roberto Danel

Presidente del Consejo Editorial de la Revista Veritas

Estimados colegas, después de luchar un buen tiempo por recuperarse de su enfermedad, nuestro amigo y compañero Roberto del Toro Rovira dejó de estar entre nosotros unos días antes de la Navidad. Su última colaboración, La importancia de la Contabilidad, apareció en la revista de diciembre de 2013 y, aunque tenía preparado algún material para este número de febrero, ya no tuvo oportunidad de elaborarlo.

Roberto comenzó a colaborar con su columna Contabilíssima en febrero de 1992, por lo que nos dedicó 21 años de su tiempo, entusiasmo, conocimientos y experiencia; pero sobre todo, nos compartió su forma de pensar y de actuar. Roberto fue Vicepresidente de Servicio a Socios de 1994 a 1996 y Vicepresidente de Afiliación de 1996 a 1998. Presidió el Comité Ejecutivo del Colegio durante el bienio 2000-2002.

Sin embargo, a pesar de estas responsabilidades, siempre tuvo un espacio de tiempo para escribir su columna. Roberto fue un hombre bondadoso, íntegro, congruente, místico, amante de la lectura y de la conversación inteligente y amena. Disfrutaba de estar con su familia, con sus amigos y con él mismo.

Dedicó toda su vida al ejercicio de la profesión en el área fiscal del despacho PwC México, donde se ganó la admiración y respeto de sus socios y llegó a ser reconocido mundialmente dentro de los mejores en su especialidad. Se había retirado recientemente de acuerdo con las reglas de la firma, aunque apoyaba en los trabajos de responsabilidad social y filantropía del despacho.

Durante su época como Presidente del Colegio, se realizaron muchas actividades que dejaron huella de su liderazgo y su manera de entender la vida profesional y de servicio a los demás.

Roberto fue un hombre bondadoso, íntegro, congruente, místico, amante de la lectura y de la conversación inteligente y amena

Basta recorrer los jardines del edificio del Colegio para apreciar las figuras de personajes que jugaron un papel destacado en la historia de la profesión. Algo que destaca, y que ha tenido un lugar muy especial, es la creación del Rostro Humano de la Contaduría Pública, organismo de asistencia social, cuya formación fue impulsada por él.

Roberto deseaba dedicarle más tiempo a su familia y a sus clases; incluso llegó a considerar vivir en algún lugar del interior de la República para estar en un ambiente más tranquilo y con mejor calidad de vida.

Muchas son las enseñanzas que nos ha dejado en sus colaboraciones bimestrales, en su desempeño dentro de las actividades del Colegio, pero sobre todo, en su actuar cotidiano; algo que siempre recordaremos.

A Roberto le gustaba escribir y nos ha legado libros, novelas, ensayos, apuntes. En todos ellos dejó impreso su carácter, su forma de ser y de pensar. En su novela El Desasosiego nos cuenta, de alguna manera, sus vivencias en el trabajo y cómo deseaba llevar una vida familiar más intensa y con una gran paz espiritual.

Los que tuvimos la oportunidad de estar cerca de él, hemos perdido a un gran amigo que se nos ha adelantado en el tiempo; extrañaremos mucho su compañía y sus consejos, pero sobre todo su forma de ver la vida.

Permítanme terminar con estas frases de una canción que ustedes conocen, dedicadas a la memoria de Roberto: “Cuando un amigo se va queda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo; cuando un amigo se va queda un tizón encendido que no se puede apagar ni con las aguas de un río; cuando un amigo se va una estrella se ha perdido la que ilumina el lugar donde hay un niño dormido; cuando un amigo se va…”. Hasta siempre amigo.

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: