Veritas Online

Ejercicio Profesional

Crowdfunding: Nuevas oportunidades para los contadores

Crowdfunding: Nuevas oportunidades para los contadores
noviembre 29
12:27 2016

Ante el avance de la financiación colectiva o crowdfunding, los contadores públicos pueden ayudar a las pequeñas y medianas empresas a surcar las complejidades de esta nueva esfera.

Cuando los contadores Barret Young y Challen Edwards, cofundadores de la firma de contabilidad de sectores The Green Abacus, vieron que Hendo Engineering estaba recaudando dinero para una patineta en el sitio de crowdfunding (financiación colectiva) Kickstarter, supieron que habían topado con algo grande.

“Crecí viendo Volver al futuro”, dice Young. “Pensé, ‘¡Este es el futuro! ¡Estos son a quienes quiero ayudar!’”. Después de cierta planeación, Young y Edwards decidieron enfocar su negocio en las compañías emergentes que usaban la financiación colectiva o crowdfunding.

Afirman que asesorar a las compañías en el manejo de sus campañas de crowdfunding es una gran manera de aprovechar el entusiasmo por la financiación colectiva y de formar parte de los grupos de interés que dan vida a productos innovadores. “El crowdfunding da a los dueños de negocios que creen en sus ideas la oportunidad de vender su proyecto”, dice Young.

Es más, la esfera del crowdfunding rebosa de oportunidades para que los contadores comiencen nuevas líneas de negocios. A continuación, los tres tipos básicos de crowdfunding o financiación colectiva.

  • Crowdfunding que se basa en recompensas. Implica recaudar capital solicitando pequeñas cantidades de dinero a un gran número de inversionistas, generalmente en internet. Se ha vuelto una forma cada vez más popular para que los pequeños negocios aseguren capital. En plataformas como Kickstarter e Indiegogo, las personas y las compañías ofrecen productos de consumo, mercancía, experiencias u otros beneficios a cambio de la aportación de dinero para ayudarles a dar vida a un proyecto. Estos proyectos abarcan desde negocios de servicios como restaurantes hasta empresas creativas como películas, programas de TV, novelas gráficas y productos como accesorios y ropa.

Por ejemplo, una campaña que recientemente terminó en Kickstarter fue para The Coolest Cooler (El enfriador más fresco, o más “en onda”), una combinación de enfriador y mezcladora con una bocina inalámbrica integrada. Los patrocinadores podían aportar desde 5 dólares hasta 2 mil y recibir recompensas que iban desde el autógrafo de Ryan Grepper, el creador, en un enfriador, hasta la visita personal de Grepper en la casa de un participante para el servicio de bar en un evento. Por una aportación de 185 dólares (165 para los primeros participantes), los patrocinadores recibían un enfriador.

Los creadores del proyecto fijaron un objetivo de recaudación a cumplir en cierto plazo de tiempo. En la mayoría de los casos, la recaudación es de todo o nada: si los usuarios no cumplen su objetivo, no reciben dinero, y no se cobra nada a sus patrocinadores. En caso de cumplir su objetivo, la plataforma típicamente cobra como honorarios un porcentaje de los fondos que recaudaron. Kickstarter, por ejemplo, cobra 5% de los fondos colectados, y los honorarios por procesamiento de los pagos son de entre 3 a 5 por ciento.

  • Crowdfunding por capital o participación. Aunque el crowdfunding por recompensa es el aspecto más familiar del crowdfunding, las compañías también practican el crowdfunding por capital o participación, en el que venden sus valores a un gran número de inversionistas. Hubo vez en que solo los inversionistas acreditados usando portales online con licencia o corredores-agentes podían comprar valores de compañías con financiación colectiva.

Las regulaciones de la SEC emitidas en marzo de 2015, sin embargo, han abierto la financiación colectiva por participación o capital a un grupo más amplio de inversionistas. Estas reglas permiten a los negocios recaudar hasta $50 millones de dólares en 12 meses y aceptar inversiones de inversionistas no acreditados. No hay límites sobre cuánto puede invertir una persona en una compañía del nivel 1-las de tamaño de oferta de $20 millones de dólares o más bajo. Las personas pueden invertir hasta 10% de la cantidad mayor o su ingreso anual o su patrimonio neto en compañías del nivel 2, las de tamaño de oferta de entre $20 millones y $50 millones de dólares.

Las compañías del Nivel 1 deben hacer revisar sus datos financieros por un contador, mientras que las del Nivel 2 deben hacer auditar sus estados financieros y deben publicar sus informes anuales. Las compañías del Nivel 2 también están exentas del requisito de registrar sus ofertas en cada estado en el que vendan sus valores.

  • Crowdfunding con base en donativos. Permite a las personas, grupos, y organizaciones sin fines de lucro recaudar dinero en sitios como GoFundMe y YouCaring. Se pueden recaudar fondos para casi cualquier causa caritativa, incluyendo gastos médicos de un miembro de la familia, reconstrucción de una casa destruida por un fenómeno natural, o para enviar a los hijos a alguna competencia escolar. Algunos sitios para obras caritativas cobran a los organizadores un porcentaje de los fondos donados, mientras que otros, como YouCaring, son gratuitos excepto por los honorarios para el proceso de pagos. Típicamente, las aportaciones que se reciben por crowdfunding basado en donativos se consideran obsequios y por tanto no son gravables al creador de la campaña.

EL SURGIMIENTO

El crowdfunding crece a un ritmo explosivo. En 2014 se recaudaron 16.2 mil millones de dólares en todo el mundo, más del doble de los 6.1 mil millones de 2013. Compañías específicas han recaudado cantidades notables. En solo 28 horas, el smartwatch Pebble logró 1 millón de dólares en Kickstarter; recaudó más de 10 millones en su primera campaña y más de 20 millones en la segunda.

El crowdfunding es una manera de aprovechar el entusiasmo por la financiación colectiva y de formar parte de los grupos que dan vida a proyectos innovadores”.

Los expertos predicen que el fenómeno del crowdfunding seguirá creciendo. “Estamos apenas en la cúspide,” dice David Piscorik, director del grupo de recursos de negocios de Stancil & Co. Los pequeños negocios de Estados Unidos de América (EUA) valen miles de millones.

No es difícil entender por qué los dueños de pequeños negocios se han apresurado a adoptar el crowdfunding, pues es relativamente dinámico, aprovechando el poder de internet para comunicar a compañías e inversionistas.

“Antes del crowdfunding, quienes necesitaban capital tenían que tocar puertas, hacer citas, y asistir a eventos”, dice Phillip Laycock, socio de Grassi y Co., a cargo de la iniciativa de crowdfunding de la firma. “Todo eso sigue pasando, por supuesto, pero ahora pueden ir a cuatro o cinco portales en línea en vez de 40 o 50 citas”.

Business idea crowdfunding volunteer concept flat 3d web isometric infographic vector. Group of people putting money to box. Crowd funding process illustration. Creative people collection.

Algunas compañías usan el crowdfunding como alternativa a los préstamos de bancos. El crowdfunding surgió como secuela de la Gran Recesión, dice Sean Steigerwald, cofundador del sitio Malartu de recaudación de capital, cuando los bancos se volvieron más reticentes a dar préstamos a los pequeños negocios, y los dueños frustrados buscaron alternativas de recaudar capital.

El crowdfunding es también una forma en que las compañías ven si hay demanda para un producto o servicio antes de lanzarlo. Pueden comenzar una campaña con un prototipo o plan de negocios, y entonces, si su idea no prende, no tienen que gastar más dinero en investigación y desarrollo. En caso de que prenda, tienen fondos y “una base de clientes lista desde el primer día”, dice Mac McSwain, cofundador y director de McSwain Hiott.

Quienes proponen el crowdfunding creen que democratizará las inversiones. Según Piscorik, ayuda a las compañías a “alcanzar a un grupo mayor de personas que quizá no quieran comprometer una gran parte de su cartera en una compañía”.

Sin embargo, el crowdfunding no está exento de problemas. Las empresas en arranque (startups) tienen un alto índice de fracaso, y la relativa facilidad de participar en el crowdfunding significa que atrae a más emprendedores, algunos de los cuales no están bien preparados para lanzar sus negocios.

Incluso las compañías que sí logran sus objetivos de acopio de fondos pueden fracasar más adelante y dejar de producir los productos que prometieron o causar la pérdida de las inversiones de sus accionistas. Más aún, los expertos plantean su preocupación de que abrir el crowdfunding de capital a inversionistas no acreditados lleve a los inversionistas novatos a tomar malas decisiones.

OPORTUNIDADES

Aunque es un sector relativamente nuevo de la economía y depende de la tecnología, Young y Edwards creen que esas no son razones para que los contadores le rehuyan. Señalan que muchas empresas nuevas y negocios pequeños fracasan independientemente de cómo se financien.

El campo del crowdfunding ofrece a los contadores muchas oportunidades para nuevos negocios. De hecho, el crowdfunding vuelve más complejas las finanzas de una compañía. “Añade todo un nuevo nivel de contabilidad para el dueño del pequeño negocio,” dice Piscorik. “Sus declaraciones de impuestos se harán más complicadas.” Los negocios pequeños que tengan inversionistas por participación, “van a necesitar una mejor teneduría de libros y mejores registros, y su información para los inversionistas deberá ser en forma oportuna y exacta”.

Aparte de prestar servicios tradicionales de contabilidad como la teneduría de libros para las nuevas compañías financiadas por crowdfunding, se pedirá a los contadores asesorar a los nuevos negocios que planean recaudar dinero mediante ese método. “Los pequeños negocios que usan el crowdfunding por participación no son solo dueños 50-50, tienen que responder a muchos inversionistas externos. Hay más presión sobre esa compañía para que tenga éxito y crezca, y hay oportunidades para que los contadores asesoren ese crecimiento”.

Los contadores también “pueden crear argumentos comerciales… o lanzamientos de productos, hacer proyecciones de crecimiento potencial, y estimar el ROI (rentabilidad de inversión) de los inversionistas sobre los pequeños negocios,” dice Piscorik.

El crowdfunding ofrece a los contadores oportunidades para nuevos negocios porque vuelve más complejas las finanzas de la compañía”.

Las leyes, regulaciones e implicaciones fiscales que rodean al crowdfunding son complejas e inciertas, y los contadores pueden ayudar a las nuevas compañías a aclararlas, dice Steigerwald. “Hay muchas cuestiones sin responder sobre el crowdfunding, especialmente sobre impuestos. Las compañías no están seguras de cuáles son sus responsabilidades en los acuerdos de participación o capital. No siempre entienden qué significa otorgar recompensas, o no se dan cuenta de cuántos impuestos se les cobrarán. Necesitan trabajar con los contadores para entender las implicaciones de las recompensas”.

Los contadores pueden también ayudar a las compañías a minimizar los riesgos inherentes al crowdfunding. Las nuevas empresas no saben exactamente cuánto reunirán con determinada campaña –a diferencia del capital de riesgo o con un préstamo bancario, donde reciben una cantidad fija– y eso puede hacer difícil estimar los costos y fijar precios a los productos correctamente. Los contadores pueden hacer proyecciones para diferentes escenarios para dar una mejor idea a las empresas novatas de lo que pueden esperar.

“Las campañas de crowdfunding fracasan cuando las compañías subestiman o sobrestiman cuánto necesitan recaudar,” explica Young. Reunir demasiado dinero puede ser tan perjudicial para el caudal de una firma como recaudar demasiado poco. El éxito inesperado “puede cambiar totalmente tus costos,” dice McSwain. “¿Puedes surtir tus pedidos? ¿Pueden tus fábricas cumplir con la demanda? Necesitas haber elaborado esos escenarios por adelantado”.

Y ahora que el crowdfunding por capital o participación se ha vuelto una realidad para los negocios de EUA, se abre una nueva línea de negocios a los contadores: revisar y auditar las finanzas de compañías formadas con capital por crowdfunding.

También pueden ayudar a las compañías a enfrentarse a las complejidades del manejo de valores. “Podemos ayudarles a estar listos para lanzar una oferta exenta al prepararles sus formas y revelaciones o hacerles sus revisiones o auditorías”, dice Laycock.

Finalmente, los contadores pueden también tener la función de educar a los inversionistas y al público en general sobre el crowdfunding al publicar contenidos como artículos o blogs, y dirigiendo seminarios o seminarios en la web. Aun si los contadores no planean trabajar directamente con compañías formadas por crowdfunding, sigue siendo buena idea que conozcan el fenómeno, dice Young. “Simplemente se ha vuelto tan popular que es algo que los contadores necesitan saber”.

Aunque la esfera del crowdfunding está aún moviéndose, parece que llegó para quedarse. Los contadores tiene la suficiente inteligencia financiera para ayudar a las compañías a navegar por este territorio a veces riesgoso y dejar su marca en la industria. Como dice Steigerwald, “el trabajo que requiere el crowdfunding tiene mucho que ver con la buena contabilidad”.

EN BREVE

  • El crowdfunding ha experimentado un crecimiento fenomenal en los recientes años porque puede ser una forma fácil para los pequeños negocios de recaudar capital y de determinar cuánta demanda hay por un producto o servicio.
  • Los tres principales tipos de crowdfunding son el crowdfunding que se basa en recompensas, el crowdfunding por capital o participación, y el crowdfunding que se basa en donativos.
  • Las nuevas regulaciones de la SEC permiten a inversionistas no acreditados comprar valores de algunas compañías formadas por crowdfunding. Estas compañías necesitarán que sus datos financieros los revise o audite un contador.
  • Los contadores que trabajan con pequeños negocios pueden asesorar a sus clientes sobre los impuestos y regulaciones y sobre las implicaciones de negocios del crowdfunding y ayudarles a fijar precios y a minimizar el riesgo en sus campañas.

>Este artículo es una reseña del original “Crowdfunding brings new opportunities for CPAs”, publicado en Journal of Accountancy, octubre de 2015.

Traducción original para Veritas, para el Colegio de Contadores Públicos de México, por Jorge Abenamar Suárez Arana.

AUTOR ORIGINAL: Courtney L. Vien (cvien@aicpa.org) es editora asociada de JofA.

Redacción Grupo Medios
veritas@colegiocpmexico.org.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: