Veritas Online

70 años

Cristalización de metas y tecnología (1980-1989)

Cristalización de metas y tecnología  (1980-1989)
junio 01
2019

Debido a la gran demanda de los contadores por tomar los cursos del Colegio y por el crecimiento de la profesión en la vida económica del país, el Colegio requirió instalaciones adecuadas para la realización de eventos. Como parte del proceso de obtención de una sede propia, el gobierno federal ofreció dos opciones de ubicación que debieron descartarse por percances de residentes y obras públicas, por lo que el Colegio quedó ubicado en su tercera opción: un terreno en Bosques de las Lomas, la sede actual.

Después de la toma de posesión del nuevo consejo directivo encabezado por Luis Correa Quintero, el 7 de abril de 1980 se realizó la donación del terreno de 3,500m2 a favor del Colegio, que fue publicada en el DOF. Al día siguiente, se colocó la primera piedra con la presencia de Carlos Hank González, regente de la Ciudad, y del arquitecto Melchor Rodríguez Caballero, a cargo de la construcción que llevaría dos años.

En la misma época se realizó el Coloquio Internacional de Trabajo sobre Auditoría Gubernamental, en el que estuvieron presentes los socios del Colegio —en reunión con funcionarios de Canadá, EUA, Francia y México— para intercambiar experiencias entre distintos niveles de gobierno. En el coloquio figuraron David Ibarra Muñoz, secretario de Hacienda, y Salvador Trueba Rodríguez, subsecretario de Inspección Fiscal.

A la inauguración del edificio, considerado una obra de arte de la arquitectura moderna en 1982, asistieron el entonces presidente de la República, José López Portillo, acompañado por miembros de su gabinete: el secretario de Programación y Presupuesto, Ramón Aguirre Velázquez; el secretario de Hacienda, Jesús Silva Herzog, y el subsecretario de ingresos de Hacienda, Guillermo Prieto Fortún. Las nuevas instalaciones contaron con un salón de usos múltiples de 515 m2, un aula magna para 130 participantes, dos pisos de oficinas, un piso para talleres, servicios, cafetería, biblioteca, áreas de exposición y librería.

Con el presidente Wilfrido Castillo Sánchez Mejorada, se buscaron formas de organización para el Colegio que permitieran una estructura fuerte y despersonalizada para su control y equilibrio.

Por ese motivo, se creó la junta de gobierno con representación de los sectores docente, empresa, gobierno e independiente; surgieron las vicepresidencias, que junto con el presidente, conformaron el comité ejecutivo y su reglamentación; se establecieron reglas para la junta electoral, las comisiones de trabajo y la operación de la junta de honor. De la misma forma, se instauró una sección de estudiantes, la entrega de distinciones y el Premio Carlos Pérez del Toro.

En el mismo 1982, se develó un busto como homenaje a Fernando Diez Barroso y al nacimiento de la profesión contable. Para 1983, se reconoció la trayectoria de Refugio Román Almonte con un busto por ser la primera contadora pública en México y la inauguración corrió a cargo de la presidenta de la comisión Femenil, Dora Azpeitia de Olvera, y la hija de la contadora, Refugio Dolora Roldán Román.

Es a partir de marzo de 1985, durante la presidencia de Javier de la Paz Mena, que se da un cambio en la revista Dirección y Control para presentar un contenido más ágil, veraz y periodístico en aras de poseer un órgano de información para los socios, no sólo del acontecer del Colegio, sino de la profesión, todo respaldado con el nombre de Veritas (verdad o rectitud en latín). A raíz del terremoto de 1985, y como una respuesta de ayuda, el Colegio conformó un patronato de solidaridad dedicado a conocer los daños causados a los socios en su ejercicio profesional, instalaciones, equipos y demás. Por otra parte, fungió como auditor externo del comité de Vigilancia de los donativos en especie como contribución profesional a una contingencia nacional.

Para dar continuidad a los reconocimientos de los primeros contadores, en 1986 se develaron el busto y placa del primer presidente del Colegio, Rafael Mancera Ortiz, evento que contó con la presencia de sus hijos: el expresidente del IMCP, Gabriel Mancera Aguayo, y del exdirector del Banco de México, Miguel Mancera Aguayo.

Entrado el año 1987, bajo la presidencia de Rafael Lores Rodríguez, se impulsaron las actividades deportivas, futbol, tenis, golf y boliche, para los socios. En febrero se concluyó el primer curso en la especialidad fiscal realizado en una acción conjunta con la UNAM, del que se reconocieron a 17 graduados. En el aspecto tecnológico, se impartió el curso Aplicaciones de las bases de datos en las microcomputadoras, para dar a conocer el procesamiento electrónico de datos y el uso de sistemas de información. Más tarde, un evento magno sobre Modificaciones fiscales, bajo la presidencia de Enrique Arroyo Morales en 1988, permitió al Colegio realizar una conferencia de prensa sobre los cambios y problemas económicos del país.

En el plano tecnológico, y con la incorporación de herramientas de mejora para el quehacer de la profesión, en 1989 el Colegio organizó el evento La microcomputadora en los negocios, opciones y expectativas, a cargo de los contadores Rogerio Casas Alatriste Urquiza, Jorge Espinosa Mireles, Marco Antonio Merino Pereira y Luis Gabriel Sienra Pérez. El evento contó con las principales marcas de computadoras: Apple México, Alphamicro e Industrias Televideo, entre otras. Asimismo, el Colegio cumplió 40 años y recibió la visita del presidente, Carlos Salinas de Gortari, junto con el secretario de Hacienda, Pedro Aspe Armella; la titular de la Secretaría de la Contraloría, María Elena Vázquez Nava, y el director de Pemex, Francisco Rojas Gutiérrez. Adicionalmente, se realizó la 1.a Carrera atlética, a la que se dieron cita 300 corredores para recorrer 10 km (varonil) y 5 km (femenil), hoy conocida como la Carrera de la Contaduría Pública.

Enlaces:

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: