Veritas Online

Dirección

¿Corregir el plan estratégico?, tareas del consejo de administración

¿Corregir el plan estratégico?, tareas del consejo de administración
octubre 01
2020

Muchos han realizado cambios en los planes de negocio, pero quienes tienen definida la estrategia, harán modificaciones sólo a nivel operacional y no a largo plazo.

En los últimos meses, se ha visto cómo los planes estratégicos y operativos han sido trastocados por la pandemia de COVID-19, haciendo que los consejos de administración cuestionen si su modelo operativo es eficiente, si fue exitoso ante los riesgos presentados, si existen fortalezas o áreas de oportunidad.

Hay quienes dicen que la planeación estratégica se hace cada mes, que debe ser flexible y adaptable; pero primero hay que definirla: es el proceso de mediano y largo plazo, mediante el cual el consejo de administración establecerá dónde quiere estar en tres, cinco, 10 o más años, según la industria en la que se desenvuelve.

Esta visualización debe considerarse en términos de mercado, modelo de negocio, competencia y proyecciones financieras y comerciales. Por otro lado, el plan operativo o de negocio es el ejercicio en el que se establecen presupuestos anuales, indicadores de desempeño por cada área clave, iniciativas y procesos, así como tácticas operativas alineadas a los objetivos de largo plazo.

Así, los consejos de administración que han definido con claridad su plan estratégico, podrán cuestionar el operativo o de negocio, pero no la visión de largo plazo. En este sentido, el consejo tiene dos objetivos fundamentales:

  • Establecer el rumbo de la empresa propuesto por el director general y definir el punto al que se quiere llegar.
  • Vigilar que se cumplan los objetivos y asegurar que los recursos se usan de una forma correcta, así como cerciorarse de que el plan trazado siga vigente o actualizado.

El rol del consejo de administración

En ocasiones las empresas confunden el plan operativo o de negocio con el estratégico. Por ello es importante puntualizar que, en este último, el consejo debe:

  • Guiar al director general en lo que se espera de un plan estratégico.
  • Cuestionar el plan que presente el director general en términos del rumbo, estrategia de valor, condiciones cambiantes del mercado, riesgos que pongan en duda el logro de los objetivos estratégicos y los retos.
  • Aprobar de manera consensuada y velando por los intereses de la compañía, el plan estratégico de la dirección.
  • Supervisar de manera constante el cumplimiento de la estrategia y, si fuera el caso, solicitar ajustes o actualizaciones con base en cambios en el mercado, ambiente político-social, tecnología, proveedores, etcétera.
  • Vigilar que el director general aplique los recursos y capacidades orientados al cumplimiento de la estrategia.
  • Velar por que el plan de negocio anual esté alineado al estratégico, así como los objetivos de las áreas y los directivos.
  • Asegurar que el análisis de desempeño de los directivos esté dirigido a los objetivos de largo plazo.

El consejo, junto con la administración, debe desarrollar un Balance Scorecard (BSC) de largo plazo y para cada año, en el plan de negocio, para saber si se está siguiendo la estrategia o no.

Una de las metodologías más comunes es el BSC que busca traducir la visión estratégica en objetivos específicos que puedan ser monitoreados por indicadores. Es importante dedicarle el tiempo necesario al desarrollo de los objetivos y validar que estén alineados con la estrategia del negocio; de lo contrario, generaría burocracia y se dedicaría esfuerzo en indicadores que no son útiles.

Para que el plan estratégico brinde el mayor valor posible, es indispensable que al menos una vez al año se analice si el desarrollo de la estrategia fue correcto o no, y realizar actualizaciones o corregir el rumbo si es necesario. Además, el consejo debe supervisar que el plan de negocio anual esté alineado al de largo plazo.

Por último, cabe recordar que gracias a que los intereses de un buen consejo deben dirigirse hacia el adecuado desempeño de la compañía, quienes definieron bien el propósito y las metas de largo plazo, en lugar de realizar cambios, verán el contexto de COVID-19 como un “bache” en el camino.

Objetivos del plan estratégico

1 Alinear las expectativas de accionistas, consejeros y directivos.

2 Evaluar el desempeño de un consejo de administración y de los directivos relevantes, previniendo el conflicto de agencia.

3 Evitar tomar decisiones de corto plazo que afecten negativamente a las de largo plazo, por desconocimiento o falta de análisis.

4 Alcanzar los objetivos individuales de los directivos, y los de corto plazo, sobre todo si la remuneración anual tiene un componente variable de cumplimiento al plan de negocio.

5 Buscar un rendimiento financiero de corto plazo vs. uno de largo plazo.

Ing. Rodrigo Badiola Monsalve
Socio de Gobierno Corporativo en Deloitte, México
rbadiola@deloittemx.com


Lic. en Neg. Iñigo Abascal Pellico
Consultor de Gobierno Corporativo en Deloitte, México
inabascal@deloittemx.com

Related Articles

Búsqueda