Veritas Online

Ética

Contraloría Ética 2020

Contraloría Ética 2020
mayo 02
2019

La intervención de la contaduría en la contraloría presupuestal se basa en el conocimiento de la experiencia técnica y ética, no solo en la vida privada de las organizaciones, sino también en la vigilancia de las entidades públicas que, en ambos casos, preparan la llegada de la nueva figura del contralor ético 2020 como una necesidad ineludible de prevenir y tomar en consideración factores de convicción adicional a los retos en consciencia ética y responsabilidad profesional financiera fiscal sustentable y social, para fomentar el buen juicio certero dignificado del atributo que puede dar la experiencia numérica de las erogaciones financieras y el control presupuestal bien ejercido, comprobado y verificado.

El concepto de contraloría, combina acepciones o circunstancias similares, por ejemplo, en el gobierno de la Ciudad de México existe la Secretaría de la Contraloría General y en otros países, a nivel federal, existe la Contraloría General de la Republica, en nuestro país actualmente contamos con la nueva Fiscalía General de la República (FGR), antes (PGR).

En este sentido, podemos asumir que una entidad privada o pública puede reafirmar las políticas perfeccionas al camino correcto mediante la Contraloría Ética 2020, al encargarse de la vigilancia en la protección de los valores morales, patrimoniales y financieros sobre el origen, el seguimiento y el destino mediante la supervisión en la aplicación de las erogaciones presupuestales. La virtud de la contraloría o fiscalía en términos generales la ejerce el profesional con experiencia y título que lo avala, debiendo incorporar a sus atribuciones, las convicciones de normatividad técnica y ética necesarias para detectar y consignar en cantidad y calidad, las irregularidades y aciertos, para consignar o ejercer la solvencia y cordialidad de una nueva convivencia cívica, humana, ecológica y educativa de una cultura de gobierno encaminada a la efectividad de servicios óptimos más honorables y eficientes.

La determinación honesta y la honradez de la inteligencia organizativa del buen servicio integrado puede circunscribir un nuevo perfil del contralor ético 2020, adicionando a sus encargos la reafirmación de conocimiento moral, respeto a los derechos humanos, tipificaciones de los delitos y obligaciones normativas para ejercer de mejor forma el control presupuestal y hacer lo óptimo en la procuración de una buena conducta decente y correcta, teniendo el poder de llevar a cabo los procesos administrativos, de mediación, legales y valores éticos para practicar la autoridad que en derecho les asiste para indiciar actos oprobiosos e iniciar las gestiones por faltas y agravios señaladas en los ordenamientos aplicables para guardar el orden, respeto, admiración de justicia, equidad laboral y social, que no siempre acaban en faltas o llamadas de atención al reglamento o código de honor, pues por desgracia abundan las insolencias y agravios sancionables penalmente.

La ofensa penal más dañina es la cleptocracia, impunidad derivada del poder autoritario al permitir el robo y saqueo de los recursos financieros, fiscales, incluso naturales, institucionalizando la corrupción, el nepotismo, el clientelismo político y la malversación de acciones delictivas que quedan solapadas por el sistema político, otorgando salvoconductos y justificaciones que favorecen a funcionarios y empresarios que dañan.

La nueva contraloría ética 2020, deberá ser capaz de denunciar cualquier desvío de manejos de recursos financieros y afectaciones contables irregulares que puedan crear artificios o simulaciones impropias o coludidas para un enriquecimiento ilegal, motivado por desvíos del flujo del control presupuestal, el cual deberá destacar medidas escrupulosas en la supervisión, incluso, en el caso del Estado con el apoyo de la función pública y las contralorías sociales que ya cuentan con más facultades de supervisión y participación.

La dedicación constante del contralor ético 2020 deberá contener un enfoque informativo de cuantificación previsora de principios prudenciales y actuación cualitativa protectora de valores patrimoniales, para fomentar sabiduría normativa en consciencia del contralor contable de calidad, confianza, convicción, certeza, creatividad, congruencia, credibilidad correcta, condescendencia con las contraprestaciones y convenios contraídos en el ejercicio presupuestal. También podrá participar en diferentes comités y dar propuestas; como, por ejemplo, en materia ecológica, como el compartir transportes entre compañeros. Proponer fuentes de financiamientos y apoyos productivos, escolares, laborales, jurídicos y sociales viables a su entorno. Las entidades de éxito son las que estimulan y atienden de forma integral a sus colaboradores para crear procesos de crecimiento para el bienestar personal, dentro del progreso existencial, educacional, económico, emotivo, cultural, salud, deporte, seguridad, prevención de contingencias y pasatiempo humano recreativo del ser.

Una cualidad de un verdadero profesional es aquel que colabora para que el mundo y su medio ambiente sean mejor, para ello es necesario reestructurar su administración de gobernar y controlar sanamente la envestidura de la autoridad, no es posible seguir viviendo en tanta desigualdad, inseguridad e injusticia social y laboral, debemos obligarnos a trabajar para el bien de la humanidad y rescatar las graves afectaciones al medio ambiente y no solo para crear utilidades a favor de unos cuantos. Los ejecutivos gobernantes y empresarios deberán echar mano de nuevas medidas para salvar el futuro del planeta mejorando el talante ecológico y sustentable para un ecosistema que favorezca el desarrollo y continuidad de vida, haciendo lo correcto y decente de un control ético. No es correcto, ni decente, ni justo que el 1% de los seres humanos sean dueños del 98% de la riqueza del planeta y que además estén acabando con los recursos naturales.

El paradigma destacado de la contraloría ética 2020 es reconsiderar un nuevo escaparate de razonabilidad evolutiva de integrar y adicionar conceptos en la organización con actividades globales que involucren certeza ética en contaduría y otras materias intrínsecas. En estricto sentido, el contralor debe colaborar de forma correcta en la supervisión de la erogación de los recursos financieros asignados a las partidas presupuestales autorizadas previamente para ejercer los consumos e inversiones planeadas, bajo un esquema previo durante un periodo contable o ejercicio fiscal anual, a fin de vigilar e inspeccionar que la conducta sea eficiente, servicial, útil, ética, comprobable, oportuna y apta a las políticas establecidas por la autoridad competente, en la administración de los gastos, acatamiento técnico a reglas de aplicaciones procedentes, apego al catálogo de cuentas contables, cumplimiento de requisitos fiscales y por supuesto a las Normas de Información Financiera (NIF).

La Contraloría también debe lograr proteger el patrimonio de la entidad y gestionar todas las medidas necesarias para mejorar el control interno y evitar riesgos incensarios, para mantener la supervisión requerida de custodiar e invertir los valores y recursos financieros de una entidad, dando paso a políticas para mantener los sistemas de información tecnológica que permitan contar con una vigilancia de activos y operaciones para cuidar y acrecentar el capital invertido, permitiendo la continuidad de utilidades que favorezcan a la empresa, sus accionistas, trabajadores, proveedores, pago de impuestos y contribuciones sociales, provocando desarrollo productivo y económico para el bien común.

Las autoridades superiores correspondientes de cada entidad pública y privada, deberán de dotar con mayores atribuciones o incluir al perfil de todo contralor, aparte de los aspectos conocidos, como la actualización del control interno derivado de las recomendaciones de auditoría y observaciones derivadas por cambios legales en su operación; algunos nuevos requisitos profesionales del contralor 2020, pueden ser los siguientes:

  1. Estandarización de beneficios de servicios bancarios y fuentes de financiamiento.
  2. Experiencia actualizada en normatividad ética, financiera, gobiernos y contaduría.
  3. Estudios directivos, transparencia, mediación, liderazgo y rendición de cuentas.
  4. Ecología y sustentabilidad en prevención, cuidado y protección del medio ambiente.
  5. Enseñanza y respeto a los derechos humanos, para la prevención y convivencia.
  6. Expertis basica en protección civil, primeros auxilios, emergencias y resiliencia.
  7. Estrategias y uso de conceptos en dinámica mental a favor del desarrollo humano.
  8. Economía y complejidad para oportunidades tecnológicas, servicios y productos.
  9. Educación renovada de principios y reingeniería de valores morales y cívicos.
  10. Establecer manuales anticorrupción, códigos de ética y prevención de conflictos.
  11. Eficiencia organizacional y tecnológica para cumplir la gestión de fiscalización.
  12. Evolución de sistemas de ciberseguridad digital, biométrica, portales, accesos, etc.
  13. Entendimiento de su entorno regulatorio operativo con aplicación técnica y ética.
  14. Especialización normativa y certificación de procesos oficiales y voluntarios.
  15. Estabilidad y protección patrimonial, aseguramiento y afianzamiento presupuestal.
  16. Esmero legal en prevenir e identificar operaciones financieras de procedencia ilícita.
  17. Evaluación del manual de enlace de recursos financieros del control presupuestal.
  18. Ejercicio proactivo de estiramiento y meditación para combatir cansancio y estrés.
  19. Entusiasmo, iniciativa, capacidad y anticipación a problemas o necesidades futuras.

Todo contralor ya sea de empresas privadas o actividades públicas, deberá desempeñar la estrategia necesaria para cumplir con sus metas, a que haya lugar en cada entidad, para permitir el flujo ágil de las erogaciones de los recursos financieros dentro del contexto administrativo, contable, financiero, fiscal, sustentable y legal de lo correcto para lograr una planeación ética, estratégica, táctica, operativa y de posibles contingencias, a fin de consolidar las diferentes alternativas preventivas y acciones determinadas por las normas, reglas o disposiciones legales. Incluyendo los manuales de organización y procedimientos, normales y de emergencias, códigos de conducta, prevención y eficientizar la fiscalización.

La estructura normativa de cada entidad puede variar de acuerdo al giro y objetivo del manejo, control y coordinación de los recursos financieros, para ello se debe incluir la misión, visión, principios, filosofía, estructura operativa, estatuto, acuerdos, lineamientos, bases de coordinación y convenios, manual de organización, catálogo de cuentas, descripción y perfil de los puestos, manual de organización y procedimientos, atribuciones, responsabilidades y funciones autorizadas, actualizadas, capacitadas y difundidas.

La Contraloría 2020 puede ser la consciencia ética y la responsabilidad profesional humana para buscar el aprovechamiento estratégico para la armonía y el buen trato de una conducta que beneficie una mejor calidad de vida presupuestal con seguridad y justicia en la distribución de la riqueza y las condiciones de oportunidad para el buen vivir de la sociedad.

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez
Consultor en Consciencia Ética y Responsabilidad Profesional
Colaborador de Veritas online
cpcvicenterobleda@hotmail.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Twitter

Felicitaciones por su entrega y profesionalismo. #DíaDelContador

Los requisitos para solicitar a la Secretaría de Energía los permisos previos con vigencia de un año para la importación y exportación de hidrocarburos y petrolíferos ya están en vigor. Un artículo de Antonio González Rodríguez.

Load More...
A %d blogueros les gusta esto: