Veritas Online

Recientes

Constitución moral: Consolidación copartícipe en conciencia constitucional con convicción cosmopolita de conducta y convivencia ciudadana

diciembre 06
11:14 2018

En atención a la convocatoria sobre la constitución moral para el año de 2019 por parte del ejecutivo federal designado para gobernar México por el periodo de los años 2018-2024 y derivado del escrutinio global de la desvergüenza en el saqueo de los recursos naturales y financieros por parte de la inmoralidad de personas que han traicionado la confianza del pueblo y que han afectado el progreso económico nacional y las formas de la decencias en el comportamiento de la sociedad. Se estima congruente la participación ciudadana para contribuir en la llamada cuarta transformación a favor del progreso del bien común social.

El verdadero poder transformador solo es posible por convencimiento purificador interno y colaboración participativa en todos los aspectos de la sociedad, de adentro hacia fuera, para ello es indispensable saber comunicar e informar, capacitar y enseñar conductas nuevas de educación y tolerancia, a fin de transmitir la importancia de andar con cuidado ante tanta estafa, timo y abuso que se han permitido en diversos asuntos corruptibles.

También es vital para la inteligencia del sentir del corazón, conducirse con amabilidad, cortesía y respeto con uno mismo y los demás seres que conforman nuestro medio ambiente. Debemos reaprender nuevas maneras de vida más saludable, iniciando en la apreciación y desarrollo de nuestros sentidos y niveles de inteligencia en conciencia, evaluando los valores morales llevándolos a la práctica por nosotros mismos, así como atendernos y cuidarnos de forma mental, física, emocional y espiritual que permitan estar en posibilidad de consolidar y ser copartícipes de una tolerancia íntegra y digna de establecer los elementos correctos e instrucciones formativas más ciertas para obtener una mejor convicción animada y universal para propiciar las condiciones de lograr comunicación franca, comprensión fraterna, admiración fructífera y respeto fortalecido para el reencuentro feliz de una buena conducta y convivencia ciudadana por el bien humano.

Es preciso crear una fuente inspiradora interna de cada mexicano para conformar una nueva actitud,  condescender de forma apropiada, correcta y tolerante, debemos tomar lo mejor del comportamiento de otros países y ayudar a otros con un código universal de conducta y tratar de rescatar los valores de la cortesía dentro de la decencia educacional para impulsar una nueva cultura de equidad dentro de una convivencia armónica y acatamientos formativos para reiterar la virtud e identidad ideológica de quienes han dedicado su vida a defender el desarrollo y derechos humanos de pactar a favor de las buenas costumbres, anteriores y nuevas, donde prevalezca el criterio más acorde.

Necesitamos regresar a la obediencia, al buen gusto por saber respetar, comunicar, admirar y comprender la importancia de una sana convicción en consciencia ética, estética, lógica y de sentido de común para establecer las buenas maneras de un criterio y una conducta anímica con mejor talante personal y un talento profesional más sano, prudente y decente.

Obligación Moral. Independientemente a la actividad a que se dedique cada persona, debe contar con una educación básica de reglas que determinan los buenos modales y normas que protegen los principios de conductas bondadosas propias, establecidas para el decoro y la virtud del buen comportamiento en la convivencia que requiere la sociedad.

Es de lamentar cómo se ha perdido la buena educación y las reglas de oro de urbanidad, las personas ya no sonríen, no saludan, no dicen gracias ni con permiso y mucho menos les gusta escuchar o ayudar. Las personas sin educación se han vuelto intolerantes, violentas, indiferentes y presas de sus defectos, vicios, debilidades; tecnologías como celulares o programas televisivos fomentan vulnerabilidades psicológicas que afectan la conducta humana en distanciamiento y olvido familiar… nuestra obligación moral es rescatar valores.

Responsabilidad ética. Independiente de la educación o cultura espiritual geográfica donde se encuentre una persona, debe conocer principios, estudiar normas y prepararse técnicamente en la convicción de los valores y en conciencia de lo que es amable para saber con entereza los conceptos del bien y los hechos que propician el mal, a fin de contar con los elementos para determinar la pulcritud, disciplina y decencia del conocimiento de los valores racionales filosóficos de lo que constituye un acto bueno, virtuoso y correcto.

La importancia de cumplir con la moral y la ética tienen su aplicabilidad por el bienestar de la conducta virtuosa en busca de la fortuna digna y diferenciar el bien del mal. Se debe acuñar la reintegración de los valores, principios y normas conductuales para esclarecer esta vida de laberintos, de abusos y confusiones donde se esconden engaños e injusticias dentro del saqueo propiciado por culpa de algunos atroces y astutos que han malversado, robado, defraudado, estafado, traicionado y despojado la convicción moral, la consciencia ética y responsabilidad profesional financiera fiscal sustentable de nuestra sociedad.

La nueva conducta moral personal y filosofía profesional que requiere un México mejor, superior y de excelencia en valores, deberá saber combinar una convicción de respeto absoluto a los derechos humanos y la admiración a su perfeccionamiento del cuidado en la atención y cumplimiento en la satisfacción de sus necesidades de tipo; fisiológico, educacional, sanitario, seguridad, afiliatorio, tecnológico, reconocimiento y autorrealización de las metas existenciales de una óptima forma de vida, para ello es imprescindible interrelacionar las necesidades y los valores de forma adecuada los tiempos, circunstancias, principios y objetivos del ser humano:

Ha llegado una nueva oportunidad de relacionar al menos estos conceptos y facultades anímicas para encontrar la unión del Ser interno dentro del bosque místico de la capacidad neuronal y la riqueza de la naturaleza ambiental cósmica más propicia que nos permita descubrir la magia sinigual de abrir los ojos del alma e iniciar un nuevo ciclo de vida sideral, simbiótico, sutil, servicial, sistemático, sistémico y situacional dentro de la logística ancestral y holística universal que atrae el encanto del poder mental dentro del dominio de la sanación de un correcto y acertado comportamiento moral necesario para el bien cívico, higiene, urbanidad, seguridad, equilibrio, congruencia, medio ambiente, tolerancia, rectitud, aseo, decoro, actitud, cortesía, aptitud, laboriosidad, bondad, ayuda al prójimo, buena educación, buenas maneras, discreción, cultura y buena conducta para la mente, cuerpo y emotividad del alma y nobleza del respeto a la familia, sociedad, patria, humanidad y la naturaleza.

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez
Consultor en Consciencia Ética y Responsabilidad Profesional
Colaborador de Veritas online
cpcvicenterobleda@hotmail.com

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: