Veritas Online

Ética

Conciencia ética para el medio ambiente sustentable

Conciencia ética para el medio ambiente sustentable
junio 05
2019

El 5 de junio Día Internacional del Medio Ambiente, fecha en la que recordamos la necesidad de aportar mejoras sustanciales para protegernos de contaminantes que afectan drásticamente al planeta y la forma lógica de salvaguardar una conducta de vida saludable y apropiada.

El respeto es un principio universal para demostrar una sana educación al conducirse con mesura en la sociedad, es la capacidad de reflexionar para corregir lo malo y meditar sobre la buena comunicación interna y externa a fin de comprender y manifestar el contenido de admirar y colaborar para compartir ideas sustentables como alta prioridad del cuidado de nuestro medio ambiente.

Literal nos estamos autodestruyendo, la naturaleza, la conciencia ética, la responsabilidad personal, profesional y social han sido vejadas de forma insólita e incongruente ante la inconsciencia de los intereses creados, producto de la falta de valores y del abuso de poder, demostrado por la soberbia y complicidad de la maldad, tanto de las diversas autoridades como la desidia de la mayoría de la ciudadanía que prefiere su comodidad e ignorar el daño fatal a su habitad, esperando a que el gobierno lo solucione.

Ya estamos advertidos de la destrucción anticipada de nuestra especie, hace medio siglo se enseñaba que el planeta podría subsistir 200 millones de años, de seguir a este paso devastador de afectación climática por el exceso de carbono, de inconsciencia gubernamental, ambición desmedida empresarial y falta de responsabilidad participativa, quizá algunos logren vivir medio siglo más con una transparencia de aire y moral digna, de ahí la importancia vital de enfocarnos en actos prioritarios, luchando en favor de una convicción razonada de lo que es correcto dentro de una conducta ética honorable que salvaguarde las amenazas insanas al medio ambiente y dejar de afectarlo.

PELIGROS Y OMISIONES QUE CONTAMINAN NUESTRO MEDIO AMBIENTE

  1. Pérdida de interés y aplicación de educación y legalidad ecológica participativa.
  2. Emisión constante de contaminantes de la rama industrial y automotriz.
  3. Ligereza por intereses creados para atrasar y evitar el uso de tecnologías limpias.
  4. Industria automotriz, bebidas, medicina y alimentos que son causantes de cáncer.
  5. Grupo de empresas que desorientan y engañan con productos contaminantes.
  6. Ausencia de reforestación y de tecnología que permita mejorar el aire en azoteas.
  7. Omisión al cuidado de la fauna por exceso de plásticos y la falta de conciencia.
  8. Servicios desmedidos de luz por servidores al no borrar mensajes en celulares.

Existen miles de estudios, protestas, informes, acuerdos, reglamentos, convenios, leyes y normas que están en papel, promesas e iniciativas bien intencionadas, lamentablemente la falta de información y los intereses creados son superiores e imaginarios en un mundo de indiferencia y falta de respeto a la biodiversidad que requiere la naturaleza armónica.

Es importante echar en cara nuestro proceder cotidiano y comprender que para mejorar el hábitat y la sustentabilidad de nuestro medio ambiente, es necesario recordar que todo exceso es tan malo como las plagas modernas endémicas surgidas por las “12 I”: ilegalidad, informalidad, incompetencia, intolerancia, indiferencia, ignorancia, indecisión, inconsciencia, insolencia, impunidad, idiotez e impulso de hacer las cosas rápidas y con el autoexceso de confianza, que por lo general recae en constantes errores, arbitrariedades y saqueos de recursos naturales, más contaminación excesiva.

Es incorrecto el no respetar la naturaleza, incluyéndose uno mismo, como el hecho de trabajar en algo que no satisface nuestras expectativas, desempeños y resultados de nuestras actividades. Cursemos y capacitemos el compartir convicción consciente de competir, crear, creer y crecer con cualidad, calidad, congruencia y capacidad para comunicar y comprender la categoría de contribuir de formas SUECAS (Servicios Útiles Éticos Conscientes Aptos y Sustentables).

La falta de congruencia de trabajar de forma solidaria, ecológica, productiva y satisfactoria, es una de las principales fuentes de contaminación de nuestro medio ambiente. Cuando no podemos hacer lo que en verdad amamos con alma, cuerpo y mente perdemos bienestar psicológico derivado de la frustración, estrés, mal humor, negatividad y autocontaminación.

Se puede pensar que es indigno de la inteligencia humana no hacer lo que amamos, y mucho más no participar con nuestros dones a favor de la comunidad, situación que puede provocar desánimo, insatisfacción, desengaño y evitar el desarrollo de prosperidad natural, dejando como resultado una autocontaminación ambiental. El trabajar en lo que no te gusta, respirar, comer y beber lo que te daña, el no ejercitarte y meditar para enfocar nuestro Sistema Universal Ético de Energía Emotiva de Responsabilidad al Trabajo y Estudio Sustentable (SUEEERTES) limita nuestra Fortuna Bendita de Bienestar Iluminado (FBBI), que, a decir del maestro José Vasconcelos, “merece luchar nuestra raza cósmica”.

La falta de respeto ecológico es como la verdad, duele para los amantes de las “12 I”, ya que siempre van a encontrar justificaciones a su falta de valor y entereza, en algunos casos se convierte en soberbia inhumana de la capacidad grotesca para corromper la naturaleza y destruir la belleza bienaventurada del buen ser, caracterizada por la falta de tacto, educación y resignación de creer que lo malo es bueno, con tal de que le produzca beneficios a una minoría con abuso consciente e inequidad inconsciente de las mayorías.

La falta de empoderamiento digno y rectitud legítima de conexión entre la inteligencia del corazón y el razonamiento de los sentidos, nos limita, de forma perniciosa, a pensar que no podemos contribuir en salvar al mundo, vivimos en la ceguera indiferente del error y horror.

La grandeza humana “diosificada” está entrelazada en agradecer con humildad, perdonar sin rencor y aceptar errores para crecer consciente, liberado y descontaminado, usando los valores anímicos de tolerancia y reconocimiento de lo que es correcto, prudente y lleno de entereza para la mente, cuerpo y alma de la gente, que son necesarios para el progreso existencial de una mejor calidad de vida dentro de un medio ambiente sustentable.

En términos simples y sensatos tenemos que amar limpiamente todo lo que nos rodea en nuestro medio ambiente, debemos respetar a todas las formas de vida de la naturaleza. Comencemos con mejoras de comunicación, admiración y comprensión a todas las personas con agrado y tolerancia para solucionar los problemas de contaminación mental y ambiental.

La sustentabilidad ética se da dentro de los rasgos psicológicos más estables a lo largo de la vida y, la razón por la cual algunos seres humanos resaltan más que otros es por su nivel de conciencia de saber la importancia de dedicarse a lo que quieren para desarrollar sus habilidades a favor de un mundo limpio, que incluye el amor al prójimo y a la naturaleza.

En el trabajo, puede ser determinante para conseguir cosas materiales, pero la convicción en conciencia ética y responsabilidad profesional financiera fiscal sustentable es vital para salvar al mundo y permitir que nuevas generaciones logren su permanencia y progreso.

Nuestro deber es adquirir comprensión e impregnar comunicación de valores, desbordar ejemplos de respeto con agradecimiento y principios con la admiración de lo bueno y bello de saber lo que es correcto para uno mismo y el medio ambiente. Empecemos a luchar por combatir el confort de la indiferencia e ignorar lo malo del día a día. México, nuestra familia, vecinos, amigos y compañeros necesitan ayuda de tu aportación e iniciativa de comportamiento ético, estético, emotivo y lleno de energía ecológica y participativa.

Afortunadamente, ya se están viendo resultados esperanzadores por los compromisos a corto plazo de evitar el uso del plástico; también de árboles tecnológicos para azoteas elaborados en recipientes con algas y composta que uno sólo equivale a la absorción de bióxido de carbono de más de 100 árboles, así como elaboración de casas ecológicas y térmicas con botellas de plástico, entre otras noticias buenas de energía solar.

Sin embargo, hay que mencionar que a partir de la Conferencia de las Partes (COP21, por sus siglas en inglés) en París 2015, cumbre constituida por 195 países que buscan compromisos reales para combatir los gases de efecto invernadero, se demostró que uno de los principales contaminantes son el uso indiscriminado de celulares, sobre todo de la inconsciencia de guardar mensajes y el uso de las tecnologías de información. Cada correo no borrado necesita un espacio en un servidor; el mantenerlos prendidos diario y su incremento exponencial, más su requerimiento eléctrico, es contaminación abrumadora.

Es importante destacar que existen compromisos con grandes empresas para contribuir a la protección al medio ambiente, así como luchadores incansables en limpiar playas, calles, ríos y demás inquietudes por seres humanos conscientes, decentes y considerados en mejorar el hábitat del planeta.

México es el tercer país más contaminante, lo sorprendente es que la CDMX comparte el séptimo lugar con el estado de Puebla.

Estimado lector, te invito a compartir una nueva cultura ecológica; aprendamos a borrar los mensajes del celular todos los días, guarda sólo los que realmente vas a usar, es como poner la basura en su lugar, tu medio ambiente te lo agradecerá y tus hijos mucho más.

Aprendamos a ser un digno CPC, Colaborador Permanente en Consciencia.

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez
Consultor en Consciencia Ética y Responsabilidad Profesional
Colaborador de Veritas online
cpcvicenterobleda@hotmail.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

A %d blogueros les gusta esto: