Veritas Online

Ejercicio Profesional

Comunicación de información financiera. Un área de mejora

Comunicación de información financiera. Un área de mejora
junio 01
07:00 2017

Las entidades deben procurar que la información y datos que emiten en sus estados financieros aporten valor, así como que la redacción, organización y exposición en general sean comprensibles y útiles.

Somos muchos los que estamos de alguna manera relacionados con la información financiera en general y son también muchas las maneras en que se distingue la naturaleza de nuestro interés por la misma. Algunos requieren la información financiera para administrar sus negocios, otros la necesitan para formarse un juicio que fundamente sus decisiones de inversión, hay quienes la preparan, la auditan o quienes regulan la información financiera que debe ser comunicada cuando el destinatario es el público en general. Lo que es un hecho es que dada la variedad de intereses que existen sobre la información financiera en general, sería imposible diseñar o establecer una forma única para su comunicación que satisfaga a todos los interesados.

La información financiera puede verse incluida en reportes internos o en estados financieros formales. Los reportes internos pueden ser reportes diseñados para satisfacer necesidades de información para administrar el día con día de los ingresos, costos o flujos únicamente, o bien, tratarse de reportes confeccionados para el propósito de consolidarse en alguna entidad que controle a la que genera el reporte. Los estados financieros formales por otro lado, pueden servir diferentes fines y pueden dividirse en estados financieros preparados para un fin específico, y aquellos preparados para uso general.

Como ejemplo de los primeros, podemos mencionar aquellos que los interesados clave de una entidad sin fines de lucro ocupan para tomar decisiones o para controlar los flujos de efectivo. Generalmente, los preparadores de este tipo de estados financieros siguen las especificaciones establecidas por los usuarios para satisfacer sus necesidades y, por ende, aunque la información que contienen es muy útil para los usuarios, muy probablemente podría no serlo para quienes estén fuera de la organización y, por tanto, la información generada de dicha forma y sin seguir una normatividad reconocida podría no ser usada para fines de uso general.

Pero aun tratándose de los estados financieros preparados para uso general siguiendo una normatividad reconocida, estos pueden presentar dificultades para sus lectores debido a que la información presentada podría ser inútil, insuficiente o confusa. Otra C.P.C. Alejandro Morán Sámano Socio Director de Administración de Riesgos de EY e Integrante del Consejo Editorial de la revista Veritas alejandro.moran@mx.ey.com Las entidades deben procurar que la información y datos que emiten en sus estados financieros aporten valor, así como que la redacción, organización y exposición en general sean comprensibles y útiles. complicación consiste en que los estados financieros de uso general pueden ser utilizados para diversos fines que van desde los propósitos legales en asamblea de accionistas hasta su inclusión en la información reportada a la bolsa, como es el caso de entidades cuya deuda o capital se cotiza públicamente.

Como podemos observar son muchas las aristas alrededor de la utilidad de la información financiera que podrían ameritar un análisis, pero por lo pronto, abordemos algunos aspectos adicionales relacionados con la información financiera contenida en los estados financieros de uso general.

Algunos organismos emisores de normas de información financiera, entre ellos el International Accounting Standards Board (IASB), que es un organismo internacional, y el Financial Accounting Standards Board (FASB) de los Estados Unidos, han comenzado, desde tiempo atrás, proyectos encaminados a la identificación de áreas de mejora dentro de las prácticas actuales de elaboración de información financiera. A través de estos proyectos es que han identificado algunas áreas prioritarias en las que deberán trabajar:

  • Se han dado cuenta de que en algunos casos, las entidades revelan dentro de sus estados financieros información que no es relevante.
  • En el otro extremo, se encontraron casos donde las entidades no revelan toda la información que podría considerarse relevante.
  • Identificaron casos en que, si bien se determinó que sí se estaba revelando la información considerada como relevante, dicha información no estaba siendo comunicada de manera efectiva.
  • Por si no fuera suficiente lo anterior, el IASB ha identificado una creciente práctica en el uso de indicadores o mediciones alternativas que se construyen a partir de la información financiera. Por ejemplo, utilidad de operación, excluyendo gastos por depreciación, algún indicador de utilidad con una mezcla de flujo de efectivo, etcétera.

Una de las mejoras promovidas es la claridad que debe tener la información corporativa para facilitar su evaluación”.

Es debido a lo anterior que los emisores de normas de información financiera se han dado a la tarea de atender estos cuestionamientos, no solo a través de cambios directos en las normas vigentes o en proceso de emisión, sino a través de proyectos más ambiciosos e integrales en los cuales se encuentran trabajando. Por ejemplo, se ha promovido un debate sobre la forma en que se puede mejorar la claridad de la información corporativa, para efectos de facilitar la evaluación del valor a largo plazo que crean las entidades. Este debate no se limita a aspectos de información financiera, también versa sobre otras formas de información generada por la administración de las entidades, tales como información ambiental, social o relacionada con su gobierno corporativo.

Por lo pronto y en tanto no se lleven a cabo las medidas necesarias para mejorar la calidad de la información financiera, particularmente para uso de inversionistas, las entidades deberán procurar la reflexión sobre qué datos mostrar en los estados financieros que emitan y qué datos no aportan valor. También tendrán que retar la redacción, organización y exposición en general en las notas de los estados financieros que consideren relevantes y útiles para los lectores. Para comenzar, los preparadores de información financiera pueden hacer el ejercicio de dejar atrás el enfoque de “cumplimiento de reglas” (o como se dice en el medio, el llenado del checklist solo por cumplir) y dar lugar a la determinación de qué información financiera puede ser útil para sus inversionistas. Esta práctica seguramente representaría un paso hacia el objetivo de mejorar la información financiera.

C.P.C. Alejandro Morán Sámano
Socio Director de Administración de Riesgos de EY e Integrante del Consejo Editorial de la revista Veritas
alejandro.moran@mx.ey.com

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: