Veritas Online

Recientes

Compilación de Valores Éticos

Compilación de Valores Éticos
julio 31
15:42 2014

El gremio contable debe seguir sumándose a las acciones concretas para reivindicar la consciencia y compromiso social que se le deben exigir a toda persona que dignifique e intervenga en el proceso de la enseñanza y servicios profesionales, para mejorar la calidad técnica, ética, deontológica, sustentable, condescendiente y emotiva dentro de la instrucción, así como exigir la sana aptitud del deber comprometido y la actitud del bien hacer de la consciencia universal derivada de una íntegra vocación, el buen juicio  responsable y cortés, la razón del sentido común del bien educar, la libertad de una sana formación y tolerancia, la  justicia social y la ética universal educacional profesional que el pueblo de México exige.

La consciencia universal constituye una aportación para auxiliar a reflexionar sobre la importancia del conjunto de normas éticas escolares, morales en lo familiar, condescendientes en el trato, sustentables en lo social y de responsabilidad profesional en la enseñanza por preservar los valores de buenas costumbres y cortesía.

La sana y transparente ejecución de la profesión y compromiso desde el punto de vista  de los valores de la consciencia humana, se basa en principios y conceptos generales que contribuyen a fijar las normas necesarias y los criterios prudenciales de la constancia y buenos hábitos, que optimicen la actitud y personalidad de los promotores de la educación continua y servicios profesionales contables, a fin de perfeccionar la conducta y actuación competitiva y colegial en pro de la abundancia financiera y bienestar con seguridad social,  para un México verde, digno y próspero.

No existe en la vida nada más importante que la buena educación y la ética, porque de ellas depende el progreso de la humanidad en cualquier actividad económica o productiva que pueda desarrollar.

La esencia de los valores internos de la consciencia ética educacional está afirmada por la formación del carácter en busca de la excelencia, que se forja con la bondad de los hábitos y buenas costumbres aceptadas con los principios que evalúan la eficiencia y aptitud en la toma de decisiones, que nacen de la convicción de hacer las cosas mejor cada día, dentro de un ámbito creativo para dar resultados eficaces derivados de una actitud pro positiva en la solución de problemas cotidianos.

Se invita a todo profesional a realizar una compilación de principios y valores, que contribuyan a compartir diferentes alicientes para el crecimiento personal consciente, para contar como un aliado en el convencimiento honesto y profundo de las nuevas necesidades imperiosas de autocrítica y reflexión de cambiar los paradigmas existenciales de las injusticias e ineficiencias creadas a través del confort y dispendio.

En este sentido urge encaminar una nueva ruta llena de entusiastas formas en el comportamiento de los verdaderos profesionales y profesores conscientes, dotándolos de los elementos que les permitan actuar con talento emotivo y verdadero valor conductual.

La aportación de una compilación se basa en la bondad de la nobleza y conocimiento de valor interno que se debe encaminar a poder concientizar, intuir, estudiar y dar seguimiento a la intención de fomentar la creación de un nuevo estilo para vivir con más armonía y sabiduría educacional, profesional, responsabilidad sustentable y humana.

Es impostergable señalar la necesidad de implementar las condiciones morales, justas y normativas que permitan las salvaguardas que establezcan claramente las referencias que puedan implicar las amenazas ante la dignidad personal, principios profesionales, derechos humanos, laborales, seguridad y de sana convivencia profesional.

Necesitamos atender la participación conjunta de una nueva ideología para implementar una solución verdadera para depurar la deslealtad vocacional y falta de ética de la terrible realidad de tener que aceptar que existe gente corrupta, que denigra y empaña la imagen de los baluartes universitarios y profesionistas que han cumplido con una carrera que amerita un reconocimiento de lealtad a su convicción, así como el tesón de los colegiados.

Los contadores de vocación y convicción profesional sin duda son éticos, responsables, educados y todos conocen el valor del criterio prudencial y del sentido común para comprender la necesidad de contar con principios universales como: El Amor y Perdón, Admiración y Respeto, Belleza y Bondad, Comunicación y Comprensión, Diligencia y Decencia, Estudio, Esmero, Fraternidad, Fortaleza, Gratitud, Gentileza, Honradez, Honor, Integridad, Imparcialidad, Justicia, Jovial, Limpieza, Lealtad, Meditar, Misericordia, Naturalidad, Neutralidad, Orden, Optimismo, Puntualidad, Prudencia, Respeto, Responsabilidad, Sabiduría, Solidaridad, Tolerancia, Templanza, Unidad, Universalidad, Valentía y Veracidad, y demás conceptos que proceden de las buenas costumbres, trato con decoro y cortesía.

El deseo de toda persona con sentido común y justicia social es que el Profesional cumpla con sus obligaciones que emanan de las leyes, entre ellas la buena educación, que en un sentido más amplio consiste en consolidar la preparación integral de los conocimientos y habilidades reales de conformidad a sus capacidades y apego a normas de trabajo.

La responsabilidad de cualquier colegio con integridad estriba en lograr contribuir a desarrollar los dones y virtudes de sus agremiados, mediante una preparación y capacitación adecuada, lograr encaminar a investigar, analizar, evaluar, documentar, planear, organizar, supervisar, alentar y enseñar a saber qué hacer con la preparación recibida e información proporcionada.

Hay que descubrir los talentos y encaminarlos en sus proyectos con base a sus inteligencias y desarrollo de sentidos, hay que darles experiencias y prácticas que les permitan tomar decisiones para que el cerebro consienta a cada mente y avive la solución del espíritu emprendedor y confianza de realización.

La aplicación práctica de las formas éticas debe ser en beneficio de la sociedad  productiva, dando paso anticipado al logro de oportunidades, donde los resultados y evaluaciones de cada Contador den alicientes adicionales de crecimiento e inteligencia emocional, cuyo principal objetivo sea crear autoconfianza en el desarrollo humano de cada profesionista, más todas las diversas ramas del conocimiento técnico, ético y sustentable.

Los elementos éticos permanentes en la educación continua que se deben considerar son: Consciencia del compromiso moral y responsabilidad de una actitud profesional, desarrollo de inteligencias y aptitudes, sentidos y buenas maneras, sistemas y técnicas de trabajo, disciplinas y hábitos de cortesía, meditación y reflexión, conducta ecológica y sustentable, derechos humanos y protección civil, prevención y primeros auxilios, disertación profesional, humor recreativo, afecto solidario, activación corporal, nutrición, seguridad e higiene, tecnología, dinámica mental, mediación y legalidad, arte y cultura, auxilio en viajes y turismo, clubs de lectura o juegos, equipos de trabajo, rutinas diarias de ejercitación, oratoria y redacción, así como los propios de las materias de la profesión.

Es viable tomar en cuenta una actitud solidaria y de comunicación congruente entre colegas, reducir el nivel de estrés con momentos de ejercitaciones y meditación, solucionando problemas interpretativos en  la aplicación de valores éticos, a favor de la prudencia y constancia que se deben incluir en la enseñanza de formación y asesoramiento por parte de los profesores.

Es preciso recordar que el futuro de nuestro país depende de lo que hagamos hoy, por complementar y apuntalar la educación de nuestros niños y jóvenes. Demos sentido al porvenir de la profesión y dirijamos los esfuerzos para lograr una sociedad de valores, conocimiento y excelencia.

Se requiere de un desarrollo personal continuo, partiendo que para ser un profesional de calidad antes que nada debe de ser un adulto de calidad con capacidad e interés por crecer en lo intelectual, lo racional, lo emocional y lo ético.

El contador debe poseer un conjunto de destrezas docentes que le permitan alcanzar y ejercer un rol de liderazgo pedagógico amparado en la práctica, manteniendo unas excelentes relaciones humanas que finalizarán enriqueciendo la convivencia y fortaleciendo el prestigio y la buena imagen, así mismo infundir el amor a la ciencia que enseña, transmitiendo buenas ideas, sentimientos nobles y valores morales que permitan completar una formación integral.

 

SI YO FUERA ÉTICO

“Apreciable vida:

Hoy comprendí que lo mejor que tengo es poder respirar con libertad y poder meditar sobre lo que verdaderamente es importante en la vida y por lo general no es costoso, he descubierto que la vida se da con una mejor actitud, sencilla y en paz, pero necesito y quiero confesar mis desdichas humanas para que les sirvan de reflexión y pundonor.

Me da pena castigable de vergüenza por haber faltado a los principios éticos profesionales, por tener doble moral con doble puesto para ser más importante al auditar y ser comisario de un corporativo que quise velar por sus intereses, sin guardar la independencia y ayudarle a estar lo mejor posible fiscal y financieramente, me arrepiento haber cotizado trabajos por vía telefónica sin saber el grado de honradez del cliente, de haber abusado de mi conocimiento ante la ignorancia de mis clientes, me siento un ruin por no pagar mis impuestos y los de mis clientes con verdadero apego al espíritu de la ley.

Me da tristeza mi situación traicionera, alevosa, ventajosa, egoísta, envidiosa y crítica de quienes tratan de sobresalir, mi ambición desmedida, mi estupidez por falta de sentido común y mi cantaleta de hablar de la grandeza material y moral de lo que hizo mi padre, siempre escudándome y decepcionándolo, me arrepiento de ser chismoso y presumido, de conducirme con hipocresía y presunción, de no ser cortes y tolerante, de ser fastidioso, de no cambiarme mis zapatos y calcetines y haber incomodado por falta de higiene y cuidado de mi imagen, por mi falta de cortesía y educación a las buenas costumbres de presumir mis conocidos y relaciones pudientes, de presumir mis logros, mis hijos, mi ropa, mi esposa, mis accesorios, mi familia, mi casa, viajes y mi auto, me arrepiento de haber recibido elogios inmerecidos y haber aceptado corruptelas y negociaciones ventajosas, de no cumplir con mis trabajos y responsabilidades sociales.

Perdón por no saber decir Perdón, simplemente me he vaciado y lo he olvidado.

Hoy vuelvo a nacer con la intención de mejorar las aptitudes y actitudes alentando la aplicación en todos los niveles de la consciencia y valor de la ética sustentable en el uso de habilidades, talentos, sentidos e inteligencias en pro del beneficio social. Hoy inicio de forma más sutil en la emoción y aprovechamiento de la necesidad de aportar una alternativa viable de temas complementarios para mejorar las maneras de un buen vivir, que pueda servir para normar y compartir los fundamentos en la elaboración de una recopilación basada en valores internos de optimización de verdad y ética profesional”.

Queridos colegas, esta confesión anónima proviene de la vida profesional de un Contador.

 

Por C. P. C. Vicente Robleda Velázquez

Socio y colaborador del Colegio de Contadores Públicos de México

cpcvicenterobleda@hotmail.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: