Veritas Online

Enigma Contable

¿Cómo lograr que las personas sean adictas a los buenos hábitos?

¿Cómo lograr que las personas sean adictas a los buenos hábitos?
abril 01
07:14 2018

¿Si existe adicción a los malos hábitos será que también pueda existir a los buenos? Esta pregunta se la hicieron Reshmaan Hussam y varios de sus colegas al investigar por qué las personas en algunos países en vías de desarrollo no se lavaban las manos con agua y jabón, aunque sabían que este hábito podría salvarles sus vidas, reduciendo de manera significativa la probabilidad de contraer enfermedades infecciosas del estómago y pulmonares.

Hussam y sus colegas descubrieron que las personas no se lavan las manos con jabón por la misma razón que la mayoría de nosotros no corre tres millas cada mañana o bebe ocho vasos de agua todos los días, a pesar de que nuestros doctores nos dan consejos sobre los beneficios del ejercicio cardiovascular y la hidratación. No es que estemos desinformados, seamos incapaces o flojos, es que simplemente no tenemos el hábito de hacerlo.

El experimento de campo realizado se basó en la teoría de la Adicción racional, desarrollada por los economistas Gary Becker y Kevin Murphy, en la que se establece que las adicciones no son necesariamente irracionales. Por el contrario, las personas a menudo se involucran voluntariamente en un comportamiento particular, a pesar de saber que aumentará su deseo de participar en ese comportamiento en el futuro (es decir, convertirse en adicto). Como adictos racionales, las personas pueden evaluar los costos y beneficios de su comportamiento actual, teniendo en cuenta sus implicaciones para el futuro, y con base en ello elegir participar.

Los investigadores descubrieron que el marco, que históricamente se ha aplicado solamente a los comportamientos dañinos, puede ser útil también para cambiar al lenguaje de los hábitos positivos, ya que los mismos son como una forma menor de adicción: cuanto más te involucras en el pasado, es más probable que hoy participes. Si somos racionales, entonces los legisladores podrían diseñar los incentivos para fomentar la formación de los hábitos positivos que fueran necesarios.

Como adictos racionales, las personas pueden evaluar los costos y beneficios de su comportamiento actual, teniendo en cuenta sus implicaciones para el futuro”.

Esta investigación explica por qué hoy en México nos quejamos tanto de la falta de civismo y buenos hábitos de convivencia social, hemos perdido la formación temprana de estas adicciones positivas en la escuela y la familia, y nuestras leyes no ofrecen los incentivos suficientes para que al hacer la evaluación costo beneficio de nuestro comportamiento, decidamos racionalmente que sí nos conviene adquirirlos.

Tenemos que erradicar la mentalidad de que lo que es voluntario no me obliga a nada, ya que la mayoría de los hábitos positivos se adquieren por racionalidad propia y no por imposición de terceros.

 

Dra. Sylvia Meljem Enríquez de Rivera
Directora del Centro de Vinculación e Investigación Contable en el ITAM
smeljem@itam.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: