Veritas Online

Dirección

¿Cómo enfrentar el COVID-19 y no morir en el intento?

¿Cómo enfrentar el COVID-19 y no morir en el intento?
abril 01
2020

El surgimiento y rápida expansión de este virus pone a prueba la capacidad de las empresas y a sus líderes para enfrentar una crisis sin precedentes. ¿Cuáles han sido las afectaciones en las compañías? ¿qué pueden hacer las empresas para resurgir fortalecidas de esta situación?

La palabra crisis viene del griego κρισις (con el mismo significado) y a su vez del verbo krinein, que significa separar o decidir. Es decir, implica una separación o punto de quiebre, un cambio súbito para bien o para mal. A continuación, se presentan algunas ideas para incrementar las probabilidades de superar la crisis, que resultan de recabar opiniones y experiencias de profesionales alrededor del mundo de una de las cuatro principales firmas de servicios profesionales, ya sea con apoyo a clientes o al enfrentar la situación en las geografías más afectadas.

El conjunto de habilidades que una compañía ha desarrollado para enfrentar retos mayores, como el coronavirus COVID-19, suele conocerse como resiliencia. De acuerdo con el artículo The heart of resilient leadership: Responding to COVID-19 (Punit Renjen, Deloitte), existen cinco cualidades en el liderazgo resiliente:

  1. Toma de decisiones a partir de la empatía. El aspecto humano debe ser el centro, bajo la premisa de que las prioridades de la gente se modifican radicalmente durante las crisis.
  2. Enfoque en la misión. En un entorno donde surgen situaciones desde distintos frentes, se toman acciones como:
    • Establecer un centro de comando o equipo de crisis.
    • Implementar estrategias de talento que incluyan infraestructura y políticas de trabajo flexibles.
    • Actualizar y desplegar planes y protocolos de continuidad que permitan tomar decisiones informadas con base en los impactos esperados.
    • Mantener en pie la cadena de abasto, para lo cual la visibilidad sobre los actores que en ella intervienen, la calidad de datos y agilidad de las operaciones, se vuelven indispensables.
    • Reforzar el compromiso con los clientes a través de la comunicación cercana y entender sus necesidades particulares.
    • Mejorar las capacidades digitales al revisar el entorno actual de presencia electrónica y promover experiencias virtuales (con clientes, proveedores y empleados).
  3. Velocidad de reacción. La agilidad de reacción es clave y está por encima de la perfección; se requiere tomar decisiones con conocimiento de que la información con la que se cuenta puede estar incompleta o es confusa, y que hay imponderables que seguirán surgiendo.
  4. Diseño de la narrativa. Si los líderes no salen a decir algo, alguien lo hará por ellos y seguramente con información imprecisa o basada en supuestos. Los líderes resilientes construyen confianza basados en transparencia y honestidad. Es común en situaciones de crisis ver a compañías emitiendo comunicados cortos más frecuentemente, que esperar a comunicar a detalle hasta que hayan reunido toda la información.
  5. Visión de largo plazo. La necesidad de hacer las cosas de forma distinta obligados por la situación, ofrece oportunidades para descubrir nuevas maneras (mejores) de operar, incluso una vez terminada la emergencia.

La sociedad, los gobiernos y las organizaciones son puestos a prueba en estos tiempos de pandemia, y en cualquiera de los ámbitos los líderes tienen la responsabilidad de guiar de forma decisiva para que este punto de quiebre o krisis (hablando en griego) saque lo mejor de nosotros y que la nueva normalidad sea mejor que antes de entrar a la crisis.

En el ámbito empresarial, aquellas organizaciones que prueben estar mejor preparadas a través de protocolos diseñados, ensayados y con capacidades de resiliencia reforzadas, serán las que emerjan con una ventaja competitiva respecto a las demás.

L. A. E. René Nájera
Socio de Riesgo Estratégico en Deloitte México
rnajera@deloittemx.com

Related Articles

Búsqueda