Veritas Online

El Rincón del Abogado

Como contribuyente, ¿para qué sirven los tratados internacionales?

Como contribuyente, ¿para qué sirven los tratados internacionales?
noviembre 03
2015

Los tratados internacionales celebrados por México en materia tributaria, específicamente aquellos para evitar la doble imposición, cobran día a día mayor relevancia conforme se incrementan drásticamente las operaciones comerciales
y transacciones transfronterizas de los contribuyentes.

En efecto, dichos acuerdos entre Estados tienen como objetivo principal coordinar los diferentes sistemas impositivos que coexisten en el mundo para promover el intercambio de bienes y servicios, así como el movimiento de capitales y personas. Igualmente, los tratados internacionales buscan acabar con la elusión y evasión de contribuciones.

Para lograr el objetivo primordial de estos instrumentos, es necesario eliminar o minimizar al máximo la doble imposición jurídica internacional, la cual puede definirse como la aplicación de impuestos similares en dos (o más) Estados, al mismo contribuyente, respecto del mismo objeto de imposición y por el mismo periodo fiscal.

Por ejemplo, algunos países gravan a sus residentes por los ingresos mundiales que perciben (independientemente del lugar de donde provengan), mientras que otros países gravan a las personas que obtienen ingresos de fuente de riqueza en su territorio (sin importar si estas personas sean o no residentes de su país). La anterior situación provoca que las diferentes jurisdicciones competentes para aplicar los impuestos correspondientes de los países involucrados se sobrepongan unos y otros.

Para corregir este fenómeno no deseado, independientemente de las correcciones nacionales que puedan existir, los tratados para evitar la doble tributación entran en juego. En este sentido, resulta de suma importancia precisar que, como regla general, los tratados internacionales en comento no establecen cargas fiscales adicionales para los contribuyentes de los países contratantes, limitándose a otorgar beneficios a los mismos.

El Código Fiscal de la Federación establece en su artículo 1º que sus disposiciones se aplicarán sin perjuicio de lo dispuesto por los tratados internacionales de los que México sea parte, lo cual significa que las disposiciones fiscales mexicanas que imponen cargas a los particulares, se verán limitadas por las reglas que establecen los tratados internacionales para evitar la doble tributación, mismas que en ciertos casos pueden prohibir por completo al Estado mexicano la imposición de un gravamen.

Por lo anterior, los contribuyentes que realizan cierto tipo de operaciones internacionales deben verificar si existen tratados, celebrados por México, que versen sobre la naturaleza de dichas operaciones y que puedan resultar aplicables en dichas transacciones, pues de ser así, el poder impositivo del fisco mexicano podría verse restringido con la existencia de obligaciones internacionales que revisten mayor jerarquía desde el punto de vista legal y constitucional.

México ha celebrado más de cincuenta tratados de este tipo con diversos países, incluyendo algunos países de los conocidos como paraísos fiscales. Además, no sobra mencionar que en adición a los tratados internacionales que buscan evitar la doble imposición, México también ha pactado tratados o acuerdos de intercambio de información tributaria que buscan la asistencia administrativa mutua entre Estados en el cobro de contribuciones, así como los muy conocidos tratados en materia de derechos humanos, los cuales también tienen repercusiones importantes en el ámbito fiscal.

Ahora bien, entre los países del mundo existen cientos de tratados para evitar la doble tributación, los cuales son celebrados bilateralmente entre países contratantes y generalmente siguen algún convenio modelo al efecto. Para ello, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha elaborado un Convenio Modelo que busca uniformidad en esta materia. Dicho Convenio Modelo se ha venido actualizado y mejorando a lo largo de los años, buscando cubrir todo tipo de transacciones complejas.

La Organización de las Naciones Unidas también confeccionó su propio convenio modelo, el cual busca que los países en vías de desarrollo obtengan una parte más justa de ingresos frente a países desarrollados, en comparación con el convenio modelo de la OCDE.

Asimismo, algunos países como los Estados Unidos de América han desarrollado convenios modelos propios que utilizan como base para la celebración de tratados para evitar la doble imposición.

Como podrá observarse, la gran cantidad de diferencias que pueden existir en los convenios que se encuentran en vigor en el mundo, aunado a la inmensurable cantidad de conflictos que pueden surgir en las operaciones internacionales, hacen de la aplicación e interpretación de tratados internacionales de este tipo una labor sumamente compleja.

En nuestro país, los conflictos que pueden surgir entre el Servicio de Administración Tributaria y los contribuyentes respecto de la aplicación de tratados internacionales para evitar la doble tributación, son resueltos jurisdiccionalmente por las Secciones de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa. Posteriormente, es posible acudir ante el Poder Judicial de la Federación, vía juicio de amparo (tratándose de contribuyentes) o recurso de revisión (tratándose de autoridades fiscales) para resolver en definitiva el asunto.

Por lo anterior, es necesario que los juzgadores que conozcan de estos asuntos sean avezados en la materia con la experiencia y conocimientos técnicos que sean necesarios, para lograr que los beneficios otorgados por los tratados sean efectivamente obtenidos por los contribuyentes en México.

Así pues, los tratados para evitar la doble imposición buscan que los países contratantes obtengan una parte justa de impuestos en transacciones transfronterizas, aunque también buscan que exista más competitividad y neutralidad en el plano internacional. Por ello su existencia es deseada tanto por gobiernos, como por los contribuyentes, siempre y cuando su interpretación y aplicación sea realizada correctamente.

Lic. Juan de la Cruz Higuera Arias

Con la colaboración de Juan de la Cruz Higuera Ornelas

*Nota: La información contenida en el presente escrito no constituye una opinión profesional del autor, por lo que no se le puede imputar responsabilidad alguna por el uso que se le otorgue. El contenido aquí plasmado es meramente informativo y de carácter general, por lo que puede contener interpretaciones diversas a las que en su momento emita una autoridad. Para la resolución de algún caso en concreto, se invita a cualquier interesado a que obtenga una opinión profesional. Finalmente, este texto no deberá ser copiado ni reproducido sin la autorización previa y por escrito de su autor.

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: