Veritas Online

Ejercicio Profesional

Reglas antiabuso, cómo combatir la elusión fiscal

Reglas antiabuso, cómo combatir la elusión fiscal
agosto 01
08:00 2018

Para entender la necesidad de reglas para contrarrestar la indeseada elusión fiscal, es necesario distinguir esta figura de otras que, aunque se asemejan en ciertos aspectos, tienen diferencias sustanciales.

La omisión del pago de impuestos es un problema muy grave que afecta a nuestro país. Se estima que este tipo de conductas restan al erario miles de millones de pesos anuales. Sin embargo, no todas las actuaciones que traen como consecuencia la omisión en el pago de impuestos pueden catalogarse como ilegales o indeseables, motivo por el cual es importante conocerlas y distinguirlas para definir a cuáles combatir y cómo hacerlo.

EL CONCEPTO

La evasión fiscal se refiere a aquellas conductas o esfuerzos que llevan a cabo los contribuyentes con el fin de mitigar o evitar por completo el pago de impuestos, valiéndose de medios ilegales para ello. En este sentido, la evasión fiscal siempre se relaciona con conductas violatorias de la ley.

Estas conductas ilícitas pueden ser activas (realizando algo que está prohibido) o pasivas (omitiendo cumplir con alguna obligación determinada). La gravedad de este tipo de comportamientos también puede variar: no es lo mismo un contribuyente que omite declarar una cantidad pequeña de ingresos, que aquel que intencionalmente utiliza comprobantes fiscales en relación con operaciones inexistentes con el único fin de reducir la carga fiscal. Es relevante mencionar que este tipo de comportamientos acarrean sanciones de tipo penal.

En México el contrabando y la defraudación fiscal son ejemplos de prácticas de evasión. Estos delitos se contemplan en el Código Fiscal de la Federación (CFF) y su comisión acarrea penas de prisión de entre tres meses y nueve años, por regla general. No obstante, la determinación de una conducta como ilegal depende de la legislación de cada país.

 ELUSIÓN Y PLANEACIÓN FISCAL 

La elusión fiscal es aquel comportamiento de los contribuyentes que busca eliminar, reducir o posponer su carga fiscal. La gran diferencia entre la evasión y la elusión fiscal radica en que esta última no utiliza medios ilícitos.

Los contribuyentes son libres de organizar sus actos, actividades y operaciones de la manera en que más convenga, incluido el ámbito fiscal. Por su parte, las autoridades están obligadas a respetar estas operaciones, atendiendo a los principios de legalidad y seguridad jurídica. Pero las autoridades pueden llegar a concluir que un contribuyente está “abusando” de esta libertad cuando su conducta resulta en ventajas fiscales fuera del objetivo y fin de la ley.

Dentro de la elusión fiscal, las autoridades distinguen aquellas conductas abusivas que atentan contra la hacienda pública de aquellos comportamientos aceptables que, a pesar de que minimizan o eliminan el pago de impuestos, no son considerados como abusivos. Los primeros son catalogados frecuentemente como planeaciones fiscales agresivas e indeseadas, mientras que los segundos como planeaciones fiscales aceptables u optimización fiscal. Para distinguirlas, es necesario analizar los hechos y circunstancias del caso, así como la legislación del país o países involucrados.

Para contrarrestar las planeaciones fiscales agresivas, los gobiernos se ven obligados a modificar su legislación nacional para considerar esas conductas como ilícitos (y por ende, evasión fiscal), o bien, para establecer reglas antiabuso, las cuales pueden clasificarse en generales o específicas y también pueden ser domésticas o internacionales, dependiendo del instrumento jurídico donde se encuentren plasmadas.

  • Reglas antiabuso generales. Permiten a las autoridades hacendarias recaracterizar las transacciones llevadas a cabo por los contribuyentes que tienen como único o principal fin obtener una ventaja fiscal indebida. Un ejemplo de este tipo de reglas en México sería la contemplada en el Título VI de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) en relación con los Regímenes Fiscales Preferentes (REFIPRE), que permite a las autoridades determinar la simulación de actos jurídicos para efectos fiscales en operaciones entre partes relacionadas.
  • Reglas antiabuso específicas. Un ejemplo de regla antiabuso específica en México sería el artículo 28, fracción XXVII de la LISR, que limita la deducción excesiva de intereses derivados de deudas contraídas con partes relacionadas residentes en el extranjero, evitando así que se erosione la base del Impuesto Sobre la Renta (ISR). Recientemente, se agregó un artículo 69- bis al CFF que contiene una nueva regla antiabuso específica. Este precepto ataca la “transmisión” de pérdidas fiscales, estableciendo supuestos en los que se puede considerar que la transmisión de pérdidas es indebida.

Las autoridades fiscales enfrentan serios problemas cuando las conductas que tienen como objetivo evitar el pago de impuestos se desarrollan en un escenario transfronterizo. Por ello, para combatir conductas elusivas inaceptables, los países también trabajan conjuntamente a nivel internacional.

Derivado del Proyecto Erosión de la Base Imponible y Traslado de Beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés) las jurisdicciones están modificando sus tratados internacionales en materia fiscal para establecer en ellos nuevas reglas antiabuso generales y específicas que combatan el abuso de los tratados. De hecho, el Proyecto BEPS se centra en combatir conductas elusivas, no evasivas, puesto que en el ámbito fiscal no existen ilícitos a nivel internacional, ya que esta connotación depende de las leyes domésticas, como se explicó antes.

Dentro de las reglas antiabuso más importantes destaca la adición en 2017 del artículo 29 al Modelo de Convenio Tributario sobre la Renta y el Patrimonio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que establece una Cláusula de Limitación de Beneficios (LOB, por sus siglas en inglés) y una Cláusula para Examinar el Fin Principal (PPT, por sus siglas en inglés). Estas reglas antiabuso también se recogen en la Convención multilateral para aplicar las medidas relacionadas con los tratados fiscales para prevenir la erosión de las bases imponibles y el traslado de beneficios (MLI), al que México ya suscribió desde el 7 de junio de 2017, a pesar de que aún no se encuentra en vigor para este país.

¿MÁS REGLAS ANTIABUSO?

Las conductas que derivan en el no pago de impuestos se encuadran en un amplio espectro, donde está la evasión fiscal en un extremo, seguida de la elusión fiscal, con la planeación fiscal agresiva e indeseable, y la planeación fiscal aceptable al otro lado. Por ello, el legislador mexicano debe distinguir el tipo de conducta indeseada para determinar qué acciones en su contra son necesarias. Así, es probable que se incorporen nuevas reglas antiabuso a la legislación, tomando como base las recomendaciones de otros países y organizaciones internacionales.

 

Lic. Juan de la Cruz Higuera Ornelas, LL.M.
Integrante de la Comisión Fiscal Sur
Asociado Senior de JCH Abogados
info@jch-abogados.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: