Veritas Online

Recientes

Comercio Electrónico para los próximos cinco años: WearableWare

Comercio Electrónico para los próximos cinco años: WearableWare
julio 01
12:20 2015

No se malinterprete. Ni las tecnologías e-commerce, ni alguna otra tecnología digital, sustituirán las experiencias personales. Las personas seguirán visitando las tiendas y recibiendo la gratificación instantánea que ofrece el intercambio de bienes o servicios por dinero. Pero recordemos que el comercio electrónico no sólo se limita a los consumidores, pues las tiendas también se benefician de estas tecnologías al mejorar sus canales de compra, personalización, movimientos de inventarios, existencias y servicio posventa.

Todo lo que se ha relatado en las entregas anteriores acerca del futuro del comercio electrónico, lleva un común denominador: el volumen. Para que el comercio electrónico cumpla con las expectativas del consumidor, le genere confianza, comodidad, conveniencia y ahorros, muchas piezas del rompecabezas se requieren fuera del modelo transaccional.

 Ya hemos hablado de la necesidad logística del Big Data, pero ¿qué otros elementos deben adicionarse para enriquecer la experiencia de consumo “online”? IBM publicó una lista, en su serie denominada “IBM próximos Cinco en Cinco”, donde incluye las innovaciones que, desde su punto de vista, influirán en la forma de vivir y jugar de las personas en los próximos años, las cuales deberán tomarse en cuenta en el contexto del e-commerce.

Esta lista incluye, por ejemplo, tecnologías necesarias para acceder a servicios de salud; interactuar con los dispositivos, a tal grado que parece que “leen nuestras mentes”; abordar temas sobre Ecología; un traductor en tiempo real, o la Internet 3D.

Yo ya no sé si se trata de predicciones del futuro o explicaciones del presente. En las dos últimas semanas de junio de 2015 ocurrieron en México discretos, pero significativos, sucesos que confirman estas tendencias: se lanzó “SpeakOn”; una aplicación hecha en México, tipo Whatsapp, que tiene como fortaleza la capacidad de “chatear” con personas de otras partes del mundo en su idioma nativo, ya que esta aplicación puede traducir en tiempo real en 60 idiomas.

Asimismo, se lanzó el esperado Apple Watch, que incorpora, dentro de su prometedor arsenal, capacidades para la salud, así como la capacidad de ser usado a manera de tarjeta bancaria. Además, la apertura de Amazon México, que sin duda relanzará el mercado secundario digital, y ayudará a crear una masa específica “repotenciada”, junto con “Mercado Libre” y otros marketplaces digitales, para reconsiderar la severa regulación hacia estos medios de distribución.

Los dispositivos móviles se hacen cada días más versátiles y, sobre todo, más personales. El applewatch es, como dicen sus creadores, el objeto más personal que ha creado la compañía. Está dirigido a relacionarse tan íntimamente con su dueño, monitoreando su salud, comunicando las alertas y avisos de otros dispositivos, y haciendo sugerencias como si “leyera la mente”.

Gracias a la permanente conectividad, como la geolocalización, un dispositivo personal íntimo podrá sugerir cuando recargar el celular en el Oxxo de confianza; pasar a cargar gasolina cuando nos encontramos por las proximidades de la estación de costumbre, o cuando la agenda, combinada con el GPS, indique que nos sobran suficientes minutos para llegar al próximo destino. Nada esotérico, puros algoritmos rumiando nuestras parcelas de Big-Data, alojadas en la celestial “Internube”.

Desde luego no será necesario sacar la cartera del bolsillo, bastará con acercar el dispositivo personal íntimo al sensor adecuado y se cargará el consumo a la tarjeta de crédito que más beneficios de, o que tenga la fecha de corte más lejana. ¿Mencioné que nuestro auto ya se lleva “de cuates” con el reloj? Le hizo saber que rebasó el umbral preestablecido de reserva de combustible, como le hará saber que necesita servicio, que olvidamos las luces encendidas, o recordará el sitio donde lo estacionamos para que lo informe diligentemente en caso de detectar que caminamos titubeantes en el estacionamiento.

Dispositivos similares son ofrecidos por Samsung, Sony y otros fabricantes, desde hace un par de años, pero el ingrediente fundamental es la conectividad. Parte del secreto de estos dispositivos es que superan sus lógicas imitaciones (por su reducido tamaño), importando funcionalidad desde un teléfono, aunque la tendencia lógica es que se convertirán en dispositivos 100% autónomos.

Los dispositivos personales íntimos favorecerán el comercio tradicional y electrónico de manera que no habíamos imaginado. Sin necesidad de la computadora o móvil para ingresar a una tienda en línea o app, estos gadgets cumplirán una suerte de “doble agente”; por un lado, nuestro asesor de compras, por otro lado, ejecutivos de venta de quienes patrocinen la tecnología que estrenan.

Los proveedores de bienes y servicios invertirán con los dueños de las nubes y el Big-Data para que estos dispositivos los tomen en cuenta y los favorezcan siempre que sea posible, al recordarle al dueño que ya se acerca el cumpleaños del sobrino, para que, como el año pasado, le compre un espléndido juguete en tal o cual tienda, e, incluso, le informe sobre los 10 juguetes más comprados para la edad que está por cumplir.

No tengo la certeza de que el dispositivo personal íntimo sea un “reloj”. En la edición de enero de Consumer Electronic Show varios fabricantes presentaron distintos tipos de “relojes” o brazaletes; otros, como Google y Epson, presentaron anteojos con cámaras y sensores, mientras que Intel, un audífono tipo “manos libres” que podría realizar compras obedeciendo las órdenes habladas de quien lo utiliza.

Para complementar la utilidad de estos dispositivos y facilitar la carga de las baterías se presentarán, y abaratarán, cargadores inalámbricos cada vez más. Apple, entre otras marcas, han incorporado este tipo de cargadores en los estuches, lo que protege y carga el dispositivo a la vez. Una vez más, los comercios podrían aumentar sus ventas ofreciendo espacios para carga inalámbrica dentro de sus tiendas, como la empresa Starbucks, que ya conduce pruebas piloto en 200 locaciones.

Una última predicción: probablemente en un futuro cercano no hablaremos de un único dispositivo personal íntimo, sino de la combinación de varios que en conjunto mejoren nuestra calidad de vida. Zapatos con odómetros integrados que siguieran reemplazo al sufrir desgaste; calcetines que midan la presión arterial al realizar una actividad física y disparen alertas o sugerencias; cascos que mantengan la atención del motociclista y lo alerten sobre accidentes, tráfico y necesidades de su vehículo; sistemas de monitoreo de bebé que alerten cuando ha despertado y recuerden a los agotados padres respecto a las tomas de leche o medicamento; para nuestras mascotas, collares con sistemas de localización y “receptor de silbato” integrado para llamarlos a casa. En fin, todo conectado, todo el tiempo.

Eduardo Nader Kuri

Ingeniero en Cibernética y Licenciado en Filosofía

Director General de Servicio Total en Computación S.A. de C.V.

lalo@stotal.com

Facebook Comments

Related Articles

2 Comments

  1. Nabih Chartouni
    Nabih Chartouni julio 02, 08:59

    Adelante Eduardo, es una excelente visión futura que se vive en el presente, Sin duda habrá pronto más sorpresas, la tecnología está en una carrera constructiva a favor del hombre. Me gustó tu articulo.

    Reply to this comment
  2. RPBERTO
    RPBERTO noviembre 12, 19:10

    me gsutaria recibir en mi correo notas de uds

    Reply to this comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: