Veritas Online

Ética Profesional

Código de ética del Gobierno Federal

Código de ética del Gobierno Federal
noviembre 07
09:20 2017

Se reinicia una nueva esperanza con la participación del Sistema Nacional Anticorrupción para tomar consciencia de la necesidad de corregir y mejorar muchos conceptos importantes, como los valores de los niveles de las 12 “A” tanto de tipo personal y profesional como los de funcionarios públicos: Austeridad, Actitud, Aptitud, Altitud, Altivez, Aportación, Admiración, Administración, Agradecimiento, Acuerdos, Apoyo y Atención.

Elementos necesarios para optimizar la credibilidad personal, profesional y social de la capacidad y compromiso que anhelan se cumplan en las máximas de los oaxaqueños José Vasconcelos “Por mi Raza Hablara el Espíritu” y Benito Juárez “Entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”, sin duda fuente de inspiración para implementar un Código de Ética de los servidores públicos del Gobierno Federal, que deberá incluir las Reglas de Integridad para normar su conducta, así como los lineamientos generales para propiciar la rectitud en las relaciones laborales que otorgue conductas permanentes y solidarias que favorezca su proceder emotivo en consciencia ética y su responsabilidad profesional financiera fiscal sustentable, que además incluya evitar abusos de poder o autoridad, maltrato y acoso sexual.

Se entiende, que con el acuerdo del pasado 11 de agosto de 2017, emitido por la Secretaría de la Función Pública, toda entidad del Gobierno Federal deberá contar con los Comités de Ética y de Prevención de Conflictos de Interés, quienes serán solidariamente responsables de acatar, en lo tocante a las disposiciones establecidas en la Ley General Sistema Nacional Anticorrupción,  Ley General Responsabilidades Administrativas, Ley Orgánica de la Administración Publica Federal y el propio Reglamento de la Secretaría de la Función Pública. A fin de mediar y ser los encargados de trasmitir, implementar y capacitar cuando menos sobre los principios constitucionales que todo servidor público debe observar en el desempeño de su empleo, (independientemente del Código de Ética Profesional de su carrera que también deberá conocer y cumplir), trabajo, cargo, comisión o función, a saber:

  1. Legalidad. – Cumplir con las normas que les confieren y en todo momento someten su actuación a las facultades que las leyes, reglamentos y demás disposiciones jurídicas atribuyen a su empleo, cargo, o comisión, por lo que conocen y cumplen las disposiciones que regulan el ejercicio de sus funciones, facultades y atribuciones.
  2. Eficiencia. – Servicios con resultados apropiados, procurando en todo momento un mejor desempeño de sus funciones a fin de alcanzar las metas institucionales según sus responsabilidades y deberes de ser eficaces y efectivos en el uso de los recursos públicos, eliminando cualquier ostentación y discrecionalidad indebida en su aplicación.
  3. Imparcialidad. – Dar a los ciudadanos y a la población en general el mismo trato, no conceden privilegios o preferencias a organizaciones o personas, ni permiten que influencias, intereses o prejuicios indebidos afecten su compromiso para tomar decisiones o ejercer sus funciones de manera objetiva.
  4. Honradez. – Conducirse con rectitud, no tomar lo que no le corresponde. Utilizar su empleo, cargo o comisión para obtener beneficio, provecho y satisfacción de cumplir con sus obligaciones en tiempo y forma para contribuir con honestidad, que conozca la vergüenza y el honor que implica la austeridad y vocación de servicio.
  5. Lealtad. – Responsabilidad de ser respetuoso y digno de la confianza que el Estado les ha conferido para cumplir una vocación absoluta de servicio a la sociedad, y satisfacen el interés superior de las necesidades colectivas al interés general y bienestar de la población por el bien común.

El Código de ética de los Servidores Públicos del Gobierno Federal deberá estar basado en los principios universales de conducta apropiada, buenas maneras, prevención y mediación de conflictos. Los valores que todo servidor público debe anteponer en el desempeño de su empleo, cargo, comisión o funciones, cuando menos son:

  1. Interés Público. – Atención máxima a las necesidades y demandas de la sociedad por encima de intereses y beneficios particulares, ajenos a la satisfacción colectiva.
  2. Respeto. – Dirigirse con austeridad para otorgar un trato digno y cordial a las personas en general y a sus compañeros de trabajo, superiores y subordinados, considerando sus derechos, de tal manera que propician el diálogo cortés y la aplicación armónica de instrumentos que conduzcan al entendimiento, a través de la eficacia y el interés público.
  3. Derechos Humanos. – Garantizar el respeto y el buen trato para promover y proteger los principios universales, que prevé que los derechos humanos están en constante evolución y bajo ninguna circunstancia se justifica un retroceso en su protección.
  4. Igualdad y No Discriminación.- Los servicios que prestan a todas las personas sin distinción basada en el origen étnico o nacional, el color de piel, la cultura, el sexo, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, económica, de salud o jurídica, la religión, la apariencia física, las características genéticas, la situación migratoria, el embarazo, la lengua, las opiniones, las preferencias sexuales, la identidad o filiación política, el estado civil, la situación familiar, las responsabilidades familiares, el idioma, los antecedentes penales o en cualquier otro motivo.
  5. Equidad de Género. – Los servidores públicos, en el ámbito de sus atribuciones, garantizan que tanto mujeres como hombres accedan con las mismas condiciones, posibilidades y oportunidades a los bienes y servicios públicos; a los programas y beneficios institucionales, y a los empleos, cargos y comisiones gubernamentales.
  6. Entorno Cultural y Ecológico.- Los servidores públicos en el desarrollo de sus actividades evitan la afectación del patrimonio cultural de cualquier nación y de los ecosistemas del planeta; asumen una férrea voluntad de respeto, defensa y preservación de la cultura y del medio ambiente, y en el ejercicio de sus funciones y conforme a sus atribuciones, promueven en la sociedad la protección y conservación de la cultura y el medio ambiente, al ser el principal legado para las generaciones futuras.
  7. Integridad. – Los servidores públicos actúan siempre de manera congruente con los principios que se deben observar en el desempeño de un empleo, cargo, comisión o función, convencidos en el compromiso de ajustar su conducta para que impere en su desempeño una ética que responda al interés público y generen certeza plena de su conducta frente a todas las personas con las que se vincule u observen su actuar.
  8. Cooperación. – Los servidores públicos colaboran entre sí y propician el trabajo en equipo para alcanzar los objetivos comunes previstos en los planes y programas gubernamentales, generando así una plena vocación de servicio público en beneficio de la colectividad y confianza de los ciudadanos en sus instituciones.
  9. Liderazgo. – Los servidores públicos son guía, ejemplo y promotores del Código de Ética y las Reglas de Integridad; fomentan y aplican en el desempeño de sus funciones los principios que la Constitución y la ley les impone, así como aquellos valores adicionales que por su importancia son intrínsecos a la función pública.
  10. Transparencia.– Los servidores públicos en el ejercicio de sus funciones protegen los datos personales que estén bajo su custodia; privilegian el principio de máxima publicidad de la información pública, atendiendo con diligencia los requerimientos de acceso y proporcionando la documentación que generan y en el ámbito de su competencia, difunden de manera proactiva información gubernamental, para genera valor a la sociedad y promueve un gobierno abierto.
  11. Rendición de Cuentas. – Los servidores públicos asumen plenamente ante la sociedad y sus autoridades la responsabilidad que deriva del ejercicio de su cargo o comisión, por lo que justifican sus decisiones y acciones, y se sujetan a un sistema de sanciones, así como a la evaluación y al escrutinio público de sus funciones por parte de la ciudadanía.

Además, deberá atender la Mediación Ética. Por ende, los servidores públicos deberán asumir plenamente ante la autoridad, la responsabilidad de cualquier omisión que surja y acatar la normatividad legal del órgano interno de control y en su caso el fallo del Comité de ética y Prevención de conflictos de interés, a fin de prever y proveer de actos y actividades que surjan del razonamiento lógico que llamen al decoro para conducirse de forma digna y apropiada que exige la sociedad muy lastimada y desatendida en muchos campos del deber de un buen Gobierno.

Quizá existen muchos conceptos y principios por integrar que será trabajo de cada entidad y centro de trabajo gubernamental a través de la intervención y actuación de dicho comité, de hecho, en el citado acuerdo está desarrollado su contenido en doce páginas, donde vienen los elementos para implementar de mejor forma su contenido en busca de un México más justo, más digno y más equitativo.

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez
Colaborador en ética y responsabilidad profesional
cpcvicenterobleda@hotmail.com

 

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment