Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Seguridad y certeza, condiciones para la actividad privada

CEESP: Seguridad y certeza, condiciones para la actividad privada
octubre 17
15:31 2016

En México, al igual que en prácticamente todos los países del mundo en donde el mercado es el principal mecanismo para la asignación de recursos, la principal fuente de riqueza, crecimiento y generación de empleos se concentra en la actividad del sector privado.

El hecho de que el principal generador de crecimiento sea el sector privado, hace indispensable un ambiente de negocios en el que las empresas vean un estímulo para invertir y hacerse más productivas y competitivas, lo que evidentemente potenciaría su capacidad productiva y competitiva, propiciando un mayor ritmo de crecimiento económico. No hay que olvidar que de esto depende en buena medida el bienestar de la población, toda vez que habrá la posibilidad de crear más empleos y mejor remunerados, que es la principal, o más bien, la única manera de reducir la pobreza en el país.

De acuerdo con el Sistema de Cuentas Nacionales de México, la participación del sector privado dentro del PIB nunca ha sido inferior a las tres cuarta partes del total nacional, incluso en el periodo en el que el sector público aumentó notablemente su participación en la vida económica del país mediante la estatización de empresas. Evidentemente, la considerable carga que esto significó para el sector público, sobre todo cuando su función no era la generación de riqueza, lo llevó a un rápido proceso de desincorporación de empresas públicas, dándole un nuevo impulso a la participación privada en la producción nacional, la cual cobró mucha mayor fuerza con la apertura comercial.

A pesar de que se han presentado algunos periodos en los que la operación del sector privado se ha visto afectada negativamente, como fue por la crisis económica de 1995 y el proceso recesivo que se registró en el 2001, así como por la crisis del 2009 y posteriormente el debilitamiento de la economía mundial, su participación como generador del producto se ha mantenido. Las cifras más recientes del INEGI indican que en 2015 el sector privado fue el origen del 82.3% del PIB.

Es evidente la superioridad productiva del sector privado, lo que hace que su capacidad de invertir supere con creces la del sector público. Incluso, las autoridades gubernamentales han hecho uso de recursos privados para solventar sus carencias en materia de inversión. En su momento lo hicieron a través de los Proyectos de Inversión de Impacto Diferido en el Registro del Gasto Público (PIDIREGAS) mediante los cuales financió proyectos de infraestructura. Ahora se hace mediante las APPs.

Esto es relevante porque la inversión, además de ser uno de los principales motores del crecimiento, es un importante parámetro que refleja las expectativas sobre la actividad productiva. Estimular la inversión privada debe ser uno de los principales objetivos de las autoridades, por lo que es fundamental que el ambiente de negocios propicie un mayor flujo de recursos en un entorno de seguridad jurídica y transparencia.

Sin embargo, las condiciones para lograr el ambiente idóneo parecen enfrentar serias dificultades. Por una parte, es claro que en años recientes la inseguridad pública se ha fortalecido de tal manera, que se ha convertido en uno de los principales factores que puede limitar el crecimiento de la actividad económica del país, reflejando el hecho de que es un fenómeno que no solo afecta el patrimonio de las personas y empresa, sino que su incidencia tiene un alcance mucho mayor que pone en riesgo otros aspectos, como la vida, la libertad y la salud de los individuos, además de la supervivencia de empresas, especialmente micro y pequeñas. Es evidente que todo esto indica que la inseguridad tiene un efecto negativo sobre el ritmo de crecimiento de la economía.

Los niveles de inseguridad han aumentado de manera considerable. Los resultados más recientes de la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana (ENSU) correspondientes a septiembre del 2016, indican que el 71.9% de la población mayor a 18 años sondeada consideró que en términos de delincuencia, vivir en su ciudad es inseguro, porcentaje que fue el más elevado desde marzo del 2014. No obstante, lo preocupante de los resultados de la ENSU es que la expectativa del 69.9% de los encuestados considera que la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal o empeorará, lo que evidencia la poca confianza que existe en el desempeño de las fuerzas de seguridad.

No hay duda de que la inseguridad representa costos importantes para las personas, empresas e incluso para las autoridades. De la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (ENVIPE), se obtiene que el costo de la inseguridad en el país durante el 2016 ascendió a 236.8 mil millones de pesos, lo que representó el 1.25% del PIB. No obstante, existen otros cálculos que reportan efectos incluso por arriba del 15%.

Otro aspecto que puede incidir en las expectativas de crecimiento y por ende en las de inversión, son los temas tributarios que se han puesto a discusión en el proceso de análisis y aprobación del paquete económico para el 2017. En este caso son aspectos, como por una parte, la decisión de la Suprema Corte en el sentido de avalar un límite a la deducibilidad de prestaciones laborales, y por otra, la propuesta de elevar el impuesto a bebidas azucaradas, aspectos que además de tener un efecto directo en los costos de las empresas, propiciando un desencanto en la percepción sobre la política tributaria, sobre todo en un momento en el que las autoridades se comprometieron a mantenerlo sin cambio al menos hasta finales del sexenio, afectaría negativamente el ingreso de los hogares.

La economía mexicana seguirá enfrentando estos problemas en tanto no se logren políticas efectivas que realmente propicien un ambiente de negocios que se consolide como un atractivo para la inversión. Tener la confianza de que las instituciones que elaboran y las que hacen cumplir la ley trabajaran con ética y eficiencia, sin duda aumentará la posibilidad de un mayor ritmo de crecimiento y bienestar. Fortalecer la legalidad y al mismo tiempo combatir la delincuencia y la corrupción debe ser un tema prioritario.

El objetivo principal de las autoridades debería ser generar un entorno en el que las empresas y personas se desarrollen eficientemente, con la seguridad de que sus recursos no se verán afectados por políticas recaudatorias o gastos adicionales por un entorno de inseguridad, impunidad y corrupción.

MÉXICO

Después de varios meses con cifras positivas, en agosto la producción industrial volvió a terreno negativo al reportar una disminución mensual de 0.4%, lo que propició que su comparación anual se mostrara una caída de 0.8%, con lo que acumuló dos meses consecutivos a la baja, lo que seguramente tendrá un efecto desfavorable en el PIB del tercer trimestre.

i

A excepción de la industria manufacturera que tuvo un avance de 0.2% en el mes, el resto de sectores que integran el indicador general de la actividad industrial tuvieron resultados mensuales negativos.

En el caso de la minería se observó una baja mensual de 1.7%, que provino de la caída de 1.3% en la producción en la rama de extracción de petróleo y gas, así como de la disminución de 4.0% en la actividad minera no petrolera.

La construcción, que es el segundo sector con mayor participación en la actividad industrial, cayó a una tasa mensual de 0.8%, reflejo del constante deterioro de la inversión pública, toda vez que la mayor caída en la producción se observó en la rama de construcción de obras de ingeniería civil, que en el mes se contrajo 3.3%, comportamiento que incidió en la baja de 5.4% en los trabajaos especializados para la construcción. En contraste, la rama de edificación tuvo un avance mensual de 0.4%, aunque fue insuficiente para compensar las caídas en las ramas mencionadas.

ii

La generación, transmisión y distribución eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final, tuvo una disminución mensual de 1.0%, respondiendo en su totalidad al rubro de generación, transmisión y distribución eléctrica, que tuvo una caída de 1.2% en el mes.

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

El Departamento de Comercio informó que durante septiembre las ventas al menudeo crecieron a una tasa mensual de 0.6%, porcentaje que estuvo en línea con las estimación del mercado. El origen de este resultado fue principalmente el incremento de 1.1% en la venta de vehículos y el alza de 2.4% en las ventas de gasolinas. Otro avance importante en las ventas minoristas fue el incremento de 1.4% que reportaron, tanto las ventas de materiales, equipos y suministros para la construcción, como las relacionadas con artículos deportivos, libros y tiendas de música. Los únicos rubros que tuvieron variaciones negativas en sus ventas fueron los de electrónica y tiendas de electrodomésticos (0.9%), tiendas de salud y cuidado personal (0.5%) y las tiendas de mercancía general (0.4%. Estos resultados parecen indicar que el gasto del consumidor mantiene un ritmo moderado, lo que puede ser favorable para el cálculo del PIB del tercer trimestre.

iii

El Departamento del Trabajo informó que durante septiembre los precios al productor reportaron una alza de 0.3%, una décima de punto porcentual por arriba de la estimación del mercado. Excluyendo alimentos y energía, el índice subyacente de demanda final tuvo una alza de 0.2%. Tal parece que la tendencia de la inflación de precios al productor está mejorando. Si bien esto no es preocupante, se debe considerar que su comportamiento está en línea con lo que desea la FED para justificar una subida de las tasas de interés.

iv

 

va

 

vb

CEESP: Competitividad y crecimiento | Veritas Online

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado A.C

www.ceesp.org.mx

 

 

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: