Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Se requiere fortalecer los ingresos públicos

CEESP: Se requiere fortalecer los ingresos públicos
octubre 22
08:26 2018

Sin duda establecer la estrategia a seguir en materia de ingreso y gasto dentro del paquete económico de cada año es sumamente complejo, pero lo es más para un nuevo gobierno, toda vez que debe hacer esfuerzos adicionales para realizar el análisis de cómo recibe la situación financiera del país y lo que puede y debe hacer para cumplir sus objetivos.

Durante la campaña presidencial se hizo una importante cantidad de compromisos con la sociedad que demandan una considerable cantidad de recursos públicos. Hasta ahora, la información sobre el presupuesto de egresos para el próximo año, que se dará a conocer el próximo 15 de diciembre, ha sido preliminar y parcial, generando cierta preocupación sobre cómo se podría financiar todo lo que se tiene contemplado, en especial cuando existe una debilidad de las fuentes de ingresos por la fuerte informalidad.

Se han realizado diversos ejercicios para tratar de calcular el costo total de los proyectos que intenta instrumentar el nuevo gobierno, llegando a considerar que estos podrían representar un gasto anual adicional de poco más de 300 mil millones de pesos, lo cual significa una importante carga para el erario. Dado el elevado costo que esto representa para el país y la falta de margen para elevar los ingresos, las nuevas autoridades han llegado a considerar la posibilidad de retrasar algunos proyectos e incluso eliminar otros de menor relevancia ante esta considerable necesidad de recursos.

Hasta ahora la atención principal se ha puesto en el gasto público, en especial cuando en diversas declaraciones de los próximos responsables de las finanzas del país se considera que para el próximo año no habrá una disminución de gasto, sino lo contrario, ya que se anticipa que este se incremente en casi 400 mil millones de pesos. Esto deja como principal opción políticas de ahorro que liberarán los recursos necesarios para hacer frente a las necesidades presupuestales.

En este tenor se prevé que se puede hacer frente a este escenario, por una parte, con la expectativa de que se pueden obtener 355 mil millones de pesos como producto de políticas de ahorro en el gasto corriente, y por otra, con el aumento de 120 millones de pesos que se espera tener en los ingresos públicos.

Sin embargo, se ha anunciado que habrá una reducción de la tasa del IVA de 16% a 8% y una baja en la del ISR de 30% a 20% en la zona fronteriza, lo que algunos cálculos indican que representaría un costo fiscal equivalente a 103 mil millones de pesos por año, cifra que podría incrementarse si algunas empresas que están cerca de esa zona decidieran transferir sus operaciones a la frontera para beneficiarse de esa disminución en la carga fiscal.

Aunado a esto, recientemente la futura secretaria de energía señalo que el equipo de transición del nuevo gobierno analiza la posibilidad de eliminar el IEPS a la gasolina, lo que llevaría a una disminución de aproximadamente cuatro pesos en el precio del energético.

Aunque bajar el precio de las gasolinas fue uno de los principales compromisos de la campaña presidencial, instrumentar esta medida llevaría al gobierno a dejar de percibir cerca de 250 mil millones de pesos.

Evidentemente esto lleva a pensar que la meta de aumento de los ingresos públicos que se mencionó previamente no pueda ser posible, lo que aunado a los 350 mil millones de pesos que representa el costo de reducir el IVA y el ISR, así como eliminar el IEPS gasolina, deja un reducido margen de maniobra.

Las nuevas autoridades anticipan que para el 2019 el saldo de las finanzas del sector publico sería deficitario en poco más de 400 mil millones de pesos. No obstante, en un entorno en el que la necesidad de recursos aumenta frente a una debilidad en los ingresos, eleva la probabilidad de un desequilibrio mayor, lo que podría reflejarse en un aumento de deuda.

Hay opiniones que consideran que los montos de deuda son manejables y que incluso existen países con mayores niveles de endeudamiento que siguen creciendo. Sin embargo, se debe considerar que esto sucede en países con mayor capacidad de recaudación (es decir, tienen amplias bases gravables) y también cuando la asignación de recursos se hace de manera eficiente y contribuye a mejorar los niveles de bienestar y crecimiento económico, situación que en México no ha sucedido en muchos años y es probable que no pase en el corto plazo.

Dada la rigidez que existe en materia de gasto público, la sola reasignación de recursos puede ser insuficiente para cumplir con los objetivos planteados. Bajo este esquema, se espera que el presupuesto para el próximo año muestre signos de una reingeniería del gasto que implique una mejor asignación de los recursos con una rentabilidad social y económica que lleve a más bienestar y crecimiento, lo que es una fuente importante para estimular la recaudación.

Si bien es cierto que la promesa de no incrementar ni crear nuevos impuestos pone en una situación compleja la posibilidad de cumplir con los objetivos planteados por el nuevo gobierno, también es cierto que esto puede ser una buena manera de conservar la competitividad fiscal de nuestro país, sobre todo cuando nuestro principal socio comercial redujo su carga tributaria para darle un mayor impulso a la actividad económica.

Esto nos lleva a concluir que la mejor forma de conservar la salud de las finanzas públicas es una verdadera reingeniería del gasto. Una revisión a fondo de todos los programas que se han identificado como regresivos, de tal manera que los recursos se dirijan a la inversión productiva con el objetivo de estimular la inversión privada y con ello la creación de empleos de calidad.

Ya hemos señalado que el principal instrumento de políticas públicas es la estructura del gasto, toda vez que refleja claramente las prioridades del gobierno, permitiendo inferir la visión del Estado en cuanto a la eficiencia en la asignación de los recursos, la redistribución del ingreso y el enfoque de la política macroeconómica.

De las decisiones que tome el nuevo gobierno, que al parecer comenzarán a reflejarse en el Paquete Económico para 2019, dependerá si su objetivo principal es un crecimiento económico que beneficie a toda la población, o fortalecer los programas asistencialistas que solo contribuyen a perpetuar la pobreza, pero que son un importante activo político.

MÉXICO 

El INEGI dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), en la que señala que en septiembre 74.9% de la población de 18 años y más señaló sentirse insegura de vivir en su ciudad. Aunque este porcentaje es el menor en lo que va del año, el hecho de que casi tres cuartas partes de la población se sienta insegura donde vive, refleja la precaria situación en materia de seguridad pública en el país. Si bien hay ciudades en las que la percepción de inseguridad ha bajado, en otras se agudiza constantemente. Este es el caso de Ecatepec, en el Estado de México, donde la percepción de inseguridad se ubicó en 96.3%, seguida de las ciudades de Villahermosa con un porcentaje de 94.5% y Reynosa con 94.3%. Ante estos elevados niveles de percepción de inseguridad, el porcentaje de la población mayor de 18 años que consideró al gobierno de su ciudad como “muy o algo efectivo” para resolver los problemas más importantes fue de solo 22.9% a nivel nacional.

La actividad manufacturera del país sigue siendo una de las principales fuentes de empleo. De acuerdo con cifras desestacionalizadas, se observó que en agosto el personal ocupado en esta actividad tuvo un incremento mensual de 0.3%, después de que un mes antes se mantuviese sin cambio. De esta manera, al compararse con el mismo mes del año pasado se observa que el personal ocupado en la manufactura aumentó 2.7%, porcentaje que si bien muestra una ligera moderación respecto a meses anteriores, se mantiene al alza en términos de generación de empleos.

ESTADOS UNIDOS 

El Departamento de Comercio informó que durante septiembre las ventas al menudeo tuvieron un crecimiento de solo 0.1%, avance similar al del mes previo, pero muy por debajo del pronóstico de los especialistas, que anticipaban un aumento de 0.6% en las ventas. Por segmento, las mayores bajas se observaron en las ventas de establecimientos de alimentos y bebidas, que en septiembre se redujeron 1.8%,  seguida de la disminución de 0.8% en las ventas tanto de estaciones de gasolina, como de tiendas departamentales, así como la disminución de 0.3% en tiendas de comestibles. Por el contrario, las mayores ventas se dieron en tiendas minoristas y tiendas de muebles para el hogar, donde aumentaron 1.1% en el mes.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano informó que durante septiembre el inicio de casas, con base en cifras ajustadas a tasa anual, sumó 1.201 millones, lo que significó una disminución de 5.3% respecto al mes previo, aunque en comparación con el mismo mes del año pasado mantuvo un comportamiento positivo al mostrar una alza de 3.7% Por su parte, los permisos de construcción bajaron  0.6% al sumar 1.241 millones, lo que significó que en comparación con septiembre del año pasado, los permisos para construir cayeron en 0.6%.

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado
www.ceesp.org.mx

 

 

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: