Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Se debilita la confianza

CEESP: Se debilita la confianza
octubre 29
08:29 2018

 

Es un hecho que la confianza es un factor fundamental que contribuye al fortalecimiento de la inversión privada, nacional y extranjera que es la fuente principal del crecimiento económico y de la creación de empleos. Sin embargo, para ello es fundamental que haya claridad en las reglas del juego, de tal manera que los dueños del capital vean a nuestro país como un incentivo para dirigir sus capitales.

Mucho tiempo se ha tratado de establecer un ambiente de negocios que estimule la inversión a través de políticas públicas que ofrezcan la mayor seguridad posible al capital. No obstante, la coyuntura pareciera mostrar que esto puede cambiar dadas algunas decisiones que el equipo del nuevo gobierno ha anunciado, y que incluso ha comenzado a instrumentar sin haber tomado posesión oficialmente de sus cargos, mostrando que las decisiones políticas pueden tener más fuerza que el análisis técnico. Si esta práctica se convierte en común denominador del nuevo gobierno, la certidumbre de los inversionistas podría debilitarse.

Dejar la decisión de la construcción del nuevo aeropuerto de México en manos de un minúsculo porcentaje de la población mediante un proceso de consulta colmado de irregularidades, con un sesgo para que la opinión se dirigiera a considerar la propuesta del aeropuerto de Santa Lucia como la mejor opción, a pesar de toda la evidencia técnica de que continuar el aeropuerto de Texcoco es la mejor opción, comenzó a tener incidencia en los mercados ante la incertidumbre de las reglas del juego.

La confianza es un activo importante para que el país se mantenga como un destino atractivo para la inversión. Deteriorarla puede conducir a problemas serios en el futuro que afectarían el ritmo de crecimiento, la generación de empleos y el bienestar de las familias.

Un entorno en el que Pemex reporta montos de deuda históricamente elevados, niveles de producción a la baja y reducida solvencia económica, la confianza de las calificadoras comienza a mostrar señales de debilitamiento.

La decisión de la calificadora Fitch Ratings de modificar de estable a negativo el perfil de la deuda de Pemex como respuesta a la intención del próximo gobierno de modificar la estrategia comercial de la empresa petrolera del país, centrada en reducir las exportaciones de crudo, que significa una importante caída en sus ingresos, sin duda es una mala señal para los mercados, toda vez que si esta percepción empeora para su nueva valoración en los próximos seis meses, podría conducir a un incremento en la percepción de riesgo, propiciando un aumento en las tasas de interés que Pemex debe pagar por sus compromisos.

El cambio en el perfil de la deuda de Pemex a negativo también responde a las cuantiosas transferencias de recursos al Gobierno Federal, que dejan en una situación financiera difícil a la empresa ocasionando constantes aumentos en sus niveles de deuda. Hay que recordar que, del 2012 al segundo trimestre del presente año, la deuda de Pemex pasó de 40 mil millones de dólares a 104 mil millones.

Asimismo, el hecho de que el nuevo gobierno señalara que solo se extraerá el petróleo que requiere el país para consumo interno, es decir, que en el mediano plazo se dejará de vender crudo al exterior, traería serias consecuencias para las cuentas pública, en especial para la situación de Pemex, toda vez que por este concepto se estarían dejando de percibir recursos por aproximadamente 2 puntos del PIB.

En un entorno como este, la situación financiera de Pemex se debilitaría aún más, ya que quedaría expuesta a la volatilidad del tipo de cambio, toda vez que en un caso así las ventas de sus productos estarían ligadas a la moneda nacional, mientras que sus deuda y necesidades adicionales de productos petrolíferos estarían en dólares.

Ante esta situación las respuestas no se hicieron esperar. Por un parte, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador señaló que la evaluación de la situación de Pemex es solo la opinión de la calificadora Fitch, agregando que esta avaló la reforma energética que ha sido un rotundo fracaso y que por lo tanto debería asumir su responsabilidad. Por otro lado, la futura secretaria de Energía calificó de absurda la decisión de la calificadora, cuestionando la información en que se basó para ello, sobre todo cuando considera que los planes de inversión para el próximo año son claros, ya que se han anunciado 70 mil millones de pesos extras para frenar la caída de la producción de petróleo, así como invertir 25 mil millones de pesos para la rehabilitación de seis refinerías.

Sin embargo, en este entorno se debe precisar que las calificadoras no tienen la capacidad de otorgar un aval a ninguna reforma del gobierno, pero sí la tienen para evaluar la capacidad de pago de la deuda de empresas o gobiernos.

Por otro lado, los recursos adicionales que se menciona recibirá Pemex el próximo año, son insuficientes para mejorar su situación tomando en cuenta su debilidad financiera y los elevados niveles de deuda que presenta. Estos recursos programados solo son una parte de las elevadas transferencias que se hacen al gobierno vía la carga fiscal de Pemex.

Consolidar un ambiente de confianza requiere resultados palpables de las políticas económicas instrumentadas y de cambios radicales y compromisos reales con respecto a la impunidad y a la corrupción. Pero ante todo un entorno de certeza en las reglas del juego, que los inversionistas tengan la confianza de que las condiciones en las que canalizaron sus recursos no cambiarán en el tiempo por cuestiones políticas o de intereses grupales.

MÉXICO 

Después del repunte con que inició el segundo semestre del año, en agosto el indicador global de la actividad económica (IGAE) volvió a terreno negativo al reportar una disminución mensual de 0.1%. Este comportamiento respondió principalmente a la caída de 0.5% en las actividades secundarias, donde resalta la baja de 2.9% en la industria de la construcción. Las actividades primarias retrocedieron 1.3%, después de haber avanzado 2.9% un mes antes. Por su parte, las actividades terciarias mantuvieron un comportamiento positivo, incluso mayor al de meses anteriores al mostrar un incremento mensual de 0.4%, aunque fue insuficiente para compensar la caída de las actividades primarias y secundarias. Este comportamiento permitió que en su comparación anual el IGAE mostrara un avance de 1.7%.

Durante los primeros quince días de octubre, los pecios al consumidor se incrementaron 0.40%, lo que significó el menor avance para el mismo lapso desde 2013. Su mayor incidencia provino del subíndice de precios no subyacente que tuvo una alza de 1.10%, donde resalta el aumento de 3.09% en el rubro de precios de energéticos. Los precios agropecuarios por su parte, disminuyeron 0.49%. Por su parte, el subíndice de precios subyacente registró un incremento quincenal de 0.17%, impulsado por el alza de 0.14% en el precio de mercancías y de 0.20% en el de servicios. De esta manera, la inflación anual de la primera quincena de octubre se ubicó en 4.94%, lo que maraca un cambio de tendencia después del alza de 5.17% en la quincena previa.

Cifras desestacionalizadas indican que en septiembre la tasa de desocupación se ubicó en 3.3%, manteniéndose sin cambio respecto el mes previo. Por su parte, la tasa de subocupación fue de 6.2%, lo que marcó una mejoría después de ubicarse en 7.2% en agosto. No obstante, la tasa de informalidad laboral tuvo un ligero avance al representar 56.8% de la población ocupada. La tasa de condiciones críticas se ubicó en 15.59%.

Durante agosto las ventas de establecimientos comerciales reportaron una caída mensual de 0.3%, después de que un mes antes registrara un repunte de 0.6%. Lo interesante de este comportamiento es que, de acuerdo con las cifras del INEGI, provino de la caída de las ventas en únicamente dos de los nueve segmentos que integran el indicador general: Las ventas en tiendas de autoservicio y departamentales cayeron a un ritmo mensual de 1.7%, mientras que las de artículos para el cuidado de la salud lo hicieron en 1.2%. En su comparación anual las ventas totales al menudeo aumentaron 3.5%.

Durante septiembre la actividad exportadora mantuvo su dinamismo al registrar un incremento anual de 12.0%, reflejando principalmente, el aumento de 10.0% en las ventas al exterior de bienes no petroleros, en especial de manufacturas, las cuales crecieron 10.5%, dentro de las que resalta el comportamiento de las exportaciones del sector automotriz que se elevaron 17.8%. Por su parte, las importaciones totales se incrementaron a  una tasa anual de 6.4%, respondiendo al aumento de 1.8% en las importaciones de bienes de consumo, al incremento de 7.0% en las de bienes intermedios y al crecimiento de 9.1% en la adquisición de bienes de capital. De esta manera, el saldo de la balanza comercial en septiembre fue deficitario en solo 193.9 millones de dólares, con lo que el saldo acumulado en los primeros nueve meses del año fue deficitario en 10,222.9 millones de dólares.

ESTADO UNIDOS

De acuerdo con la primera estimación del Departamento de Comercio, durante el tercer trimestre del año el Producto Interno Bruto (PIB) creció a una tasa anualizada de 3.5%, porcentaje que superó la expectativa del mercado que anticipaba un avance de 3.3%, pero resultó inferior al crecimiento que se registró un trimestre antes. El gasto en consumo personal se mantuvo sólido al reportar un incremento de 4.0%, con lo que aportó 2.69 puntos porcentual al crecimiento total del PIB y fue su mayor avance desde el último trimestre de 2014. El cambio en inventarios fue el segundo rubro con mayor incidencia al aportar 2.07% al crecimiento del PIB. Por su parte, las importaciones aumentaron 9.1%, mientras que las exportaciones cayeron 3.5%. De esta manera, el saldo comercial tuvo una incidencia negativa de 1.78 puntos. Finalmente. El gasto público creció 3.3%, para aportar 0.56 puntos al crecimiento del PIB.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano informó que con base en cifras ajustadas a tasa anual, durante septiembre se vendieron 553 mil viviendas nuevas, cifra que además de resultar inferior a las 625 mil unidades que anticipaba el mercado y representar el nivel más bajo desde diciembre de 2016, significó una caída de 5.5% respecto al mes previo. En comparación con el mismo mes del año pasado, la venta de casas nuevas se contrajo 13.2%. Por zona geográfica, la única con un resultado positivo durante el mes fue el medio oeste, en donde la venta de vivienda nueva creció 6.9%. Por le contrario, en el noreste se desplomó 40% en el mes, seguida de una caída de 12% en el oeste y de una de 1.5% en el sur. Los especialistas consideran que la demanda de vivienda se está viendo afectada por el aumento de las tasas hipotecarias.

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado
www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: