Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Recortes y mayor eficiencia del gasto público

CEESP: Recortes y mayor eficiencia del gasto público
julio 04
2016

Es claro que la importancia del gasto público no radica necesariamente en la cantidad de recursos que se tienen para ejercer, sino en la eficacia y, por supuesto eficiencia, en su asignación a través de programas que cumplan con el objetivo de rentabilidad social que debe cumplir el presupuesto público, reflejándose en un mayor nivel de bienestar de las familias.

Un ejemplo de esta situación lo observamos durante el 2015, año en el cual se tenía programado un recorte preventivo del gasto equivalente a 124 mil millones de pesos (mmp), y finalmente el ejercicio concluyó con un sobre gasto de 197 mmp, resultado que de alguna manera debía haber incidido positivamente en el ritmo de crecimiento de la economía. Sin embargo, la baja efectividad de la asignación de estos recursos propició un efecto contrario, toda vez que el impacto neto del gasto gubernamental fue negativo en una décima de punto porcentual, es decir, le restó crecimiento al PIB del 2015.

En busca de corregir estos excesos, las autoridades hacendarias plantearon como objetivo para el 2016 “una reingeniería del gasto con enfoque base cero”, mediante la cual se realizó un análisis inicial de los programas gubernamentales que finalmente llevó a la eliminación de 56 programas y la fusión de 261 programas en solo 99 tras detectarse problemas de duplicidad.

Si bien esto contribuyó para que por primera vez desde 2008 (año de crisis) la estimación del presupuesto de gasto público para 2016 anticipara una disminución de 1.9% en términos reales, esto no evitó que el estimado del tamaño de la deuda total del sector público medida como el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, aumentara casi un punto porcentual respecto a lo que se esperaba para el 2015.

Sin embargo, la coyuntura marcó la necesidad real de un ajuste al gasto público, no como sucedió en 2015, con el objetivo de reducir las presiones sobre variables de las cuales depende la estabilidad macroeconómica, como la salud de las finanzas públicas, el déficit de la cuenta corriente, la fortaleza del tipo de cambio y la evolución de los precios. De esta manera en lo que va del presente año se han anunciado e instrumentado, según los datos disponibles, dos recortes al gasto: El primero en febrero por un total de 132.3 mil millones de pesos (mmp), de los cuales 32.2 mmp corresponde a una reducción del gasto del gobierno federal y 100 mmp en el de Pemex; y el segundo, anunciado el pasado 24 de junio, por 31.7 mmp exclusivamente para el gobierno federal.

El hecho es que a pesar de los esfuerzos por corregir y fortalecer las finanzas públicas, en algunas dependencias existe un enorme desconocimiento de los programas que instrumentan y de sus reglas de operación, llevando evidentemente, a una inefectiva asignación de los recursos. Es un hecho que si las dependencias no tienen un conocimiento estricto del gasto que realiza, es casi imposible tener una visión de en donde poder generar ahorros o recortes efectivos.

La tarea, más allá de solo hacer recortes sin un análisis de costos, simplemente seguirá fortaleciendo una asignación de recursos ineficiente y con poca incidencia en el crecimiento y el bienestar. Se requiere de un verdadero análisis, pero ahora no solo de los programas presupuestales, sino de la capacidad administrativa de las unidades encargadas de ejercer los recursos. Esto implica entre otras cosas, revisar los procesos, sus costos administrativos, sistemas de tecnología, así como sus estructuras organizacionales, todo con el objetivo principal de beneficiar a la población.

Solo de esta forma será posible canalizar los recursos a programas que aseguren un estímulo de la actividad económica y de una mejor distribución de los recursos. Actualmente y a pesar de los recortes anunciados por la SHCP, el gasto público continúa concentrándose en buena medida en subsidios, mientras que los recursos canalizados a inversión física son menores, situación que indica que existen amplias áreas de oportunidad para mejorar la eficiencia.

En este contexto, es fundamental tener presente que la base del crecimiento es la acumulación de capital, lo que nos lleva al elemento clave para lograrlo que es la inversión. A pesar de su menor participación relativa en el total de la inversión, la proveniente del sector público tiene una relevancia especial, toda vez que funciona como detonador de la inversión privada a través de proyectos de infraestructura que además hacen más competitiva y productiva a la economía en su conjunto. La inversión es la mejor receta para crecer de forma sostenida y de esta manera será posible que las personas se beneficien de más empleos mejor remunerados.

Es por ello que más allá de recortes al gasto y revisión de programas, se debe insistir en una reingeniería de la estructura organizacional y administrativa de las entidades gubernamentales, que inhiba cualquier posibilidad de asignación discrecional de recursos por parte de todos los funcionarios de la administración pública.

La dificultad que implica verificar cómo y en donde se ejercieron realmente los recursos públicos, se ha consolidado como un incentivo para la corrupción entre autoridades, lo cual se refleja claramente en la calificación que hace el World Economic Forum en cuanto a temas como desvío de fondos públicos, en el que México ocupa el lugar 125 del ranking mundial, así como en materia de confianza en los políticos y pagos irregulares y sobornos, rubros en los que se ubica en las posiciones 124 y 103, respectivamente.

Una reingeniería de procesos, también evitaría la posibilidad de que los proveedores, contratistas y beneficiarios, busquen prebendas y propicien la corrupción. Un proceso de este tipo evita la corrupción sin importar en donde se origine. En otra parte permitirá lograr un gasto eficaz y eficiente.

La efectividad del gasto no radica en recortes presupuestales, sino también y en buena medida, en la eficiencia operativa en la gestión de los recursos. Temas como transparencia y rendición de cuentas son indispensables en este entorno.

MÉXICO

La Secretaría de Hacienda indicó que en mayo los ingresos totales del sector púbico aumentaron a una tasa anual de 5.4% en términos reales, avance que respondió principalmente al aumento de 19.5% en los ingresos tributarios, dentro de los que destaca el avance de 20.6% en la recaudación por concepto de ISR, de 10.2% por concepto de IVA y de 31.5% por IEPS. Sin embargo, el gasto total creció 15.5%, avance que tuvo su origen principal en el incremento de  92.2% en el gasto de capital, aunque este fue dirigido en sus totalidad a inversión financiera, toda vez que la inversión física se contrajo 15.8%. Un  rubro que ya muestra los efectos del aumento de la deuda y del tipo de cambio, es el costo financiero del sector público que reportó un incremento de 28.2%. Con estos resultados, el saldo de las finanzas públicas en mayo fue deficitario en 103.6 mil millones de pesos (mmp). Cabe resaltar que tan solo en los primeros cinco meses del año, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público creció en 208.4 mmp, aproximadamente un punto del PIB.

Captura3

Después de diez meses consecutivos con resultados negativos, en mayo el valor total de la exportación de mercancías tuvo un modesto crecimiento anual de 0.3%, el cual tuvo su principal origen en el repunte de 2.4% de la exportación de manufacturas, especialmente de las no automotrices, que crecieron 4.4%. Las ventas al exterior de bienes agropecuarios mantuvieron su comportamiento positivo al crecer 8.5%, aunque debido a su reducida participación relativa, su aportación al avance del total de las exportaciones fue reducido. Por su parte, el valor total de las importaciones se contrajo a una tasa anual de 1.6%, respondiendo a la caída de todos sus componentes: la importación de bienes de consumo y la de bienes de capital disminuyó 4.0% en ambos casos, mientras que la adquisición de bienes intermedios se redujo en 0.8%. El saldo de la balanza comercial de mayo fue deficitario en 527.4 millones de dólares (md), con lo que el déficit acumulado de los primeros cinco meses del año ascendió a 6,592.4 md.

Imagen2

Cifras desestacionalizadas del INEGI indican que en mayo la tasa de desocupación representó 4.0% de la Población Económicamente Activa (PEA), lo que significó un aumento respecto al porcentaje del mes previo. Asimismo, la población subocupada, tuvo un notorio aumento al pasar de 7.0% como proporción de la población ocupada en abril a 8.3% en mayo. Por su parte, la informalidad laboral se elevó a 57.5%, tres décimas de punto porcentual por arriba del dato anterior. Estos resultados, continúan mostrando en buena medida la precariedad del mercado laboral.

Imagen3

La confianza de los dirigentes empresariales respecto a la situación actual y futura, tanto de sus empresas como de la economía en su conjunto, continúan deteriorándose, de tal manera que consideran que este no es un momento adecuado para invertir. No hay que olvidar que la inversión es la principal fuente de crecimiento y de creación de empleos. De acuerdo con los datos del INEGI, en junio el indicador de confianza empresarial del sector construcción tuvo una disminución de 2.83 puntos respecto a su nivel del mismo mes del año pasado, mientras que el indicador del sector comercio se redujo en 2.97 puntos y el del sector manufacturero en 0.41 puntos. Con estos resultados, estos indicadores de confianza se mantienen por debajo de los 50 puntos desde principios del 2015.

Imagen4

ESTADOS UNIDOS

De acuerdo con la tercera estimación del Departamento de Comercio, durante el primer trimestre del año el PIB registró un crecimiento anualizado de 1.1%, después de revisarse al alza en tres décimas de punto respecto a la estimación previa. Este resultado también superó la expectativa del mercado que anticipaba un avance de 1.0%. Esta revisión al alza respondió principalmente a un aumento de las exportaciones por arriba de lo estimado previamente, así como a una mayor disminución de las importaciones, lo que permitió que su contribución neta de la balanza de bienes y servicios al crecimiento del PIB pasara de ser negativa en 0.21 puntos a una positiva de 0.12 puntos porcentuales. El gasto en consumo de gobierno también elevó su participación, en tanto que en el consumo personal se redujo, aunque mantuvo su incidencia positiva.

Imagen5

El Conference Board informó que en junio el indicador de confianza del consumidor se ubicó en 98.0 puntos, nivel que supera notoriamente tanto al observado un mes antes de 92.4 puntos, como la estimación del mercado que anticipaba un nivel de 93.1 puntos. El repunte de junio provino de la mejora tanto en el Índice de Situación Actual, que pasó de 113.2 puntos en mayo a 118.3 en junio, como del avance del Índice de Expectativas, que se ubicó en 84.5 puntos, seis puntos por arriba de la cifra previa. Este comportamiento del indicador de confianzas reflejó una mejor expectativa en cuanto a las condiciones del negocios, del mercado laboral, de los ingresos personales.

Imagen6

El reporte del Departamento de Comercio indica que en mayo el ingreso personal registró un aumento mensual de 0.2%, impulsado principalmente por una aumento de 0.2% en los sueldos y salarios. No obstante, su resultado fue ligeramente inferior a lo que anticipaba el mercado (0.3%). El gasto personal, por su parte, subió 0.4%, superando en una décima de punto la expectativa del mercado.

Imagen7

Agenda Económica: Julio

Captura1

Indicadores financieros semanales

Captura2

 

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado A.C.

www.ceesp.org.mx


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/veritas/public_html/wp-content/themes/legatus-theme/includes/single/post-tags.php on line 5

Related Articles

Búsqueda