Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Producto Interno Bruto primer trimestre 2018

CEESP: Producto Interno Bruto primer trimestre 2018
mayo 28
11:07 2018

De acuerdo con cifras desestacionalizadas, es decir, excluyendo todos aquellos factores estacionales que permiten una mejor comparación, el INEGI señaló que, durante el primer trimestre del año, la actividad económica del país mostró una mejora en su comportamiento al reportar un crecimiento anual de 2.3%, lo que representó un punto de inflexión después de dos trimestres con una tendencia a la baja.

El mayor impulso de este crecimiento provino del incremento de 2.9% en las actividades terciarias, es decir, el sector servicios, dentro de los cuales el comercio fue el más dinámico al aportar cerca de la mitad del crecimiento total del PIB, lo que pudo deberse a la paulatina recuperación del poder adquisitivo de la población como consecuencia de que la inflación ha retomado un comportamiento a la baja en su ritmo de crecimiento.

El sector industrial, por su parte, tuvo un avance de solo 0.3%, porcentaje que, si bien se puede considerar muy modesto, refleja una importante recuperación del sector sobre todo si se considera que es su primera variación positiva en los últimos cinco trimestres. El repunte de 2.5% en la industria de la construcción después de cinco caídas consecutivas, el incremento de 1.0% en la actividad manufacturera y el avance de 0.8% en el sector eléctrico, fueron suficientes para compensar el efecto negativo generado por la caída de 6.1% en la minería, que sigue reflejando el deterioro de la industria petrolera. En el caso del sector primario, se observó un crecimiento anual de 5.2%, el más alto en los últimos catorce trimestres.

Si bien el cambio de tendencia que representa el resultado del primer trimestre del año puede significar una buena noticia, el hecho es que la tasa de crecimiento de la economía sigue siendo baja e insuficiente para proveer un mayor beneficio a los hogares. El 2.3% de avance del primer cuarto del año está por debajo del promedio de los últimos 24 años que es de 2.5%.

La necesidad de un mayor ritmo de crecimiento de la economía y más homogéneo, es decir, que este se distribuya de mejor manera entre los diferentes sectores es evidente. La creación de nuevos puestos de trabajo formales y mejor remunerados sigue siendo un factor que hace evidente la necesidad de una mayor inversión productiva que estimule el acervo de capital y con ello la posibilidad de incrementar la oferta de empleos formales, ésta es sin duda la mejor manera de reducir los niveles de pobreza y desigualdad.

Elevar el ritmo de crecimiento de la economía debe ser uno de los principales objetivos para los siguientes años, independientemente de qué partido gane las elecciones presidenciales.

En diversas ocasiones hemos insistido en que la inversión es el principal motor del crecimiento y por lo tanto los esfuerzos deberían concentrarse en su estímulo. Las cifras son claras en este sentido: a mayor inversión productiva, mayor avance de la economía. De acuerdo con las cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI), en los últimos 17 años China creció a una tasa anual de 9.2% invirtiendo el 42% de su producto, en tanto que la tasa promedio de avance de la India fue 7.1% al invertir el 33% del PIB. Singapur avanzó 5.3% anual con una inversión de 26.8%. México por su parte, reporta una tasa de crecimiento anual de 2.2% con una inversión de 22%. En este contexto, hemos señalado que para lograr una tasa de avance de 4% por año, sería necesaria una inversión equivalente a 25% del producto. Pero qué hay que hacer para lograrlo.

Como ya dijimos, la mejor manera de estimular el avance de la actividad económica es la inversión: pública y privada.

Por una parte, la pública tiene un papel muy importante, toda vez que se refleja principalmente en infraestructura, es decir en carreteras, puertos, aeropuertos, etc. Su importancia radica en el hecho de que todas estas obras fomentan una mayor actividad productiva, además de que contribuyen a incrementar la productividad y mejorar la competitividad del país.

Sin embargo, la inversión pública se ha descuidado de tal manera que ha caído notoriamente. Actualmente representa el 3.0% del PIB, uno de los porcentajes más bajos en los últimos 70 años y acumuló ocho años consecutivos con variaciones negativas. Sin duda el reto de las autoridades es estimular la inversión pública, que es el detonante principal de la privada.

Pero adicionalmente existen otros factores que inciden en la evolución de la inversión privada, además de la rentabilidad.

El más relevante es, sin duda alguna, un entorno de estado de derecho, de certeza jurídica y de derechos de propiedad. Es fundamental asegurar que se respeten las reglas del juego, de otra manera la incertidumbre puede inhibir los flujos de inversión.

Más que diseñar programas asistenciales con un elevado costo para el erario, uno de los objetivos principales de las propuestas presidenciales debe ser el estímulo de la inversión pública, que al ser detonador de la privada, contribuye a mejorar el bienestar de los hogares a través de más empleos y mejor remunerados.

Aprovechar el hecho de que México es una de las economías más abiertas del mundo es un factor más que se debe tomar en cuenta, toda vez que los diversos tratados comerciales que ha firmado, generan un entorno de certidumbre en el exterior y de certeza jurídica para los flujos de inversión, además de ser una importante vía de entrada de tecnología.

México se debe concentrar en fortalecer su estabilidad macroeconómica, y el ambiente de negocios, de esta manera será mucho más factible lograr los objetivos de crecimiento y bienestar.

MÉXICO

Cifras desestacionalizadas del INEGI indican que en marzo el indicador global de la actividad económica (IGAE) reportó un incremento mensual 0.3%, inferior al repunte de 0.7% de febrero, tras la caída de 0.6% con que inició el año. No obstante, en su comparación anual el IGAE registró un crecimiento de 2.6%, que fue el más alto en los últimos once meses. El avance mensual de este indicador estuvo impulsado principalmente por el aumento de 0.6% en las actividades terciarias, debido a su mayor peso relativo. Las actividades secundarias se mantuvieron sin cambio tanto en su comparación mensual como anual. Por su el sector primario reportó un aumento mensual de 2.6% y uno anual de 6.6%.

Durante el primer trimestre del año la actividad económica del país vio su mejor desempeño de los últimos seis trimestres al reportar un crecimiento trimestral 1.1%, lo que se reflejo en un avance anual de 2.3%. El sector servicios fue el principal origen del comportamiento de la economía en el primer trimestre del año, al mostrar un avance de 1.1% respecto al periodo previo y de 2.9% en comparación con el año pasado. Por su parte, el sector secundario creció a un ritmo trimestral de 0.9% y uno anual de 0.3%, en tanto que el primario lo hizo en 0.9% y 5.2%, respectivamente.

Durante la primera quincena de mayo, los precios al consumidor reportaron una disminución de 0.29%, que respondió a la baja de 1.51% en los precios del subíndice no subyacente, en especial por la baja de 3.0% en los pecios del rubro de energéticos, que respondió básicamente al disminución de 22.32% en el costo de la energía eléctrica debido al inicio de la tarifa de temporada cálida en diversas ciudades del país. Los precios de agropecuarios bajaron 0.69%. Por su parte, el indicador subyacente tuvo un alza mensual de 0.13%. De esta manera, la inflación anual se ubicó en 4.46%, interrumpiendo la tendencia a la baja que venía mostrando desde la segunda quincena de febrero. El subíndice subyacente tuvo una variación anual de 3.69% y el no subyacente de 6.79%.

Las ventas al menudeo mantuvieron un comportamiento positivo a lo largo del primer trimestre del año tras reportar un crecimiento mensual de 0.9% en marzo, lo que permitió que su comparación anua fuera de 3.4%, que fue su mejor desempeño en los últimos once meses. El avance mensual reflejó el incremento en las ventas de cinco de los nueve segmentos que integran el indicador general, resaltando el crecimiento de 4.8% en las ventas de tiendas de autoservicio y departamentales, así como el avance de 4.4% en las de enseres domésticos, computadoras, artículos para la decoración de interiores y artículos usados. Por el contrario, el peor resultado lo tuvo la venta de  artículos de papelería, para el esparcimiento y otros artículos de uso personal que registró una caída mensual de 7.0%.

Por el contrario, el sector servicios mostró un comportamiento negativo en marzo al registrar una disminución de 0.3%, lo que significó su segunda caída en los primeros tres meses del año. No obstante, esto no impidió que en términos anuales mantuviese un comportamiento positivo al incrementarse 1.4%, aunque este fue su menor avance desde junio del 2014. El origen del resultado negativo del mes se debió a la caída de los ingresos por ventas en cinco de los nueve rubros que integran el indicador general, resaltando la baja de 4.6% en servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles, así como la baja de 2.0% en los servicios de esparcimiento, culturales, deportivos y otros servicios recreativos.

Durante abril la actividad exportadora mejoró notoriamente al reportar un crecimiento anual de 17.0%, lo que representó su mayor avance desde noviembre del 2007. Este comportamiento reflejó por una parte, el aumento de 54.4% en las exportaciones petroleras, impulsadas por el incremento de los precios del petróleo. Las no petroleras por su parte, aumentaron 15.0%. Por otro lado, las importaciones crecieron 21.4%, dentro de las cuales las de consumo lo hicieron en 26.1% las de bienes intermedios en 20% y las de capital 25.8%. Con esto el saldo de la balanza comercial en el mes fue deficitario en 289.1 millones de dólares, acumulando un saldo negativo de 2,065.7 millones en el periodo enero-abril.

ESTADOS UNIDOS

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano informó que, con base en cifras ajustadas a tasa anual, en abril la venta de casas nuevas sumó 662 mil unidades, cifra menor a la estimación del mercado que anticipaba 677 mil viviendas y por debajo de las 672 mil vendidas un mes antes, lo que representó una caída de 1.5%. No obstante, comparado con el mismo mes del año pasado, las ventas de casas nuevas crecieron 11.8%. Durante el mes la mayor venta se registró en el noreste, donde crecieron 11.1%, seguidas de las ventas en el sur que se elevaron solo 0.3%. En el medio oeste las ventas se mantuvieron sin cambio y en el oeste cayeron 7.9%.

Por su parte, la National Association of Realtors señaló que en abril, a una tasa anual ajustada estacionalmente, la venta de casas usadas fue de 5.46 millones de unidades, inferior  tanto a la estimación del mercado que anticipaba 5.57 millones, como a las 5.6 millones de viviendas vendidas un mes antes. En términos relativos, esto significó una caída mensual de 1.4% y una anual de 2.5%. Durante el mes no se registraron avances en la venta de casas nuevas en ninguna de las zonas geográficas. En el noreste cayeron 4.4%, en el sur 2.9% y en el oeste 3.3%. En el medio oeste se mantuvieron sin cambio.

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado
www.ceesp.org.mx

 

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: