Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Políticas fiscal y monetaria para fortalecer la economía

CEESP: Políticas fiscal y monetaria para fortalecer la economía
abril 03
07:40 2017

Noticias importantes se dieron a conocer durante la semana pasada que sin duda son relevantes para el desempeño de la actividad económica del país en un entorno en el que aún prevalece la incertidumbre externa y una preocupación, que si bien va moderándose, sobre las presiones inflacionarias y el bajo ritmo de crecimiento que se anticipa, al menos para el presente año. Aunque para el 2018 comienzan a mejorar las expectativas, es fundamental cumplir los objetivos de política económica planteados para el presente año, de esa manera, el ambiente de negocios será mucho más propicio para la inversión y la generación de empleos.

En primer lugar, el pasado 27 de marzo, la Junta de Gobierno del Banco de México aprobó sus estados financieros dictaminados correspondientes al ejercicio fiscal 2016, en los que se muestra un resultado neto de 535,311.2 millones de pesos (mp).

Una vez excluidos los montos que el instituto central destinó al incremento de la reserva de capital (5,576.7 mp) y al aumento de la reserva de revaluación de activos (207,081.2 mp), el concepto denominado remanente de operación ascendió a 321,653.3 mp, cifra que conforme al artículo 55 de la Ley del Banco de México fue transferida al Gobierno Federal.

Esta cifra, que equivale al 1.6% del PIB, deberá contribuir de manera importante a reducir la deuda total del sector público, que al cierre del 2016 ascendió a 50.5% del PIB, toda vez que de acuerdo con lo establecido en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, se tiene previsto distribuir al menos 70% de estos recursos para la amortización de la deuda pública del Gobierno Federal contratada en ejercicios fiscales anteriores o para reducir el monto de financiamiento necesario para cubrir el déficit presupuestario, o en todo caso, para ambos conceptos. El resto de recursos (30%), se destinará a fortalecer el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) o al incremento de activos que fortalezcan la posición financiera del Gobierno Federal. Para el 2018 se estima que el SHRFSP represente 49.2% del PIB, lo que se complica cuando el efecto de las tasas de interés será importante en el costo financiero y el saldo de la deuda total.

Algunas opiniones consideran que esta mejor situación de la deuda podrá incidir positivamente en las evaluaciones de las calificadoras de riesgo, reduciendo la posibilidad de enfrentar una disminución en la calificación de la deuda soberana de nuestro país como consecuencia de los elevados niveles de endeudamiento. Hay que recordar que en 2016, las tres principales calificadoras cambiaron su perspectiva de estable a negativa, preocupados por la situación de la deuda del país.

Sin embargo, hay que considerar que las calificadoras apoyan su decisión en las medidas que las autoridades aplican para sanear sus finanzas y no en el beneficio que generan los ingresos no recurrentes. Es decir, independientemente de que el sector público tenga más recursos no presupuestados, debe realizar mayores esfuerzos en la disminución y eficiencia de la asignación de los recursos. Reducir el gasto no implica que el sector público no tenga la capacidad de cumplir con sus obligaciones con los hogares del país, sino que lo hace más eficiente en su operación y por ende en la asignación de los recursos.

Posteriormente, en su reunión del 30 de marzo, la Junta de Gobierno del Banco de México decidió incrementar en 25 puntos base su Tasa de Interés Interbancaria para ubicarla en 6.50%. Esto como medida para “evitar contagios al proceso de formación de precios en la economía, anclar las expectativas de inflación y reforzar la contribución de la política monetaria al proceso de convergencia de la inflación a su meta, y tomando en cuenta el incremento de 25 puntos base en el rango objetivo para la tasa de referencia de la Reserva Federal de Estados Unidos”.

No hay duda de que el aumento de la tasa de interés contribuirá a reducir la inflación, pero también tendrá un efecto en el consumo. Sin embargo, es prematuro contabilizar su impacto sobre el crecimiento, cuando la actividad económica del país comienza a ver mejores resultados, además de que existe la posibilidad de que la apreciación del tipo de cambio pueda compensar modestamente sus efectos al propiciar posibles reducciones de precios en algunos bienes y servicios, incluso el de las gasolinas.

Finalmente, el 31 de marzo la Secretaría de Hacienda presentó el documento de Pre-Criterios 2018. El documento resalta un escenario macroeconómico más favorable dadas las expectativas de un mejor desempeño de la actividad productiva. De esta manera, se prevé que el PIB muestre un crecimiento en un rango de 2.0% – 3.0%, que contrasta con el esperado para el presente año de 1.3% – 2.3%. Asimismo, se espera que la inflación retome un comportamiento que la lleve a converger con el objetivo del Banco de México de 3.0%, después de las presiones temporales que se esperan para el 2017 y que según el pronóstico de Pre-Criterios sería de 4.9%.

El documento plantea un total de Requerimientos Financieros del Sector Público, que es la medida más amplia del déficit público, equivalente a 2.5% del PIB, cuatro décimas por debajo de lo que se espera para el presente año.

El pronóstico más relevante es un superávit primario de 1.0% del PIB, lo que en términos absolutos equivale a 216,909.8 millones de pesos. Este sería el segundo año con un saldo positivo, después de la expectativa de 0.4% del PIB para el presente año. No obstante, si bien el superávit primario es una buena señal para los mercados y para las calificadoras, cálculos del CEESP indican que para que la duda se mantenga como proporción de PIB, se requiere de un superávit primario de aproximadamente 1.4% del PIB, lo que sería equivalente a 311 mil millones de pesos, casi 100 mmp más que lo previsto por las autoridades.

En materia de ingresos presupuestarios se estima que sean mayores en 141.3 mmp respecto al monto previsto en la LIF2017, como consecuencia de:

  • Más ingresos tributarios en 84.9 mmp, debido a un mayor ritmo de crecimiento de la actividad económica.
  • Ingresos petroleros superiores en 2.9 mmp, como resultado de un aumento en el precio del petróleo y de la plataforma de producción.
  • Aumento de 42.9 mmp en los ingresos propios de las entidades distintas de PEMEX, como respuesta al alza de las tarifas eléctricas, asociado a un incremento en el costo en la generación de electricidad por mayores precios de los energéticos.
  • Mayores ingresos no tributarios en 10.7 mmp.

En cuanto al gasto, se espera que tenga un aumento de 71.3 mmp en relación con lo aprobado en 2017 (1.4 por ciento), respondiendo a:

  • Un aumento de 115 mmp en gasto no programable, debido a un mayor costo financiero.
  • El gasto corriente estructural que se presente en el Proyecto de Presupuesto y en el Presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados no podrá ser mayor a la tasa anual de crecimiento potencial del PIB respecto al Presupuesto de 2017, conforme a lo establecido en la LFPRH.

No obstante, en el documento se señala que para cumplir con la trayectoria de consolidación fiscal y regresar al equilibrio presupuestal, en 2018 se requerirá de un ajuste en el gasto programable pagado de 43.8 mmp con respecto al PEF2017, cifra equivalente a 0.2% del PIB. El ajuste se compara favorablemente con el previsto en el documento publicado en 2016, por 297.3 mmp o 1.5 por ciento del PIB, así como el anticipado en el documento de 2015, por 249.4 mmp o 1.3 por ciento del PIB. Estas estimaciones no contemplan el uso de ingresos no recurrentes.

Aunque es cierto que este ajuste requerido al gasto es pequeño en comparación con los anteriores, prevalece la incertidumbre de que se concrete, toda vez que los resultado publicados por la SHCP para 2015 y 2016, no dan señales de haberse llevado a cabo ningún recorte al gasto. De hecho en los últimos dos años se observó un sobregasto importante.

La política fiscal y monetaria son fundamentales en el proceso del fortalecimiento de la estabilidad macroeconómica, además de que contribuyen directamente en el bienestar de los hogares. No obstante, deben complementarse con un estado de derecho en el que la corrupción, impunidad e inseguridad no tengan la posibilidad de subsistir ante un estricto cumplimiento de la ley. El trabajo conjunto del sector público y privado debe redundar en un entorno de estímulo a la inversión y generación de empleos, que a final de cuentas responde a las eficientes política públicas instrumentadas por las autoridades.

MÉXICO

La actividad económica del país, medida a través del Indicador Global de la Actividad Económico (IGAE), inició el año con un comportamiento favorable al reportar un incremento de 0.3% respecto al mes previo, con lo que ya acumula nueve meses consecutivos con resultados positivos. El sector más dinámico fue el primario, que tuvo un avance mensual de 4.0%, con lo que en términos anuales reportó un crecimiento de 11.0%. Le siguió el sector secundario con un aumento mensual de 0.1%, dentro del cual fueron los avances de 1.1% en la minería y de 0.5% en la manufactura los que impulsaron al sector, toda vez que la construcción se mantuvo sin cambio y la generación eléctrica, agua y distribución de gas, descendió 2.0%. En términos anuales, en enero la economía creció 2.5%.

Imagen1

Por cuarto mes consecutivo el valor total de las exportaciones mantiene un resultado positivo al crecer 7.9% anual, respondiendo al incremento de 69.0% en las ventas de productos petroleros, impulsado por una alza en el precio del crudo, así como por el incremento de 5.5% en las exportaciones no petroleras, dentro de las que destaca el incremento de 102.7% en las ventas externas de la minería y del aumento de 5.5% en las manufacturas. Por su parte, las importaciones aumentaron 2.8%, impulsadas por una mejora de 6.1% en la adquisición de bienes de consumo y del avance de 3.2% en la importación de bienes intermedios. Por el contrario, la compra de bienes de capital se contrajo 4.4%. El saldo de la balanza de bienes en febrero fue superavitaria en 684 millones de dólares, de tal manera que en el primer bimestre se acumuló un déficit de 2,610 millones.

Imagen2

La Secretaría de Hacienda informó que durante febrero los ingresos totales del sector público tuvieron un incremento anual de 7.7% en términos reales, reflejando el dinamismo que mantiene la recaudación tributaria que aumentó 10.2%. Por su parte, el gasto público aumentó 3.1%, impulsado por el incremento de 33.7% en el gasto no programable, ya que el programable se redujo 4.8%. En el mes el balance público fue deficitario en 1,927.8 millones de pesos. No obstante, el balance primario tuvo un superávit de 17,947.5 millones de pesos.

Imagen3

ESTADOS UNIDOS 

El Departamento de comercio dio a conocer su tercera estimación para el PIB del cuarto trimestre del 2016, que muestra un crecimiento anualizado de 2.1%, porcentaje que supera la estimación previa de 1.9% y la expectativa del mercado de 2.0%. Este resultado respondió principalmente a la revisión al alza del crecimiento del consumo privado, que se corrigió de 3.0% a 3.5%. La inversión privada también tuvo una mejora al mostrar un incremento de 9.4%, dos décimas por arriba de la cifra previa. De acuerdo con los especialistas, a pesar de estas revisiones al alza, la tendencia de crecimiento se mantiene moderada.

Imagen4

El Conference Board informó que durante marzo, el índice de confianza del consumidor se elevó a 125.6 puntos, superando significativamente los 116.1 puntos que reportó el mes previo y los 114.8 puntos que anticipaba el mercado. En términos relativos esto representó un avance mensual de 8.2%. Es importante señalar que el resultado de marzo es el más elevado desde finales de año 2000. al interior del indicador general, el índice de situación actual mejoró de un nivel de 134.4 puntos en febrero a 143.1 en marzo, mientras que el índice de expectativas pasó de 103.9 a 113.8 puntos. Estos resultados reflejan un mejor percepción de los consumidores apoyada por una visión positiva de las condiciones actuales del mercado laboral.

Imagen5

De acuerdo con el reporte del Departamento de Comercio, durante febrero el ingreso personal aumentó a un ritmo mensual de 0.4%, cifra similar a al avance del mes previo y en línea con la estimación del mercado. Por su parte, el gasto personal se elevó 0.1%, una décima por debajo del dato previo y de la expectativa del mercado. Estos resultados sugieren que los consumidores mantienen una perspectiva cautelosa.

Imagen6

 

Captura

89

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado

www.ceesp.org.mx

 

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: