Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: México frente a un entorno complejo

CEESP: México frente a un entorno complejo
junio 10
2019

Decisiones sustentadas solamente en criterios políticos, sin considerar las consecuencias económicas, suelen generar reacciones inmediatas en los mercados y propiciar ambientes de incertidumbre severos que afectan la dinámica de la actividad económica.

El jueves 30 de mayo, el presidente Trump anunció su decisión de aplicar aranceles a México como medida de presión para controlar el problema de migración hacia los Estados Unidos, la cual tuvo un efecto inmediato en los mercados. En un solo día el tipo de cambio se depreció casi 3.0% – y la bolsa de valores perdió 1.3%-. Al principio de esta semana el tipo de cambio volvió a apreciarse, pero más tarde regresó a niveles de 19.6-19.7 pesos por dólar y la bolsa de valores retomó un comportamiento de ganancias.

El tamaño de la depreciación hasta ahora observada es extraño, dada la gravedad de la medida anunciada y la enérgica postura del presidente estadounidense para llevar a cabo esa política. Naturalmente, el partido republicano ha rechazado la política anunciada por el presidente. Más aún, un importante segmento del partido está dispuesto a bloquear la medida, lo que parece un significativo contrapeso que genera una duda razonable sobre la aprobación definitiva de la entrada en vigor de dicha política arancelaria.

Sin embargo, para el presidente estadounidense es más factible que se instrumente ya la política en cuestión y negociar acuerdos mientras estén en operación los aranceles. Cabe señalar que aun cuando los legisladores logren bloquear la medida, el presidente tiene la facultad de veto.

La principal estrategia de la campaña presidencial del Trump, que le dio muy buenos resultados, fue la confrontación directa con México, por lo que es probable que quiera utilizarla de nuevo en vísperas de presentar formalmente su candidatura a la reelección. Más que buscar un beneficio real para el país, es obvio que el trasfondo político es lo que motiva su amenaza.

No hay ninguna duda de que la política arancelaria propuesta por el presidente Trump representa un severo impacto para la economía mexicana, pero también es evidente que en el mercado estadounidense habrá quienes tengan que asumir parte de los elevados costos que esto representa. Para los Estados Unidos, el efecto más evidente es un encarecimiento de los bienes finales provenientes de México, pero lo más importante es el riesgo de disrupción de diversas cadenas de oferta que operan en varias industrias cuyos bienes finales incorporan insumos intermedios de ambos países en distintas fases del proceso productivo, propiciando fuertes incrementos de costos de producción. Este efecto afectaría a sectores manufactureros como el automotriz entre otros.

En términos monetarios, la instrumentación inicial de 5% a partir del 10 de junio, tiene un valor directo cercano a mil millones de dólares durante los 20 días restantes del mes. Si esta medida llegase a su extremo, es decir, al 25% en octubre, el efecto acumulado para todo el año sería equivalente a poco más de 38 mil millones de dólares. La distribución del impacto de este costo entre los compradores estadounidenses y los exportadores mexicanos, dependería de que tan sustituibles son los productos en cuestión. En la medida que los bienes exportados tengan muchos sustitutos en el mercado de EEUU -es decir, que la demanda de importaciones estadounidense sea muy “elástica”-, el impacto recaería en buena medida sobre los exportadores de México y viceversa. Hay evidencia de que la demanda de las importaciones de EEUU es bastante elástica, al ser un país con gran variedad de oferta doméstica y de importaciones de otros países. Ello implica que el costo de la medida recaería principalmente en los exportadores mexicanos.

Adicionalmente, México enfrenta un entorno de creciente incertidumbre después de varias decisiones de política económica que han puesto en entredicho la posibilidad de elevar el ritmo de crecimiento de la actividad productiva. La cancelación de la construcción del NAIM, que ha sido la más controvertida por lo que representaba económicamente para el país, no se compensa con una obra como la del aeropuerto de Santa Lucía que, además de ser más costosa y probablemente con un menor beneficio económico-social -aunque no cuenta con la debida evaluación al respecto como lo marca la ley de presupuesto-, ahora enfrenta una suspensión de operaciones en tanto no acredite los correspondientes permisos ambientales. Además, se debe hacer frente a otros 146 juicios que buscan su cancelación definitiva. En esa misma línea está la construcción de la refinería de Dos Bocas, que tampoco cuenta con la evaluación de beneficio/costo que manda la ley y que al parecer tampoco cuenta con los permisos ambientales correspondientes. Ello también abona a la incertidumbre.

La situación de las finanzas públicas es otro factor que continúa siendo preocupante. Si bien en lo que va del año se aprecian avances importantes en materia de control de gasto público, también se debe tener en cuenta que, por una parte, los ahorros comienzan a reflejarse en un deterioro de las funciones del sector público en diversos programas, como la falta de medicamentos y la menor calidad del servicio de salud, así como la retención de recursos para otros gastos ya comprometidos. Resalta también el reducido pago de ADEFAS (adeudos fiscales de ejercicios anteriores) que en el periodo enero-abril fue 86.2% menor en comparación con el mismo lapso de 2018, al pasar de 63,764 millones de pesos en el primer cuatrimestre de 2018 a 9,148 millones en el lapso equivalente en 2019. A su vez, la reasignación de recursos se destina, en su mayoría, a programas y proyectos que no tienen reglas de operación claras o que no cubren las condiciones necesarias que marca la ley.

La falta de claridad de cómo se atenderá el cambio en el modelo de negocios del sector de energía, tras la cancelación de las subastas de yacimientos petroleros y del mercado eléctrico, pone en riesgo la capacidad de producción y generación de petrolíferos y electricidad debido a la poca inversión que el sector público puede aportar, a menos que incurra en deuda pública, más allá de los cuestionamientos sobre la eficiencia de dicho sector. Ello ha sido un ingrediente importante en el deterioro de la confianza de los mercados.

Así, el 5 de junio la calificadora Fitch Ratings redujo la calificación soberana de México de BBB+ a BBB con perspectiva estable, tras considerar que el riesgo de las finanzas públicas continúa elevándose ante el deterioro financiero de Pemex. Esto llevó a que un día después, decidiera reducir la calificación de Pemex de BBB- a BB+, con lo que pierde el grado de inversión. Además, bajó la calificación a CFE de BBB+ a BBB.

Por su parte, Moody´s solo modificó la perspectiva de la calificación de la deuda soberana de México de estable a negativa, tras considerar que, en primer lugar, las políticas seguidas están afectando la confianza de los inversionistas y las perspectivas de largo plazo y en segundo lugar, que el efecto de los cambios en la política energética y la incidencia que tiene Pemex en ello no parecen adecuados. Con base en esto, Moody’s también revisó la situación de Pemex para cambiar solo la perspectiva de calificación de estable a negativa.

No hay duda de que la situación es compleja. El jueves pasado se publicó el dato de inversión fija a marzo, que arroja una caída anual de 5.9%, la mayor en lo que va del año. Asimismo, el consumo privado a marzo se redujo 0.8% respecto a un año antes, su primera baja desde diciembre del 2012. Todo indica que es el momento preciso para fortalecer la alianza entre el sector privado y público con el objetivo de establecer metas de inversión productiva que sean complementarias, cumpliendo con todos los requisitos que la ley establece, de tal manera que esto conduzca a un impulso del ritmo de crecimiento económico.

En este entorno, aumentar la intervención del estado sin la capacidad para hacer frente a los compromisos de inversión, solo abonaría a deteriorar las expectativas de crecimiento. Además, es urgente producir un plan de trabajo de PEMEX sólido y con credibilidad. Sería muy oportuno que las autoridades consideraran la posibilidad de reactivar el proyecto del NAIM – ahora que el de Santa Lucía enfrenta serios problemas-, reflexionar sobre retomar los beneficios de la reforma energética que se ha detenido, mediante la reanudación de las subastas de exploración y extracción de petróleo y de la inversión privada en generación eléctrica con énfasis en tecnologías basadas en la sostenibilidad, así como re evaluar la conveniencia de la construcción de la refinería de Dos Bocas o en todo caso reconsiderar su comienzo.

MÉXICO

Estacionalmente durante mayo, los precios al consumidor muestran un comportamiento descendente, de tal forma que en esta ocasión registró una baja mensual de 0.29%. Este resultado respondió a la baja de 1.66% en el subíndice de precios no subyacente, dentro del cual destaca al efecto proveniente de la disminución de 20.54% en las trifas eléctricas, como consecuencia del inicio de las tarifas de temporada cálida en diversas ciudades del país. Por su parte, los precios del subíndice subyacente aumentaron 0.16%. Con estos resultados, la inflación anual se ubicó en 4.28%, inferior al 4.41% del mes previo. La inflación anual subyacente fue de 3.77% y la no subyacente de 5.78%.

Aunque ya se anticipaba una baja en la inversión fija bruta en marzo, en línea con el debilitamiento de los principales indicadores macroeconómicos en ese mes, esta fue mayor que lo esperado. El INEGI informó que en el tercer mes del año la inversión se contrajo 3.0% respecto al mes previo, respondiendo principalmente a la caída mensual de 4.0% en la inversión en construcción, como consecuencia de una disminución de 4.3% en el segmento residencial y de 3.7% en el no residencial. La inversión en maquinaria y equipo tuvo una baja mensual de 0.9%. De esta manera, la comparación anual del indicador general de inversión fija bruta muestra una caída de 5.9%.

EL INEGI informó que durante marzo el consumo privado en el mercado interno continuó debilitándose al registrar una caída mensual de 1.5%, como consecuencia de una disminución de 0.8% en el consumo de bienes nacionales y de una baja de 4.3% en el de bienes importados. De esta manera, la comparación anual del indicador general de consumo muestra una baja de 0.8%, la primera variación negativa desde diciembre del 2012.

ESTADOS UNIDOS

El Departamento del Trabajo informó que en mayo el mercado laboral mostró un débil comportamiento al reportar que la nómina no agrícola aumentó en solo 75 mil empleos, cifra significativamente inferior, tanto a la reportada un mes antes, cuando se generaron 224 mil nuevos empleos, como a la estimación del mercado que anticipaba un aumento de 180 mil empleos. No obstante, las cifras de desempleo mostraron un mejor comportamiento, toda vez que en el quinto mes del año la tasa de desocupación se mantuvo en niveles de 3.6%, y fue una décima de punto porcentual inferior al pronóstico del mercado.

El reporte del Census Bureau indica que durante abril el gasto en construcción se mantuvo sin cambio, después de haber aumentado 0.1% en marzo. El mercado anticipaba un aumento de 0.4%. Este comportamiento reflejó principalmente, la caída de 1.7% en el gasto en construcción privada, ya que el gasto en construcción pública se incrementó en 4.8%. Al interior del gasto privado en construcción, el destinado al segmento residencial se contrajo 0.6% y el gasto no residencial cayó 2.9%. En el caso del gasto en construcción pública, se observó un incremento de 4.6% en el destinado a obra residencial y un avance de 4.8% en el ejercido en el segmento no residencial.

Durante abril el saldo de la balanza de bienes y servicios resultó deficitario en 50.8 mil millones de dólares (mmd), cifra menor a la del marzo, pero ligeramente por arriba de la estimación del mercado que esperaba un déficit de 50 mmd. En el mes las exportaciones totales sumaron 206,8 mmd, 2.2% menos que un mes antes. Por su parte, el valor total de las importaciones también se redujo 2.2%, con lo que su valor total fue de 257.6 mmd.

AGENDA ECONÓMICA

INDICADORES FINANCIEROS SEMANALES

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado A.C.
www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: