Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Las expectativas se siguen ajustando a la baja

CEESP: Las expectativas se siguen ajustando a la baja
septiembre 10
07:24 2018

Después de conocer el reporte del INEGI en el que señala que durante el segundo trimestre del año la actividad económica del país tuvo un comportamiento negativo, lo que por cierto parecía poco probable, ya que, de acuerdo con los resultados de la Encuesta de Expectativas del Banco de México, la probabilidad de que se observara una reducción en el PIB respecto al trimestre previo era de solo 17.5%, la percepción sobre el comportamiento futuro de la economía se ha ido moderando.

La incertidumbre de lo que pasará con el TLCAN, aun cuando las negociaciones bilaterales entre México y los Estados Unidos prácticamente han concluido, aunado a la volatilidad del tipo de cambio que ha vuelto a tomar fuerza y el repunte de la inflación, además de las expectativas sobre las acciones que tomará el nuevo gobierno, han llevado a una mayor cautela sobre la evolución de la economía en lo que resta del año y los dos siguientes.

Los resultados de la Encuesta Sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado anticipan que el promedio de crecimiento del PIB para el presente año será de 2.14%, lo que significó su segundo ajuste a la baja de manera consecutiva. Para el 2019 se espera un avance de 2.16%, que en este caso representó su tercer ajuste a la baja. No obstante, después de haberse corregido a la baja en dos ocasiones seguidas, el pronóstico para el 2020 se elevó a 2.36%, aunque es evidente que esto no refleja señales de un dinamismo importante.

De hecho, la estimación promedio de crecimiento para los próximos diez años es de 2.5%, lo que parece anticipar que la economía mantendrá un avance inercial e insuficiente para satisfacer las necesidades de la población.

El constante aumento de los precios de energéticos, especialmente de la gasolina de bajo octanaje, que tiene uno de los ponderadores más altos dentro del índice general de precios, ha tenido una incidencia importante en el repunte de la inflación, contribuyendo para que los pronósticos apunten a que al cierre del año se ubique en 4.41%, que es la estimación más alta desde que se inició el sondeo de la inflación para 2018.

Aunque se estima que la inflación retomará una tendencia a la baja, para los próximos dos años los pronósticos se ubican en cerca de 3.7%, aún lejos del objetivo puntual del Banco de México de 3.0%, lo que parece indicar que se mantendrán algunas presiones sobre los precios. Incluso, la inflación promedio para los próximos 5 a 8 años se estima en 3.67%.

Dado el ajuste a la baja en los pronósticos de crecimiento para el presente y el siguiente año que anunció el Banco de México y los que se reportaron en la Encuesta de Expectativas del Sector Privado, se anticipa que en lo que resta del 2018 y en todo el 2019 el ritmo de avance de la economía mantendrá un comportamiento inercial, que también resentirá el efecto de un nuevo sexenio. Las cifras indican que estacionalmente el primer año de cada gobierno el PIB reduce claramente su tasa de crecimiento.

Pero no solo el comportamiento de los indicadores macro define la evolución de la economía. Existen otros temas que se deben considerar para consolidar un ambiente de certidumbre para la inversión productiva, que a final de cuentas es el principal motor del crecimiento y de la generación de empleos.

Entre otros temas que se pueden convertir en factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país, los especialistas en economía del sector privado consideraron, en el sondeo que realizó el Banco de México en agosto, que la mayor preocupación se concentra en los problemas de inseguridad, seguido de la política sobre comercio exterior, la incertidumbre en la política interna, la falta de estado de derecho y la corrupción.

La confianza es un elemento fundamental para el desempeño eficiente de personas y empresas. En un entorno de certidumbre siempre existen las mejores opciones para impulsar la actividad productiva del país. No obstante, se debe tener en cuenta que la confianza puede tener movimientos súbitos, es decir, aumentar rápidamente por algún factor estacional y luego caer significativamente.

En este contexto, después de la euforia que generó el resultado electoral del pasado primero de julio, que propició que el índice de confianza del consumidor aumentara 14.4% respecto el mes previo y que significó su mayor avance mensual desde que se inició la serie en 2001, en agosto pareciera que ese optimismo se obscureció muy rápido, toda vez que este indicador reportó una disminución mensual de 0.2%, respondiendo principalmente a la caída en la percepción sobre la situación actual y futura de la economía en su conjunto.

Si bien es cierto que la percepción de los consumidores en cuanto a la situación actual y futura del hogar mantuvo resultados positivos, estos fueron notoriamente menores a los del mes previo. Esto podría estar relacionado con la preocupación de los consumidores en cuanto a la claridad de cómo se instrumentarán los programas prometidos durante la campaña presidencial y de la inquietud sobre si se materializarán y a partir de cuándo se distribuirán los apoyos económicos que se ofrecieron a diversos sectores de la población.

El hecho es que al menos hasta el 2020 las expectativas no anticipan un mejor desempeño de la economía en su conjunto. Esto sin considerar aún el impacto que pueda tener al acuerdo final que resulte de la renegociación del TLCAN, así como las políticas económicas instrumentadas por el nuevo gobierno.

Sin embargo, existe la confianza de que las acciones que tomen las nuevas autoridades contribuyan al fortalecimiento de la estabilidad macroeconómica, de tal manera que pueda observarse una mejora en el ritmo de crecimiento económico y la creación de empleo en los próximos años.

MÉXICO 

Los precios al consumidor volvieron a acelerar su timo de avance durante agosto al reportar un incremento de 0.58 %, que fue su mayor alza para un mismo mes en los últimos diez años. El principal origen de este resultado fue el aumento de 1.61% en el subíndice de precios no subyacente, dentro del cual resalta la incidencia del aumento mensual de 2.73% en el precio de la gasolina de bajo octanaje, que por si solo fue el origen de una cuarta parte del incremento del índice general de precios. Por su parte, el subíndice de precios subyacente reportó una alza de 0.25%, impulsada principalmente por el aumento de 0.39% en los precios del rubro de mercancías. Con estos resultados, la inflación anual se ubicó en 4.90%, en tanto que la inflación subyacente fue de 3.63% y la no subyacente de 8.80%.

Después de un repunte en mayo, la inversión fija bruta regresó a terreno negativo al mostrar una caída de 0.2% en junio, aunque comparada con el mismo mes del año pasado, mantuvo un comportamiento positivo al aumentar 1.5%. La caída mensual de la inversión se atribuye principalmente a la disminución de 0.9% en la inversión en maquinaria y equipo. Sin embargo, en su comparación anual esta también mantuvo datos positivos al crecer 4.5%. Por su parte, la inversión en construcción tuvo un repunte mensual de 1.6%, después de tres meses a la baja, aunque esto no fue suficiente para evitar que su variación anual se mantuviese en terreno negativo al caer 0.1%.

Después del significativo repunte mensual de 14.4% que tuvo el índice de confianza del consumidor en julio, en agosto se contrajo 0.2%. Este comportamiento reflejó la caída en la percepción de los consumidores sobre la situación actual y futura de la economía en su conjunto, así como la opinión negativa sobre la posibilidad de los hogares de adquirir bienes duraderos. Por el contrario, la percepción sobre a la situación actual y futura de los hogares mantuvo una opinión positiva.

ESTADOS UNIDOS 

El Departamento del Trabajo informó que en agosto las nóminas no agrícolas aumentaron en 201 mil personas, cifra que superó tanto al dato del mes previo como a la estimación del mercado, que anticipaba la creación de 187 mil nuevos puestos de trabajo. Las nóminas del sector privado le dieron cabida a 204,000 nuevos trabajadores, notoriamente por arriba de los 175 mil que anticipaba el mercado y los 153 mil empleos que se generaron un mes antes. Un dato que resalta en el reporte de agosto es que el promedio de las remuneraciones por hora aumentó 0.4%, lo que las llevó a un crecimiento anual de 2.9%, que fue el más alto desde mayo del 2009. En este entorno, la tasa de desempleo de agosto se mantuvo en 3.9% por segundo mes consecutivo.

De acuerdo con el reporte del Census Bureau, en julio el gasto total en construcción aumentó 0.1%, porcentaje que se quedó muy por debajo de la estimación de un avance de 0.5% que anticipaba el mercado, pero que representó un repunte después de la caída de 0.8% que reportó un mes antes. Este resultado mensual se atribuye especialmente al aumento de 0.7% en el gasto en construcción pública, toda vez que el gasto privado se contrajo 0.1%. En términos anuales, el gasto total en la construcción aumentó 5.8%, dentro del cual el gasto de la construcción privada se elevó 5.1% y el gasto de la construcción pública creció 8.3%.

El Census Bureau también dio a conocer su reporte mensual sobre comercio internacional de bienes y servicios, en el cual señala que en julio el saldo comercial de los Estados Unidos fue deficitario en 50.1 mil millones de dólares, que fue el más alto en los últimos cinco meses. En julio las exportaciones de bienes y servicios resultaron 2.1 mil millones de dólares menores a las de un mes antes, en tanto que las importaciones aumentaron 2.2 mil millones.

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado
www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: