Veritas Online

Recientes

CEESP: La inseguridad se fortalece

CEESP: La inseguridad se fortalece
octubre 01
07:41 2018

De acuerdo con la percepción de organismos y especialistas, nacionales y extranjeros, la inseguridad pública se ha convertido en uno de los principales factores que puede limitar el crecimiento del país. La seguridad de que realizar un acto ilícito no será castigado debido a la elevada impunidad que prevalece en el país y que viene acompañada de la ausencia de estado de derecho, es un fenómeno que afecta gravemente el patrimonio de las personas y empresas. Su incidencia tiene un alcance mucho mayor que pone en riesgo otros aspectos, como la vida, la libertad y la salud de los individuos, además de la supervivencia de empresas, especialmente micro y pequeñas.

Los niveles de inseguridad han aumentado de manera considerable. Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestran que en los primeros ocho meses del presente año el número de homicidios dolosos sumó un total de 18,835, cifra que además de superar en 17.6% el reporte del mismo lapso del año pasado es históricamente alta.

La Encuesta Nacional de Seguridad Urbana (ENSU) correspondientes a junio del 2018, reporta que el 75.9% de la población mayor a 18 años consideró que vivir en su ciudad es inseguro, porcentaje que, si bien fue menor al reporte previo, se mantiene en sus niveles más altos desde que inició este registro. Lo preocupante de los resultados de la ENSU es que la expectativa del 68.3% de los encuestados considera que la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal o empeorará, lo que evidencia la poca confianza que existe en el desempeño de las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley.

Por su parte, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública ENVIPE, que se dio a conocer la semana pasada, reporta que la cifra negra durante el 2017 (delitos cometidos, en los cuales no hubo denuncia o no se inició averiguación previa) fue de 93.2%, principalmente por que los afectados consideran que hacer una denuncia es una pérdida de tiempo y por desconfianza a las autoridades. Además, la inseguridad representa costos económicos importantes que según la ENVIPE, durante el 2017 sumaron 299.6 mil millones de pesos, lo que representó el 1.65% del PIB. Se debe señalar que de este costo 89.1 mil millones correspondió a gasto preventivo de los hogares, mientras que los restantes 210.5 mil millones reflejaron las pérdidas por victimización.

La violencia no es exclusiva de nuestro país. De hecho, a nivel mundial también se ha observado un deterioro en este tema. El Global Peace Indicator (GPI), que elabora el Institute for Economics & Peace, indica que durante 2017 el nivel global de paz se deterioró 0.27%, lo que significa su cuarto año consecutivo con comportamiento negativo. En ese año 92 países experimentaron un deterioro en su nivel de paz y 71 tuvieron una mejora, después de que en 2016 fueron 68 países los que empeoraron y 93 los que tuvieron una mejora.

En este entorno, dentro de los 163 países que integran el GPI, México ocupó el lugar 140 como uno de los más violentos en el mundo. Esto significó la recuperación de dos posiciones, mismas que había perdido un año, aunque en esto podría haber incidido el hecho de que un mayor número de países reportaron más violencia.

Sin duda el costo económico que genera la violencia puede ser un limitante del crecimiento. Los elevados recursos que se canalizan a este tema podrían destinarse a actividades productivas que estimularían el crecimiento. Durante el 2017 el costo de la violencia a nivel mundial fue de 14.7 billones de dólares, en términos de poder de compra (PPA), cifra que representó el 12.4% del PIB mundial. Bajo la misma metodología, el costo de la violencia en México fue de 312.3 mil millones de dólares, que como porcentaje del producto representó 14.0%.

México enfrenta una situación difícil en materia de inseguridad que afecta a empresas y familias, lo que significa que los esfuerzos del nuevo gobierno deberán fortalecerse para una solución en el corto plazo. Durante 2017, el Institute for Economics & Peace señala que en 25 de las 32 entidades federativas del país se observó un deterioro en el nivel de paz.

La percepción de organismos internacionales nos ubica entre los países con serios problemas de seguridad, lo que puede generar un ambiente de incertidumbre para los flujos de capital. Ya hemos señalado que el World Economic Forum, mediante su reporte The Global Competitiveness Index 2017-2018, indica que en materia de crimen organizado nuestro país ocupa el lugar 134 de un universo de 137 países, así como el lugar 135 en cuanto a confianza en los servicios policiales, además de indicar que en México los factores que generan más problemas para hacer negocios son la corrupción y el crimen organizado.

Es claro que el tema de seguridad es fundamental para el buen desempeño de la actividad económica de cualquier país. Su seguimiento por parte de organismos nacionales e internacionales especializados es fundamental para establecer políticas que contribuyan a mejorar los niveles de seguridad.

México tiene una economía fuerte y capaz de elevar su ritmo de crecimiento y bienestar. Su fortaleza macroeconómica es señal inequívoca de que, a pesar de que hacen falta mayores esfuerzos, se han observado avances en cuanto a la capacidad de generar empleos, así como de un paulatino mejoramiento del ingreso real de las familias.

Las instituciones encargadas de aplicar las leyes deben ser fortalecidas con todos los instrumentos posibles que les permita combatir eficientemente la delincuencia. Erradicar la impunidad y fortalecer el estado de derecho debe ser un objetivo inmediato.

Consolidar un ambiente de seguridad requiere compromisos reales en materia de erradicación de la impunidad y la corrupción. La percepción de una mejora en estos temas aumenta los niveles de confianza y propicia la inversión, estimulando los negocios y el consumo.

La confianza de inversionistas y hogares recae principalmente en un favorable entorno de negocios en el que las empresas tengan la seguridad de que su capital está seguro y la posibilidad de rendimientos sea atractiva, y que las personas se sientan libres y seguras para desarrollarse eficientemente.

Durante los primeros quince días de septiembre los pecios al consumidor aumentaron 0.22%, lo que significó su menor avance para el mismo lapso en los últimos siete años, además de ser inferior a las expectativas del mercado. La moderación en el alza de los precios que propició este comportamiento se concentró principalmente en los rubros de colegiaturas y otros servicios por la parte del subíndice de precios subyacente. En el caso del no subyacente, los precios de productos agropecuarios reportaron una disminución de 0.36%, que fue su primera variación negativa para la primera quincena de septiembre desde 2005. Sin embargo, los precios del rubro de energéticos siguió en ascenso, para ubicarse en 1.17% en la primera mitad de septiembre, que fue el más alto para el mismo periodo desde 2005. En términos anuales la inflación general fue de 4.88%, la subyacente 3.56% y la no subyacente 8.90%, inferior en los tres casos a la reportada en la quincena previa.

La actividad económica inició la segunda mitad del año de forma positiva, toda vez que después de una disminución mensual de 0.1% en junio, en julio el indicador global de la actividad económica (IGAE) tuvo un repunte de 0.4%, con lo que su variación anual se elevó a 2.8%, la más alta en los últimos quince meses. El repunte mensual de este indicador respondió principalmente al incremento de 0.3% en las actividades terciarias, seguida del avance de 0.2% en las secundarias, que respondieron especialmente al impulso de la industria de la construcción que registró un aumento mensual de 1.4%. Por su parte, las actividades primarias aumentaron en el mes 2.8%, suficiente para generar una cuarta parte del crecimiento total del IGAE.

MÉXICO 

Cifras desestacionalizadas del INEGI indican que durante agosto la tasa de desocupación se ubicó en 3.3%, porcentaje similar tanto al del mes previo, como al reportado en agosto del año pasado. Este comportamiento sugiere un modesto avance en la población ocupada y un ligero deterioro en las condiciones laborales. Esto se puede apreciar, en principio, en la tasa de subocupación, que pasó de  representar 7.1% en julio a 7.2% en agosto, además de que superó en seis décimas de punto porcentual el dato registrado en igual mes del año pasado. La tasa de informalidad laboral representó 56.6% de la población ocupada, que superó en dos décimas de punto porcentual el dato del mes previo. La tasa de condiciones críticas de ocupación, con base en cifras originales, fue de 15.8%, cuatro décimas más que el mes pasado y 1.9 puntos por arriba del dato del año pasado.

El Banco de México informó que en agosto el valor total de las exportaciones de mercancías fue de 39,536.5 millones de dólares, lo que significó un incremento de 10.1%, respecto al mismo mes del año pasado. Este resultado respondió a un avance de 47.2% en las exportaciones petroleras, impulsado tanto por el aumento en el precio del barril de crudo de exportación, como por el volumen de exportación de petróleo. Las exportaciones no petroleras crecieron 8.0%, dentro de las cuales las de manufacturas aumentaron 8.5% y las extractivas 10.3%. Por el contrario, las exportaciones agropecuarias cayeron 7.4%. Por su parte, las importaciones totales sumaron 42,126.9 millones de dólares, 9.4% más que el año pasado. La adquisición de bienes de consumo aumentó 15.0%, la de bienes intermedios 8.4% y la de bienes de capital 9.3%. El balance comercial de agosto fue deficitario en 2,590.5 millones de dólares, de tal manera que en los primeros ocho meses del año se acumuló un déficit de 10,029.0 millones.

ESTADOS UNIDOS 

De acuerdo con el reporte del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, con base en cifras ajustadas a tasa anual, la venta de casas nuevas ascendió a 629 mil, cifra prácticamente en línea con el pronóstico del mercado (630 mil viviendas), pero superior a las 608 mil unidades vendidas en julio. En términos relativos, la venta de vivienda nueva en agosto fue equivalente a un avance mensual de 3.5%. Por zona geográfica el mayor dinamismo se registró en el noreste, donde en el mes las ventas de viviendas nuevas aumentaron 47.8%. Le siguió la zona oeste con un aumento de 9.1% y el medio oeste con un avance de 2.7%. Por el contrario, en el sur la venta de casas nuevas cayó 1.7%.

La tercera estimación del Departamento de Comercio indica que en el segundo trimestre del año el PIB creció a una tasa anualizada de 4.2%, porcentaje que se mantuvo sin cambio respecto a la estimación previa, aunque fue ligeramente inferior al avance de 4.3% que anticipaba el mercado. Si bien no hubo cambio en el crecimiento total, sí se reportaron algunos ajustes al interior de los componentes del PIB. El más significativo fue el de la inversión doméstica, que después de haber reportado un aumento de 0.4% en el reporte previo, en la tercera y última revisión muestra una caída de 0.5%. En el caso del gasto público se observa un ajuste al alza de un incremento de 2.3% a 2.5%. Por su parte, las importaciones cayeron 0.6% después de haber disminuido 0.4% en la segunda estimación. Las exportaciones netas pasaron de un crecimiento de 9.1% a 9.3%. El gasto personal se mantuvo sin cambio al mostrar un aumento de 3.8%.

Durante agosto el ingreso personal aumentó 0.3%, porcentaje similar al del mes previo, pero ligeramente inferior al aumento de 0.4% que anticipaba el mercado. Por su parte, el gasto personal creció 0.3%, en línea con el pronóstico del mercado. De esta manera, la tasa de ahorro personal bajó de 6.7% en julio a 6.6% en agosto.

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado
www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: