Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Finanzas públicas

CEESP: Finanzas públicas
marzo 20
08:52 2018

Como ya lo mencionamos anteriormente, las finanzas del sector público iniciaron el año con resultados muy favorables, sobre todo en materia de ingresos que, al haber resultado mayores tanto a los obtenidos en enero del año pasado como a los aprobados por el Congreso para ese mismo mes, propiciaron que el déficit de las cuentas públicas también resultase menor, contribuyendo a la disminución de la deuda pública.

De acuerdo con los resultados de la SHCP, en enero los ingresos del sector público sumaron 465.9 mil millones de pesos (mmp), lo que significó un incremento anual de 8.6% en términos reales. Sin embargo, la importancia de este resultado aumenta cuando se aprecia que los recursos obtenidos en el primer mes del año superaron en 72.5 mmp los aprobados por el Congreso, así como en casi 60 mmp el monto de enero del año pasado.

Los esfuerzos en materia de recaudación han sido importantes y se reflejan en el aumento de los ingresos por concepto del impuesto sobre la renta y el impuesto al valor agregado, que en el primer mes del año fueron, en conjunto, el origen de casi tres cuartas partes del aumento absoluto de los ingresos totales.

Los ingresos petroleros también fueron una fuente importante de recursos, en buena medida como consecuencia del aumento del precio del petróleo, que en los últimos doce meses ha ganado casi 13 dólares por barril. Sin embargo, no se espera que el precio del crudo sea mucho mayor al que tiene actualmente, por lo que conforme se vaya diluyendo su efecto, los ingresos petroleros se podrían ir moderando.

Uno de los principales objetivos en materia de finanzas públicas es fortalecer las fuentes de ingresos recurrentes, pero para ello es fundamental no solo una mejora en el proceso de fiscalización, que en algún momento llegará a su límite, sino también y seguramente lo más importante, es un ritmo de crecimiento económico más elevado y sostenido, basado en inversión productiva suficiente para generar empleos mejor remunerados.

Hay que tener en cuenta que es muy probable que este año no habrá ingresos adicionales como los provenientes del remanente del Banco de México, aunque aun así, nuestra estimación es que dada la inercia que mantiene la recaudación, por lo menos este año, el sector público tendrá recursos excedentes equivalentes a un punto del PIB. Lo importante en este contexto, es que esos recursos sean lo más eficientemente asignados.

En materia de gasto los resultados parecieran, a primera vista, dar señales de una corrección en la manera en que el sector público asigna sus recursos, en línea con el objetivo de sanear las cuentas públicas.

El reporte sobre las finanzas públicas muestra que el total del gasto sector público en enero sumó 493.6 mmp, cifra que además de crecer a un ritmo anual de 7.4% en términos reales, que es menor al incremento que reportaron los ingresos, superó en solo 11.4 mmd la cifra que aprobó el Congreso para el primer mes del año, lo que es congruente con una moderación del gasto. Sin embargo, se debe considerar que, respecto al mismo mes del año pasado, se ejercieron casi 60 mmp más.

No obstante, hay que resaltar los esfuerzos del sector público en materia de un mayor control en la asignación de los recursos. Los resultados destacan una disminución de gasto, tanto en comparación con lo aprobado como con lo ejercido, en la mayoría de los órganos autónomos como como en los de la administración pública centralizada.

Ahora la preocupación es que las fuentes del origen del aumento del gasto se concentran en rubros que no tienen una incidencia importante en el crecimiento de la economía. Una mayor asignación de recursos para cubrir el costo financiero de la deuda, que se ha vio afectada por el tipo de cambio y el ajuste en las tasas de interés, y una ampliación de los recursos que se destinaron al rubro de participaciones, como consecuencia de una mayor recaudación tributaria, junto con el rubro de Adefas, fueron en conjunto (gasto no programable) el origen de casi el 40% del aumento del gasto público con respecto al año pasado. Otro rubro que tuvo una incidencia similar fue el sobregasto de la Comisión Federal de Electricidad, resultado de un importante aumento en su gasto de operación.

El hecho es que aún es prematuro afirmar que la situación financiera del sector público se ha corregido, aunque se debe reconocer que se están haciendo esfuerzos dirigidos a ello. La salud de las finanzas públicas es un elemento fundamental para mantener la estabilidad macroeconómica e impulsar el crecimiento, y en ese sentido es esencial cuidar su evolución.

No obstante, no es en lo único que debemos preocuparnos, hay otros temas que se deben fortalecer.

Para crecer se requiere de mayor inversión, tanto pública como privada y en ese sentido es fundamental elevar el gasto público dirigido a infraestructura, con el fin de generar un entorno que ofrezca un estímulo a la inversión privada. Actualmente la inversión pública como porcentaje del PIB es de las más bajas en los últimos 70 año, por lo que es momento de revertir esta situación para lograr el objetivo de elevar el ritmo de crecimiento de la economía de manera permanente.

Es importante evitar el uso del gasto con fines políticos, sobre todo frente al proceso electoral que se avecina. Un gasto bien dirigido a crecer debe ser productivo y no asistencial.

Es importante tener en cuenta que, para impulsar la inversión privada, no solo es necesaria la inversión pública como detonante, es indispensable también un ambiente de certeza jurídica, de seguridad absoluta de derechos de propiedad, un entorno en el que la corrupción, la impunidad y la inseguridad no sean factores que determinen las decisiones de inversión.

En este contexto, nuestro país debe redoblar esfuerzos para corregir una serie de aspectos que son fundamentales para crecer a un ritmo más elevado, como un gasto público inteligente, responsable, que esté dirigido a apuntalar el desarrollo del país y el bienestar de los hogares.

La transparencia es un factor importante en el ejercicio del gasto público, pero no se logra solo porque los recursos se hayan ejercido completamente, se logra cuando su asignación ha sido eficiente y propiciado bienestar social e impulsado la actividad productiva del país. La transparencia y eficiencia del gasto son requisitos indispensables para fortalecer la estabilidad macroeconómica. De ahí la importancia de evitar la discrecionalidad que persiste en la asignación de recursos públicos y que no tienen ninguna rentabilidad social ni productiva. La existencia de un organismo independiente que vigile la asignación de los recursos púbicos puede ser una herramienta importante en el proceso de saneamiento de las finanzas públicas.

MÉXICO 

Cifras desestacionalizadas del INEGI, indican que en enero la actividad industrial del país se mantuvo sin cambio, después del repunte de 1.0% que tuvo en diciembre pasado. Esto propició que su comparación anual regresara a terreno negativo al reportar una caída de 0.3%, después del modesto repunte de 0.1% un mes antes.

La principal razón de que el indicador general de la producción industrial se mantuviese sin cambio durante enero, fue caída de 0.5% en la actividad manufacturera, que fue suficiente para neutralizar los resultados positivos en el resto de sus componentes. Esto hizo que la variación anual de la producción manufacturera fuera negativa en 0.1%, que fue su primera caída en 21 meses.

La Generación eléctrica, agua y distribución de gas aumentó 2.0% en el mes y 1.6% a tasa anual, en tanto que la construcción lo hizo en 0.5% y 2.6%, respectivamente. La minería por su parte, si bien creció 1.6% en el mes, no fue suficiente para evitar que su comparación anual fuera negativa en 5.1%, con lo que acumulo 44 meses consecutivos con resultados negativos.

A pesar de su mal comportamiento en enero, la industria manufacturera continua siendo una fuente importante de generación de empleos. De acuerdo con el reporte mensual del NEGI, en enero el personal ocupado en esta industria creció a un ritmo mensual de 0.5% lo que propició que, comprado con el mismo mes del año pasado, la ocupación se incrementara 3.2%.

Sin embargo, las remuneraciones por persona ocupada cayeron a una tasa mensual de 0.2% y una anual de 0.3%, reflejo de los efectos de la pérdida del poder adquisitivo como consecuencia del efecto inflacionario.

ESTADOS UNIDOS 

El Departamento del Trabajo informó que durante febrero los precios al consumidor aumentaron 0.2%, cifra que estuvo en línea con el pronóstico del mercado. El índice de precios subyacente, que excluye alimentos y  energía, también aumentó 0.2%, igual que el pronóstico del mercado. Los rubros que mayor contribución tuvieron en el aumento del indicador general fueron los de ropa y vehículos de motor, que reportaron alzas mensuales de precios de 1.7% y 1.5%, respectivamente. En términos anuales el índice general de precios aumentó 2.2% mientras que el indicador subyacente subió 1.8%.

De acuerdo con el Departamento de Comercio, durante febrero las ventas al menudeo registraron una caída de 0.1%, contrario a la expectativa del mercado que anticipaba un incremento de 0.3%. La mayoría de segmentos que integran el indicador general reportaron variaciones negativas en sus ventas, resaltando las caídas de 1.2% en estaciones de gasolina, 0.9% en las ventas de vehículos de motor, 0.8% en las de muebles y artículos para el hogar y 0.4% en las de tiendas de artículos en general. Por el contrario, las ventas en tiendas de artículos deportivos, pasatiempos, libros y música se elevaron 2.2%, mientras que las de materiales de construcción aumentaron 1.9%.  Excluyendo las ventas de autos, que tiene una participación relativa importante, las ventas minoristas aumentaron 0.2%.

Por otra parte, la reserva Federal informó que en febrero la producción industrial aumentó 1.1%, muy por arriba de la estimación del mercado que anticipaba un avance de 0.3%. Este resultado se atribuye en buena medida al incremento mensual de 1.2% en la producción manufacturera, que reportó incrementos en casi todas las industrias que la integran. Por su parte, la producción de la minería aumentó 4.3% después de haber disminuido un 1.5% en enero. Por el contrario, la producción de servicios públicos cayó 4.7% respondiendo a un periodo de temperaturas más cálidas de lo habitual. En términos anuales la producción industrial creció 4.4%.

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado

www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: