Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Finanzas públicas 2016

CEESP: Finanzas públicas 2016
febrero 13
11:32 2017

La semana pasada, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dio a conocer su informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública al cuarto trimestre del 2016, documento en el que resalta haber cumplido, incluso con creces, las metas establecidas para todo el año.

Sin duda los datos confirman esta aseveración. El balance público tradicional fue deficitario en 503.7 miles millones de pesos (mmp), cifra que resultó inferior en 134 mmp respecto al dato del 2015 y menor en 73.5 mmp a la cifra aprobada por el Congreso. El balance primario siguió la misma dirección al reportar un déficit de 24 mmp, monto menor en 194.5 mp al saldo negativo reportado en 2015 e inferior en 90.3 mp al aprobado, además de que fue el menor déficit en los ocho años consecutivos en los que se han reportado saldos negativos.

En materia de deuda también se reportaron mejores resultados, ya que por una parte, los Requerimientos Financieros del Sector Público sumaron 556.6 mmp, cifra que representó 2.9% del PIB, porcentaje ligeramente por debajo de la estimación actualizada en agosto del 2016 que anticipaba un saldo equivalente a 3.0% del PIB. Incluso el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público representaron el 50.5% del PIB, cifra que estuvo en línea con la cifra estimada, aunque esto significó que en lo que va del sexenio la deuda total creciera en 12.8 puntos del PIB, es decir 64.0% por arriba del saldo reportado al cierre del 2012.

finanzas públicas1

A primera vista, estos resultados sugieren que durante el ejercicio fiscal, el aumento en los ingresos tuvo que haber sido mayor al de los gastos, lo que significa haber cumplido con lo previsto en el documento de Criterios Generales de Política Económica 2017, en el que se anticipaba que “en 2016, como en otros años, se observarán mayores ingresos y gastos respecto a lo aprobado, principalmente por ingresos excedentes con un destino específico y que se reflejan también en un mayor gasto, así como por mayores gastos derivados de presiones ineludibles de pago de pensiones y del costo financiero de la deuda”.

En este contexto, en el documento de Criterios también se mencionó que la mejora en las metas de balance sería posible “por el buen desempeño de los ingresos tributarios y por las medidas aplicadas por el Ejecutivo Federal, como la contratación de coberturas petroleras para los ingresos del Gobierno Federal, los dos ajustes de gasto que suman 164.0 mmp, el uso de los ingresos asociados al Remanente de Operación del Banco de México del ejercicio fiscal 2015, así como el mejoramiento de la posición financiera de Pemex”.

Los resultados finales del ejercicio fiscal 2016, confirman una mejor evolución de los ingresos del sector público, los cuales ascendieron a 4,840 mmp, cifra que significó recursos adicionales por 686.3 mmp a lo previsto por el Congreso y que provinieron de las fuentes que ya se mencionaron, destacando los ingresos adicionales por 308.8 mmp generados por una mayor recaudación tributaria, impulsada en buena medida, por los 176.7 mmp que se obtuvieron de la recaudación del impuesto sobre la renta (ISR), así como los 67.9 mmp más que tuvieron su origen en el cobro de IEPS gasolinas. Por concepto del remanente de operación del Banco de México, el sector público obtuvo 239.0 mp adicionales.

En materia de gasto se cumplió la expectativa de que sería mayor a lo aprobado como consecuencia de una mayor cantidad de ingresos disponibles. Sin embargo, en cuanto a los recortes anunciados para el año por 164 mmp, que también contribuirían a cumplir la meta de balance, las cifras no muestran señales de su instrumentación. Al cierre del 2016, el gasto público ascendió a 5,343.8 mmp, monto que fue superior en 579.9 mmp a lo que había aprobado el Congreso. Incluso si de esta cifra se excluye la aportación patrimonial a Pemex y a la CFE por 160.7 mmp y 161.1 mmp respectivamente, así como los 70.0 mmp de aportaciones al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios con recursos del remanente de operación del Banco de México, el gasto del sector público habría sido mayor en 188.7 mmp a lo presupuestado. Aun excluyendo los gastos adicionales de los rubros de participaciones y costo financiero, que suman cerca de 26 mmp, la diferencia de 163 mmp sigue apareciendo como un incremento aún no explicado

Ante la fuerte caída de los precios del petróleo, en febrero del 2016 las autoridades hacendarias decidieron instrumentar un recorte preventivo al gasto programable por un monto de 132.3 mmp, con el objetivo de fortalecer las finanzas públicas sin la necesidad de un incremento de impuestos o un mayor endeudamiento, al tiempo que el Banco de México decidió incrementar en 50 puntos base su tasa de interés. El deterioro del balance de riesgos para el crecimiento contribuyó para que en junio se anunciara un ajuste adicional al gasto, esta vez por 31.7 mmp, que igual al anunciado en febrero, se concentraría en rubros específicos para fortalecer la estabilidad de la economía nacional.

No obstante, al ver los resultados finales del 2016, no se aprecia la instrumentación de dichos recortes. De hecho, aun excluyendo todas estas operaciones no recurrentes, como el remanente de operación del Banco de México y las aportaciones patrimoniales que asignó el Gobierno Federal, el gasto siguió siendo mayor a lo planeado. Esto es preocupante si se considera que la salud de las finanzas públicas es un factor fundamental para fortalecer la estabilidad macroeconómica.

A pesar de que los resultados en materia de balance público fueron mejores a lo previsto, es preocupante que los ingresos adicionales se traduzcan en mayor gasto. La necesidad de mayores esfuerzos para reducir el gasto público y hacerlo más eficiente, son indispensables para lograr que las finanzas sean sustentables en el mediano y largo plazos, sobre todo cuando se prevén varios años con un ritmo de crecimiento reducido y un entorno internacional complejo.

MÉXICO

De acuerdo con la estimación preliminar del INEGI, en el cuarto trimestre del año el PIB creció 0.6%, respecto al trimestre previo, lo que contribuyó para que en su comparación anual mostrara un avance de 2.2%, superando la expectativa de los especialistas que anticipaban un avance de 1.83%. El mercado interno sigue siendo la principal fuente de crecimiento, lo cual se reflejó en un aumento trimestral de 0.6% en las actividades terciarias, que le permitió un incremento anual de 3.2%. Hay que recordar que este segmento de la economía aporta casi las dos terceras partes del PIB. Por su parte, el sector primario aumentó 0.4% en el trimestre y 6.2% en términos anuales. Sin embargo, a pesar de este avance, su aportación al PIB fue mínima, debido a que su participación relativa en el producto es de solo 2.7%. Por su parte, el sector secundario se mantuvo sin cambio en el trimestre, lo que contribuyó para que su comparación anual fuese negativa en 0.2%, con lo que acumuló tres trimestres consecutivos con datos a la baja.

finanzas publicas2

El deterioro del balance de riesgos, que se agudizó con la actitud del nuevo gobierno de los Estados Unidos contra México, ha generado un ambiente de incertidumbre de tal magnitud que la perspectiva empresarial continúa deteriorándose de manera importante. De acuerdo con el INEGI, en enero los indicadores de confianza empresarial mantuvieron su tendencia descendente para ubicarse en sus niveles más bajos desde el inicio de las series. En el caso del indicador de confianza del sector construcción, se observó una caída mensual de 3.1 puntos y una anual de 7.8 puntos, en tanto que en el sector manufacturero las bajas fueron de 3.6 y 6.2 puntos, respectivamente, mientras que en el sector servicios el indicador de confianza perdió 2.6 puntos en el mes y 5.4 respecto al año pasado.

finanzas públicas3

La incertidumbre sobre la evolución de la actividad económica, aunado al efecto del aumento de precios de combustibles, propiciaron que el indicador de confianza del consumidor se deteriorara de manera importante en el primer mes del presente año, al ubicarse en 28.9 puntos, su nivel históricamente más bajo, como resultado de una caída mensual de 6.1 puntos y una anual de 9.5 puntos, que también fueron las más pronunciadas desde que se inició su publicación.

finanzas públicas4

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

El Departamento del Trabajo informó que durante enero la nómina no agrícola aumentó en 277 mil nuevos trabajadores, cifra que superó significativamente la estimación del mercado que anticipaba la creación de 170 mil nuevos empleos, además de que fue se mayor avance en los últimos seis meses. Sin embargo, la tasa de desempleo siguió al alza al ubicarse en 4.8%, después del 4.7% del mes previo. Si bien esto significa una buena señal para los trabajadores que están en busca de un puesto de trabajo, también puede contribuir a que la Reserva Federal se acerque a la decisión de elevar sus tasas de interés.

finanzas públicas5

El Departamento de Comercio señaló que durante diciembre el ingreso personal tuvo un aumento de 0.3%, el cual estuvo impulsado por una alza de 0.4% en los salarios. Por su parte, el gasto el gasto personal se elevó en 0.5%, ligeramente por arriba de la estimación del mercado que anticipaba una alza de 0.4%. Con el gasto aumentando más rápido que los ingresos, la tasa de ahorro personal disminuyó de  5.6% en noviembre a 5.4% en diciembre lo que sugiere que los consumidores estaban gastando su ahorro, algo que normalmente no se haría a menos que fuera por necesidad o los consumidores tuvieran una mejor perspectiva de ingresos.

finanzas públicas6

De acuerdo con el reporte del Conference Board, en enero el  índice de confianza del consumidor se ubicó en 111.8 puntos, lo que significó una disminución de 1.3% respecto al mes previo. A pesar de esto, se mantuvo en su nivel más alto desde mediados del 2007, aunque cabe recordar que el mes previo fue el más alto en los últimos quine años. La baja en el indicador de confianza se debió principalmente a la disminución en el índice de expectativas, que bajó de 106.4 puntos a 99.8 puntos entre diciembre y enero. Por su parte, el indicador sobre la percepción de la situación actual mejoró de 123.5 a 129.7 puntos. La confianza de los consumidores se mantiene en niveles relativamente altos, aunque sus perspectivas se redujeron un poco después del ambiente que se generó tras el resultado del proceso electoral.

finanzas públicas7

ANÁLISIS ECONÓMICO EJECUTIVO

finanzas públicas8

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado
www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: