Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Expectativas de crecimiento a la baja

CEESP: Expectativas de crecimiento a la baja
octubre 10
09:05 2016

Aun cuando las autoridades hacendarias consideran que el nivel de deuda del país es sostenible y administrable, y que con las medidas anunciadas en el paquete económico 2017 se cumplirán las metas planteadas para fortalecer las finanzas públicas y enviar un claro mensaje de certidumbre en cuanto al esfuerzo del gobierno por cumplir los objetivos planteados, la percepción del mercado refleja, que además de la debilidad del entorno externo, una de las principales preocupaciones sigue siendo la situación actual de las finanzas públicas y la incertidumbre de que realmente se cumplan los objetivos del programa económico para el 2017, en cuanto a recortar el gasto público, lograr un superávit primario y reducir la deuda como porcentaje del PIB.

La experiencia reciente no ha sido muy alentadora en este sentido. Recordemos que con el objetivo de fortalecer las finanzas públicas del país, en 2015 se anunció un ajuste preventivo al gasto programable equivalente a 124 mil millones de pesos (mmp). Sin embargo, al cierre del ejercicio se observó un sobregasto de 197 mmp, además de que tan solo en ese año el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público aumentó en 4.3 puntos del PIB.

Para el 2016, se continuó con el objetivo de reducir el gasto público y en febrero se anunció un nuevo ajuste por 132.3 mmp y posteriormente en junio otro por 31.7 mmp, de tal manera que el ejercicio fiscal 2016 deberá terminar con un recorte de 164 mmp. Sin embargo, la preocupación de que nuevamente no se cumpla con estos objetivos tiene sustento, ya que de acuerdo con los resultados más recientes de las finanzas públicas, el gasto programable en los primeros ocho meses del presente año ascendió a 2,601.9 mmp, cifra que superó en 148.6 mmp al gasto ejercido en el mismo lapso del año pasado y en 161.5  mmp a la cifra aprobada en el presupuesto de egresos 2016 para el periodo enero-agosto del presente año. En términos del gasto total, que acumuló 3,383.3 mmp al cierre de agosto, superó en 235.9 mmp lo ejercido en el mismo periodo del año pasado y en 210.5 mmp lo presupuestado para el mismo lapso del presente año.

Posteriormente, en septiembre pasado se presentó el documento de Criterios 2017 en el que se continua con el principio de reducir el gasto público, de tal manera  que se señala la necesidad de un ajuste total de 239.7 mmp. No obstante este incluye las reducciones anunciadas durante el presente año, por lo que el ajuste para el próximo año únicamente sería de poco más de 70 mmp.

Aunado a este entorno, la preocupación por un paulatino repunte de los precios al consumidor, una moderación en el consumo privado en el mercado interno, así como por el debilitamiento del sector exportador, han propiciado un ambiente en el que la perspectiva de los especialistas nacionales y extranjeros apunta hacia un ritmo de avance de la economía menor al que se tenía previsto, de tal manera que los pronósticos de crecimiento del PIB continúan ajustándose a la baja.

Al inicio de la semana pasada, el Banco de México dio a conocer el resultado de su encuesta mensual sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, en la cual el promedio del pronóstico de crecimiento del PIB para el presente año se ajustó a la baja para ubicarse en 2.13%, en tanto que para el 2017 la expectativa se redujo a 2.36%,

Al mismo tiempo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) dio a conocer su documento sobre las perspectivas de la economía mundial, en el que proyecta que durante el 2016 la economía mexicana crecerá a un ritmo de 2.1%, lo que significó un ajuste a la baja después de prever un avance de 2.3% en su documento previo. Para 2017 el organismo contempla un modesta aceleración del ritmo de crecimiento para ubicarse en 2.3%, tres décimas de punto porcentual por debajo del pronóstico anterior.

Pero no solo los especialistas prevén un menor dinamismo de la economía, los consumidores también anticipan un entorno de debilidad. Los resultados de septiembre muestran que dentro del indicador de confianza del consumidor, la percepción acerca de cómo anticipan la situación económica del país dentro de 12 meses se contrajo en 1.1 puntos respecto al mes previo, lo que llevó a este indicador a su nivel más bajo desde que el INEGI inició su publicación.

Es cierto que no hay indicios de que México tenga que enfrentar una crisis financiera, como lo señalaron las autoridades hacendarias. Sin embargo seguimos teniendo un bajo ritmo de crecimiento y una importante precarización en el mercado laboral reflejada en bajos salarios y altos niveles de informalidad y subocupación.

Además, comienzan a observarse acciones que podrían mermar aún más la situación de los hogares y repercutir negativamente en el mercado interno, como es la posibilidad de reducir la deducibilidad que hacen las empresas de las prestaciones para los trabajadores, elevando los costos de contratación y reduciendo la capacidad de generar nuevos empleos, lo que puede afectar negativamente el nivel de salarios que se ofrecen ante una reducción de demanda de mano de obra.

No hay duda de que cumplir los objetivos de reducción de gasto es fundamental para fortalecer la estabilidad macroeconómica del país, pero también establece la obligación de hacer más eficiente la asignación de los recursos, especialmente en inversión en infraestructura, lo que además de enviar señales positivas a los mercados, permitirá hacer más competitiva la planta productiva de México.

MÉXICO

Durante la segunda quincena de septiembre los precios al consumidor tuvieron un avance de 0.17%, lo que junto con al alza de 0.54% de la primera mitad del año, en todo el mes el incremento de los precios fue de 0.61%, lo que contribuyó para que la inflación anual se ubicara en 2.97%. El origen principal del aumento mensual del indicador general de precios fue el incremento de 0.48% en el subíndice subyacente, que fue suficiente para haber generado casi el 60% de la inflación en septiembre. Al interior del indicador subyacente, resalta el comportamiento de los precios de alimentos, bebidas y tabaco, que con una alza de  0.66%, su comparación anual ya la ubica en 4.06%. En el caso de los precios de mercancías no alimenticias el aumento mensual fue de 0.64% y el anual de 3.80%, que es el más alto desde diciembre del 2012. Por el lado de los servicios, el mayor aumento mensual reportado fue el de 2.27% en el rubro de educación (colegiaturas), con lo que en términos anuales su variación fue de 4.27%. En el caso del subíndice no subyacente se observó una alza mensual de 1.04%, impulsada en gran parte por el aumento de 6.23% en los precios de frutas y verduras. En términos anuales la inflación no subyacente fue de 2.65%.

1

Las menores expectativas de crecimiento, el deterioro de la confianza del consumidor, así como la depreciación del tipo de cambio, comienzan a reflejarse en la evolución del indicador del consumo privado en el mercado interno, que a pesar de haber tenido un aumento mensual de 0.1% durante julio, este fue su menor avance en los últimos tres meses. Este menor dinamismo reflejó principalmente la caída de 1.6% en el consumo de bienes importados. El consumo de bienes nacionales creció 0.4%. En términos anuales el indicador general de consumo privado superó en 3.9% su nivel del mismo mes del año pasado.

2

El indicador de confianza de los dirigentes empresariales, especialmente del sector construcción y comercio, continuó deteriorándose durante septiembre, cuando reportó disminuciones anuales de 1.7 y 0.7 puntos respectivamente, respondiendo en mayor medida a la negativa percepción en cuanto a si es el momento adecuado para invertir, indicador que registró una baja anual de 4.7 puntos en ambos casos. Por su parte, la confianza empresarial en la industria manufacturera tuvo un avance de 0.5 puntos, lo que significó su segundo mes consecutivo con ganancia, lo que podría estar anticipando una mejor percepción acerca de la evolución de la actividad productiva de los EUA.

3

En el caso de los consumidores, su opinión sobre la situación actual y futura tanto del hogar como de la economía, muestra mayor incertidumbre. Los resultados de septiembre muestran que el indicador general de confianza del consumidor disminuyó 0.6 puntos, lo que significó su tercer mes consecutivo con datos negativos. Al interior del indicador general resalta que todos sus componentes tuvieron variaciones negativas, especialmente el rubro que recoge la percepción acerca de cómo anticipan la situación económica del país dentro de 12 meses, que disminuyó 1.1 puntos en el mes, lo que llevó a este indicador a su nivel más bajo desde que el INEGI inició su publicación.

4

Después de que la inversión fija bruta daba señales de un mejor desempeño, las cifras disponibles indican que después de dos meses consecutivos con variaciones positivas, en julio tuvo una caída mensual de 1.2%. Al interior del indicador general, la mayor caída en la inversión se reportó en la construcción, que en el mes tuvo una baja de 1.3%, respondiendo a la disminución de 4.5% en la canalizada al segmento no residencial. En el residencial se observó un aumento de 0.4%. En maquinaria y equipo la inversión se contrajo 1.3%, como consecuencia de al baja de 1.3% en la de origen importado, que ya reflejaba el efecto del debilitamiento del tipo de cambio.

5

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

El Departamento del Trabajo informó que durante septiembre la nómina no agrícola aumentó en 156 mil puestos de trabajo, cifra que estuvo por debajo de las expectativas del mercado que anticipaba un aumento de 176 mil empleos. Es importante señalar que el promedio de creación de empleos en el periodo enero-septiembre fue de 178 mil, cifra inferior a la de 211 mil del mismo lapso del año pasado y la más baja para el mismo periodo desde 2011. En este contexto, la tasa de desempleo se elevó a 5.0%, lo que significó su nivel más alto en los últimos cinco meses. Este comportamiento podría ser indicio de que la actividad económica de los EUA no está creciendo al ritmo que se esperaba, lo que sin duda formará parte del análisis de la Reserva Federal para determinar si aumenta sus tasa de interés en su próxima reunión de noviembre.

6

Contrario al aumento de 0.2% mensual que anticipaba el mercado, durante agosto el gasto total en construcción mantuvo su comportamiento negativo al descender 0.7%. El descenso refleja por una parte, la caída de 0.3% en el gasto en construcción privada y una disminución de 2.0% en el de origen público. En el caso del sector privado, el gasto en construcción residencial se contrajo 0.3% y la pública 0.4%, en tanto que en el sector público se observó un incremento de 3.9% en el residencial y una baja de 2.1% en el no residencial.

7

El Institute for Supply Management informó que durante septiembre el ISM index de manufactura se ubicó en 51.5, nivel que superó tanto la estimación del mercado como su nivel del mes previo. Por su parte, el índice de servicios se elevó a 57.1 puntos, que también estuvo por arriba de la estimación del mercado y del dato previo. Una buena señal es que el indicador manufacturero regresó al nivel expansión, la cual se complementa con el hecho de que el indicador de servicios se mantuvo en expansión al registrar su nivel más alto desde febrero del 2010.

8

ab

CEESP: Competitividad y crecimiento | Veritas Online

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado A.C

www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: