Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Empleo y desempleo en el primer trimestre del año

CEESP: Empleo y desempleo en el primer trimestre del año
mayo 21
11:35 2018

La generación de empleos se ha mantenido al alza a pesar del bajo nivel de crecimiento económico, aunque esto no significa que su calidad sea la mejor para satisfacer las necesidades de los hogares. En este contexto, es evidente la importancia que tiene estimular la inversión productiva, especialmente la del sector privado, que es la principal fuente de crecimiento y generación de empleos. Solo de esa manera será posible reducir los niveles de pobreza, mejorando las condiciones laborales. De ahí la importancia que tiene un entorno en el que la inversión pública se consolide como detonador de la privada.

Recientemente el INEGI dio a conocer los resultados de su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) para el primer trimestre del año, en la que se aprecian resultados muy favorables en cuanto a los niveles de ocupación en el país.

De acuerdo con los resultados de la ENOE, la población ocupada sumó 52.9 millones de personas, lo que significó un aumento de 1.1 millones respecto al mismo lapso del año pasado, lo que significó su segundo mayor avance para un primer trimestre en los que va del sexenio.

Esto contribuyó en buena medida para que el número de personas que declararon estar desocupadas, es decir aquellas que “no estando ocupadas en la semana de referencia, buscaron activamente incorporarse a alguna actividad económica en algún momento del último mes transcurrido”, sumara 1.7 millones de personas, con lo que regresa a sus niveles reportados antes de la crisis del 2008. Esto permitió que como porcentaje de la Población Económicamente Activa representara 3.1%, su nivel más bajo desde el segundo trimestre del 2006.

No hay duda de lo benéfico que resulta para la población tener mayores oportunidades de ocupación, pero de igual importancia o más quizá, es que esta sea de calidad, de tal manera que permita que los trabajadores puedan satisfacer sus necesidades familiares.

En materia de ocupación, los resultados de la ENOE señalan que en el primer trimestre del presente año se identificó como población subocupada a un total de 3.6 millones de personas, lo que además de representar una disminución de 129 mil respecto al mismo lapso del año pasado, como proporción de la población ocupada representó 6.8%, que fue su nivel más bajo desde el tercer trimestre del 2008. Esto, en principio, pareciera reflejar mejores condiciones del mercado laboral, aunque existen otros indicadores que no necesariamente son tan favorables.

El acceso a los servicios de salud es sin duda un factor determinante de la calidad del empleo en nuestro país. Los resultados de la ENOE indican que del aumento total de 1.1 millones de personas en la que se incrementó la población ocupada en el último año, solo 472 mil consiguieron un empleo en donde les ofrecieron acceso a los servicios de salud. Si bien el total de la población ocupada con este beneficio sumó 19.2 millones de personas, que representó el 37.2% de la ocupación del país, que es uno de los porcentajes históricamente más altos, es evidente que los 32.6 millones que no cuentan con esta prestación es señal de los esfuerzos que se deben realizar para mejorar las condiciones laborales.

El nivel salarial es otro factor determinante de la calidad del empleo. Sin embargo, la falta de inversión ha limitado el crecimiento del acervo de capital del país y con ello la posibilidad de una mayor creación de empleos formales mejor remunerados. El aumento en la demanda de empleos frente a una limitada apertura de fuentes de trabajo ha incidido en el nivel de los salarios que se ofrecen, contribuyendo a la precarización del empleo. Los datos de la ENOE indican que, del total del aumento anual en el número de ocupados, 2.2 millones de personas lograron ocuparse con un ingreso de hasta dos salarios mínimos, mientras que la ocupación de quienes tienen ingresos superiores a los 2 salarios mínimos se redujo en 1.9 millones de personas.

Otro indicador que resalta la precarización del mercado laboral, es la tasa de condiciones críticas de ocupación, que representa el “porcentaje de la población ocupada que se encuentra trabajando menos de 35 horas a la semana por razones de mercado, más la que trabaja más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y la que labora más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos”, que en el primer trimestre del año representó el 15.5% de la población ocupada, lo que significó el porcentaje más alto desde que se inició la serie en 2005. Esto quiere decir que son 8.2 millones de personas las que se encuentran en esta condición laboral.

Finalmente, la brecha laboral, que integra a los desempleados, subempleados y los disponibles para trabajar que están clasificados en la población no económicamente activa, concentró a 11.1 millones de personas, que se puede considerar la necesidad real de empleos de tiempo completo que requiere actualmente el país. Como porcentaje de la fuerza laboral disponible representó 18.3%, una décima por debajo del resultado del mes previo, y el porcentaje más bajo desde el segundo trimestre del 2006.

Evidentemente ha habido una mejora constante en el aumento de la población ocupada, pero también es claro que esta no se ha beneficiado de empleos de calidad. La mayor parte de la creación de nuevos puestos de trabajo se sigue concentrando en los niveles salariales más bajos y sin acceso a servicios de salud. Es por ello que, los esfuerzos se deben centrar en el estímulo de la inversión productiva que propicie un incremento importante en el acervo de capital, con la posibilidad de ampliar las fuentes de trabajo con mejores condiciones.

MÉXICO

El INEGI dio a conocer los resultados del indicador trimestral del producto interno bruto turístico (ITPIBT), que con base en cifras desestacionalizadas, indican que en el último trimestre del 2017 tuvo un incremento de 0.5% respecto al periodo inmediato anterior, después de que un trimestre antes cayera 2.2%. No obstante, este avance no fue suficiente para que su comparación anual revirtiera su tendencia a la baja, toda vez que tuvo un incremento de 2.0%, que fue su menor avance desde el primer trimestre del 2015. Por su parte, el indicador trimestral del consumo turístico tuvo un crecimiento trimestral de 0.5%, lo que contribuyó para que su comparación anual mostrara una ganancia de 1.4%, que de igual forma, a pesar de su repunte trimestral su variación anual se mantuvo a la baja.

A pesar de que el sector manufacturero se ha consolidado como uno de los principales generadores de empleo en la economía, cifras desestacionalizadas del  INEGI muestran que los datos sobre ocupación en este sector comienzan a mostrar una ligera moderación en su ritmo de avance. Las cifras indican que en marzo el personal ocupado aumentó a una tasa mensual de 0.2%, que fue la menor en los últimos tres meses, lo que propició que su comparación anual mostrara un avance de 2.6%, porcentaje que refleja una tendencia a la baja.  Obviamente esto contribuyó para que las horas trabajada aumentaran a una tasa mensual de 0.6% y una anual de 3.6%. Por su parte, las remuneraciones medias reales también continuaron mejorando al aumentar 0.4%, en comparación del mes previo y 1.1%, respecto al año pasado.

ESTADOS UNIDOS

El Departamento de Comercio informó que en abril las ventas al menudeo se incrementaron 0.3%, porcentaje que si bien estuvo en línea con lo que anticipaba el mercado, resultó inferior en medio punto porcentual al avance observado un mes antes. En abril las ventas de vehículos de motor aumentaron 0.1% después del avance de 2.1% en marzo, en tanto que las ventas de estaciones de gasolina subieron 0.8% después de una ganancia de 0.3% del mes previo. El mayor dinamismo se observó en las ventas de tiendas de ropa y accesorios de vestir, que crecieron 1.4% en el mes y 4.1%, respecto al año pasado.

El reporte de la Reserva Federal muestra que durante abril la producción industrial creció a una tasa mensual de 0.7%, porcentaje similar al del mes previo y ligeramente superior al 0.6% que anticipaba el mercado. La producción manufacturera creció 0.5% después de haber permanecido sin cambio en marzo. Por su parte, la producción minera reportó un incremento de 1.1%, superando el avance de 0.8% del mes anterior. La producción de servicios públicos, respaldada por una fuerte demanda de calefacción, aumentó un 1.9%. En términos anuales la producción industrial aumentó 3.5%.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano informó que en abril el inicio de construcción de nuevas casas sumó, a tasa anual ajustada, 1.287 millones de unidades, lo que representó una disminución de 3.7%, respecto al mes previo, aunque comparado con el mismo mes del año pasado, se observó un incremento de 10.5%. Por su parte, los permisos de construcción cayeron 1.8% mensual al sumar 1.352 millones. Respecto al año pasado los permisos de construcción aumentaron 7.7%.

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado
www.ceesp.org.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: