Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: El paquete económico 2018

CEESP: El paquete económico 2018
agosto 28
10:14 2017

En los primeros días de septiembre el Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Hacienda, dará a conocer los Criterios Generales de Política Económica para el 2018, documento en el que se establecen las metas macroeconómicas generales sobre las que se elabora la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos para todo el año.

Dada la modesta mejora en la evolución de la actividad económica, se anticipa que los objetivos que se establecerán en este documento, seguramente serán más ambiciosos que los que se dieron a conocer como ejercicio inicial en el abril pasado en el documento de Pre-criterios.

Esto responde en buena medida a los buenos resultados de las finanzas públicas en la primera mitad del año que, de mantenerse en esa línea durante el segundo semestre, es probable que los resultados previstos en materia de superávit primario y reducción de la deuda total tanto para el presente año como para el 2018 sean mejores a lo previsto, fortaleciendo la confianza en el compromiso de las autoridades por corregir los desequilibrios fiscales.

No hay duda de que la confianza en la evolución de la actividad económica del país y en el desempeño de las autoridades hacendarias en materia del manejo de las finanzas del sector público, han podido superar la incertidumbre por lo que suceder en la renegociación del TLCAN.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que una condición indispensable del marco macroeconómico que sustentará la programación de los ingresos y gastos del gobierno, es que sea realista, objetivo y transparente. No hay que olvidar que el aumento del gasto más allá de lo necesario, generalmente se asocia con pronósticos macroeconómicos y previsiones de ingresos demasiado optimistas.

Elaborar el presupuesto de egresos cada año siempre es complejo, pero en esta ocasión la dificultad aumenta por varias razones.

En primer lugar, la elaboración del presupuesto tendrá que considerar los efectos del periodo electoral que se llevará a cabo en la primera mitad del 2018, toda vez que estas circunstancias, de manera natural propician un aumento significativo de los recursos que se destinan a los partidos políticos para financiar sus campañas electorales.

En este caso la preocupación es válida, toda vez que recientemente, el Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó el presupuesto que se distribuirá entre los diferentes partidos políticos para la elección presidencial, el cual es de 6,778 millones de pesos, el monto históricamente más elevado para financiar unas elecciones. Aunque esta cifra tendrá que ser avalada por la Cámara de Diputados durante el proceso de aprobación del presupuesto de egresos, no se anticipan cambios significativos. El hecho es que este proceso electoral se caracterizará por ser el más costoso de la historia.

Otro aspecto importante que hay que tener en cuenta es la evolución de los ingresos públicos, sobre todo cuando es un hecho que se mantendrá el compromiso de las autoridades de no hacer modificaciones en el tema tributario, es decir, no habrá modificaciones en las tasas impositivas ni nuevos impuestos, al menos hasta después del 2018.

La Reforma Hacendaria propició un aumento de poco más de tres puntos porcentuales del PIB en los ingresos tributarios. No obstante, la recaudación tributaria podría estar moderando su ritmo de crecimiento, ya que por un lado el proceso de fiscalización podría estar llegando a su límite, y por otro, el menor dinamismo que se reporta en el crecimiento del consumo, se refleja en un aumento menor en la recaudación del IVA. Asimismo, el ritmo de crecimiento de los ingresos por concepto de IEPS, especialmente por concepto de gasolinas y diesel se ha reducido.

Aunado a esto, se debe considerar que una parte importante del incremento de los ingresos que tendrá el sector público durante 2017 (321 mil millones de peso) proviene del remanente del Banco de México. Hay que recordar que estos recursos tuvieron su origen en la ganancia cambiaria de los activos del banco central durante el 2016, como consecuencia de la depreciación de 20% del peso mexicano. En lo que va del presente año, la apreciación y estabilidad de la moneda elimina la posibilidad de recursos por este concepto. Esto eleva la responsabilidad hacendaria de mantener la recaudación.

Una corrección al alza en el pronóstico de superávit primario y una disminución en el nivel de deuda pública como porcentaje del PIB, sin duda son factores que fortalecerían la confianza y certidumbre del buen actuar de las autoridades hacendarias, eliminando la posibilidad de una nueva revisión negativa en la percepción de la deuda soberana de México.

De hecho, la reducción del gasto y del déficit es la mejor opción de política económica para preservar la estabilidad macroeconómica, ya que además de reducir los niveles de deuda, contribuye también a reducir el déficit en cuenta corriente, equilibrar el tipo de cambio reduciendo las presiones sobre precios y por ende, protegiendo el poder adquisitivo de las familias.

MÉXICO 

Según cifras desestacionalizadas del INEGI, durante el segundo trimestre del año el PIB creció 0.6%, respecto al periodo previo, lo que permitió que en términos anuales reportara un avance de 3.0%, cifras que se mantuvieron sin cambio respecto a las publicadas de manera oportuna. El mayor avance trimestral fue de 0.8% y se reportó en el sector terciario, con una alza anual de 4.1%, resultados también similares a los reportados oportunamente. El sector secundario, registró un nulo avance trimestral y un aumento anual de 0.5%, mientras que en el sector primario los resultados fueron de una caída de 1.9% y un aumento de 0.9%, respectivamente. Tanto en el sector primario como el secundario, la corrección respecto a las cifras oportunas fue de una décima de punto porcentual a la baja.

Por segundo mes consecutivo las ventas al menudeo reportan un comportamiento negativo. Según cifras ajustadas del INEGI, en junio la ventas minoristas tuvieron una caída mensual de 1.1%, después de la baja de 0.3% en mayo. Este descenso mensual respondió a la caída en seis de los nueve segmentos de ventas que integran el indicador general, resaltando la caída de 2.7% en el rubro de ventas de productos textiles, bisutería, accesorios de vestir y calzado, seguido de la caída de 2.3% en el de artículos de papelería, para el esparcimiento y otros artículos de uso personal. Con estos resultados, la variación anual de las ventas al menudeo fue positiva en solo 0.5%, la más baja desde finales del 2013.

Durante la primera quincena de agosto, los precios al consumidor registraron un incremento de 0.31%, lo que significó que en términos anuales la inflación se ubicara en 6.59%, en la primera mitad del mes los precios del subíndice subyacente aumentaron 0.20%, su mayor alza para el mismo lapso desde 2008. Esto llevó a que el indicador subyacente reportara un crecimiento anual de 5.02% la más alta desde 2009. El subíndice no subyacente tuvo una alza quincenal de 0.64% y una anual de 11.60%. La expectativa apunta a que en agosto se registrará un nuevo nivel máximo de inflación.

ESTADOS UNIDOS 

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano informó que en julio la venta de viviendas nuevas, según cifras ajustadas a tasa anual fue de 571 mil, cifra notoriamente inferior a las 615 mil unidades que anticipaba el mercado y de las 630 mil viviendas vendidas en junio. Esto significó una caída mensual de 9.4% y 8.9% anual. De las cuatro zonas geográficas en las que se clasifican las ventas, solo en el medio oeste hubo un aumento mensual en las ventas de vivienda, que fue de 6.2%. En términos anuales solo en el oeste se registró un avance, que fue de 1.4%. El inventario limitado y los precios de venta más altos siguieron siendo un obstáculo para mayores ventas. De esta manera, en julio el inventario de viviendas nuevas para la venta fue de 5.8 meses, frente a los 5.2 meses en  junio.

En el caso de la venta de casas existentes, la National Association of Realtors informó que en julio se comercializaron 5.44 millones de unidades, según cifras ajustadas a tasa anual. Sin embargo, comparado con el mismo mes del año pasado, las ventas mantuvieron un comportamiento positivo al aumentar 2.1%. Este resultado reflejó un comportamiento negativo tanto en términos mensuales como anuales en las áreas de noreste y medio oeste. En el caso del sur y el oeste se observaron cifras positivas. El precio promedio de las viviendas existentes aumentó 6.2% para ubicarse en 258,300 dólares.

 

ANÁLISIS ECONÓMICO EJECUTIVO 

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado

www.ceesp.org.mx

 

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: