Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: El desabasto de gasolina

CEESP: El desabasto de gasolina
enero 15
2019

No hay duda de que se debe reconocer la decisión del nuevo gobierno de combatir frontalmente el robo de combustible (huachicol), que se ha convertido en un verdadero costo para el país que, de acuerdo con las autoridades, durante 2017 significó una pérdida de 60,000 millones de pesos, lo que representó el 13.5% del valor total de las ventas internas de gasolinas. Evidentemente, el costo de 2018 habrá sido mucho mayor dado el constante crecimiento de este delito.
Para combatir este flagelo, las autoridades decidieron seguir una estrategia de la cual, al parecer, no habían considerado todos los efectos sobre la actividad económica. Decidir cerrar los ductos por los cuales se transporta el combustible con el objetivo de evitar que los delincuentes pudiesen drenarlos, y sustituir su distribución mediante una flotilla limitada de camiones tanque, fue rebasada significativamente por la demanda estacional de finales de año.
Según la información, son nueve estados del país los más afectados por el desabasto de combustibles: Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Estado de México, Querétaro, Nuevo León, Tamaulipas, Hidalgo, y finalmente la Ciudad de México, para la cual coincidentemente, las autoridades informaron que la falta de combustibles se debió a un acto de sabotaje en el ducto Tuxpan-Azcapotzalco.
Aunado a una deficiente estrategia de información, la falta de combustible generó un ambiente de psicosis que propició un aumento adicional de la demanda, de tal manera que lo que se pretendía ser una acción para combatir el robo de combustible, se convirtió en un entorno de un incipiente descontento social y preocupación por su efecto en la actividad económica del país.
Mientras se continúa minimizando el problema al informar que no hay escasez del producto, puesto que existen los inventarios necesarios para cubrir las necesidades de combustible, el hecho es que la incapacidad de abastecerlo eficientemente comienza a generar desequilibrios en la actividad productiva.
El desabasto de combustible afecta seriamente a todos, pero singularmente a los que menos tienen, ya que para muchas personas es un insumo importante en su actividad diaria, toda vez que utilizan sus vehículos para laborar en diversas actividades y por la falta de gasolina tendrán que reducir su actividad y probablemente con ello su ingreso familiar. La preocupación aumenta cuando inician señales de un posible impacto en el 

suministro de las tiendas comerciales. La imposibilidad de mover las flotillas de transporte podría comprometer la distribución de víveres, como lo señala Concanaco-Servytur, lo que podría llevar a compras de pánico y posiblemente a un impacto en los precios al consumidor.
El desabasto de combustible también ha comenzado a incidir en otras actividades, como la seguridad pública. Ya hay información de que, en diferentes zonas de los Estados afectados, se ha tenido que reducir la vigilancia de la policía en patrullas por el uso de bicicletas o rondas a pie, lo que favorece sin duda a la delincuencia.
En cuanto al impacto que puede tener esta situación, aún es prematuro considerar un costo cuando todavía no hay datos duros de las actividades afectadas. Podríamos adelantar que los primeros perjudicados son los distribuidores de combustibles, que pudieron verse afectados en aproximadamente un tercio de sus ingresos en los días que lleva el desabasto. De ser así, el costo ascendería a poco más de 6 mil millones de pesos, lo que representa el 0.03% del PIB. Aunque podría parecer mínimo, no obstante, a esto habría que incluir el costo de diversas actividades productivas, aunque es probable que en conjunto el impacto no sea mayor a una décima del Producto.
Si bien no hay un precedente en materia de desabasto de gasolinas que contribuya a hacer un análisis más exacto de su posible impacto, si hay antecedente acerca de el desabasto de otro combustible que incidió en la actividad productiva.
En un estudio del Banco de México, se relata que, del segundo trimestre del 2012 a la segunda mitad del 2013, Pemex implementó una estrategia que restringía la cantidad de gas utilizado por el sector manufacturero, debido al desabasto de este combustible que se vivió en ese periodo. Los cálculos que se presentaron indican que esta situación de desabasto de gas natural redujo la tasa de crecimiento del PIB en 0.28 puntos porcentuales. Evidentemente este impacto fue mucho mayor dada la incidencia directa en la producción de bienes.
En este entorno, es claro que los responsables de instrumentar esta estrategia no consideraron los efectos de sus acciones. Si bien podría haber un impacto positivo de corto plazo en contra de la delincuencia, debido a que sin combustible en ductos pues no hay que robar, una vez que se pongan en operación podría reiniciar la actividad delictiva de robo de combustibles. El hecho es que comienzan a hacerse comentarios de que más allá de acciones improvisadas, esta situación también se puede atribuir a la pérdida de capacidad técnica que ha tenido el nuevo gobierno después de despedir o inducir a la renuncia de funcionarios públicos con mayor experiencia y capacidad técnica.
Nadie puede estar en contra del combate al robo de combustible. De hecho, la mejor opción para erradicarlo es la colaboración de todos los sectores. Unos a través de la denuncia, otros dejando de participar en la venta de combustible ilegal, pero especialmente fortaleciendo las instituciones encargadas de combatir la corrupción, la inseguridad y todas estas prácticas ilegales, teniendo un estado de derecho mucho más fuerte en el que las reglas del juego sean prioritarias.

México
Durante diciembre los precios al consumidor aumentaron 0.70%, que además de superar el pronóstico promedio de los especialistas del sector privado, fue su mayor alza para el mismo mes desde 2011. La mayor incidencia provino del incremento de 1.39% en el subíndice de precios no subyacente, impulsado por el aumento de 4.03% en los precios de productos agropecuarios, especialmente en los de frutas y verduras, que crecieron 7.64% en el mes. Por el contrario, los precios de energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno, disminuyeron 0.44%. Por su parte, el subíndice de precios subyacente se elevó 0.47% en el último mes del año, el mayor avance también desde 2011. En este caso el principal origen de su comportamiento fue el alza de 0.61% en los precios del rubro de servicios. Los precios de mercancías crecieron 0.47%. De esta manera, la inflación anual cerró el año en 4.83%. La inflación subyacente se ubicó en 3.68% y la no subyacente en 8.40%.

La expectativa de un menor crecimiento en el último trimestre del año comienza a confirmarse después de que en noviembre la producción industrial reportara una caída mensual de 0.6%, que es su segunda baja de manera consecutiva. La disminución de 2.3% en la minería y de 1.9% en la construcción, fue el origen de la caída mensual de la actividad industrial. Por el contrario la manufactura aumentó 1.0% y la generación de energía eléctrica, agua y distribución de gas 1.4%. De esta manera, la comparación anual de la producción industrial muestra un disminución de 0.8%, su primera cifra negativa en los últimos ocho meses.

Después del repunte que tuvo en julio (5.4 puntos), relacionado con el resultado de la elección presidencial, en diciembre el indicador de confianza del consumidor vuelve a tener un avance importante, en esta ocasión de 2.7 puntos en el mes, que parece reflejar el efecto de la toma de posesión del nuevo presidente de México. De esta manera, respecto al mismo mes del año pasado, la confianza del consumidor mejoró en 8.3 puntos, su mayor avance desde que se inició su publicación. No obstante, pese a esta mejora, el nivel de este indicador se mantiene por debajo del umbral de los 50 puntos.

Estados Unidos
La Reserva Federal informó que en noviembre el crédito total al consumidor aumentó en 22.2 mil millones de dólares (mmd), cifra que si bien estuvo por debajo de los 24.9 mmd del mes previo, superó la expectativa del mercado que anticipaba un aumento de 18 mmd. El crédito no revolvente aumentó 17.3 mmd, mientras el revolvente lo hizo en 4.8 mmd. En términos relativos, en noviembre el crédito al consumo aumentó a una tasa anual ajustada por estacionalidad de 6.75%, en tanto que el crédito revolvente creció 5.5% y el no revolvente 7.00%. De acuerdo con los especialistas, la expansión del crédito al consumo es una buena señal para el gasto del consumidor, sobre todo cuando se combina con buenas expectativas laborales y el aumento de sus ingresos.

De acuerdo con el reporte del Departamento del Trabajo, durante diciembre los precios al consumidor disminuyeron 0.1%, en línea con el pronóstico del mercado, después de que un mes antes se mantuvieran sin cambio. Este comportamiento respondió principalmente a la disminución mensual de 3.5% en el rubro de energía como consecuencia, principalmente, de una baja de 7.4% en los precios de las gasolinas. Por su parte, el rubro de alimentos aumento 0.4%. Excluyendo alimentos y energía, el indicador subyacente tuvo un aumento de 0.2%. De esta manera, la inflación anual en diciembre fue de 1.9%, en tanto que la subyacente fue de 2.2%.

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado
www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Twitter

Katya Elizabeth Arroyo, Administradora General de Servicios al Contribuyente y Fernando Caballero Betanzos, Administrador Central de Promoción a la Formalidad en el @SATMX, sostuvieron una conversación a puerta cerrada con el Presidente del @colegiocpmexico, @UbaldoDiazCPC.

Con la creciente demanda de consumo eléctrico y de combustibles, así como con la caída en la producción energética total, no es sorpresa que la prioridad del nuevo gobierno se enfoque en la construcción de refinerías. Un artículo de Dr. Salvador Rivas Aceves.

Hemos visto que es tendencia el reclamo social y la mayor exigencia que se hace a las empresas para transformar su visión. Estas son las prioridades globales plasmadas en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, un artículo de Dra. Sylvia Meljem Enríquez de Rivera.

Load More...
A %d blogueros les gusta esto: