Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Competitividad y crecimiento

CEESP: Competitividad y crecimiento
octubre 03
10:35 2016

El World Economic Forum (WEF) dio a conocer su reporte sobre la Competitividad Mundial 2016-2017, en el que México asciende seis lugares en el ranking mundial para ubicarse en el sitio 51 de un universo de 138 países, lo que representa su mejor posición en una década.

El índice de Competitividad se integra de 114 indicadores agrupados en doce pilares que muestran un entorno completo de la percepción sobre la competitividad en países de todo el mundo. En la reciente edición del indicador que presentó el WEF, México muestra una mejora en siete de los doce pilares, en dos se mantiene sin cambio y dos reportan deterioro. Si bien estos últimos, que corresponde a los pilares de instituciones y de salud y educación primaria no impidieron la mejora en la posición mundial de nuestro país, si se debe poner especial énfasis en su mejoramiento, sobre todo porque integran conceptos que además de fundamentales en el tema de competitividad, funcionan como base para fortalecer la estabilidad macroeconómica y estimular el crecimiento y bienestar de la población.

En este sentido sobresale el deterioro en temas como la independencia judicial, el favoritismo en las decisiones de los funcionarios públicos, la eficiencia del marco legal en la solución de diferencias, así como en la tasa de matriculación en enseñanza primaria, además de los bajos sitios que mantiene el país en materia de crimen organizado, desvío de recursos y poca confianza en las políticas públicas.

Sin duda la percepción sobre la situación de México en materia de competitividad mundial mejoró en el reporte del WEF, aunque también es claro que en algunos de los conceptos que integran el indicador general, y que son parte importante del entorno que requiere nuestro país para crecer sostenidamente, sigue percibiéndose una significativa debilidad.

La impunidad, institución que ha fortalecido la corrupción e inseguridad, es un tema que debe atenderse con la mayor prioridad con el objetivo de establecer un entorno de seguridad jurídica, transparencia y reglas del juego que permitan un desempeño eficiente tanto del sector público como del privado. Esto reducirá significativamente los costos que generan conjuntamente estos factores y que reducen en buena medida el nivel de competitividad de México. La corrupción se mantiene como el factor más problemático para hacer negocios según el reporte. Además, recientemente el INEGI dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2016, en la que señala que durante el 2015 el costo de la inseguridad en el país ascendió a 236.8 miles de millones de pesos, lo que fue equivalente a 1.25% del PIB. Sin embargo, hay cálculos que indican que el peso de este problema puede ser superior al 10% del producto.

Es evidente que el entorno general de nuestro país aún muestra debilidad y es por ello la necesidad de plantear un programa de mejora de mediano y largo plazo, que establezca las bases para un crecimiento económico sostenido y bienestar de los hogares.

Vector money tree growth concept in flat style

En este sentido es fundamental que las autoridades fiscales y monetarias del país trabajen de manera conjunta, estableciendo las políticas públicas más idóneas para fortalecer la estabilidad macroeconómica que permita reducir o inhibir los efectos provenientes de la volatilidad internacional.

En este entorno, las autoridades hacendarias presentaron un programa económico para el próximo año que se basa en una reducción del gasto público con el objetivo principal de obtener, por primera vez en ocho años, un balance primario superavitario, que sería equivalente a 0.4% del PIB. Aunque esta meta arroja buenas señales para los mercados, es claro que es insuficiente para lograr un saneamiento más eficiente de las finanzas del país y evitar que la deuda siga creciendo como porcentaje del PIB.

Aunado a esta situación, el efecto proveniente de la fuerte volatilidad de los mercados financieros, reflejada en una significativa depreciación del tipo de cambio, ocasionada en buena parte por las expectativas en la contienda presidencial de los Estados Unidos, ha incidido negativamente en las finanzas del país y comenzado a afectar las expectativas inflacionarias.

En este contexto, a pesar de que la Reserva Federal de los Estados Unidos decidió mantener sin cambio sus tasas de interés en su reunión de la semana pasada, el Banco de México, por su parte, consideró necesario elevar su tasa de interés bancaria a un día en 50 puntos base, con lo que se ubicó en 4.75%.

Evidentemente el incremento en las tasas de interés busca responder tanto a la fuerte volatilidad del mercado internacional, como a la necesidad de corregir la situación de las finanzas públicas. Hace algunos meses el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, señaló que en caso de no bajar suficientemente el gasto, la tasa tendría que subir.

Si bien con este ajuste en la tasa de interés se espera reducir las presiones en el mercado cambiario haciendo más atractiva la inversión en valores mexicanos, por otra parte, esto seguramente se convertirá en un elemento que encarecerá el financiamiento a empresas y hogares, lo que podría reflejarse en un debilitamiento del consumo y la inversión, ocasionando que la economía incluso vea reducido su ritmo de crecimiento. Sin embargo, también tendrá un efecto favorable en la balanza de pagos, ya que la economía tiene que ajustarse a la pérdida de ingresos de divisas por la menor exportación de petróleo.

No hay duda de que la decisión del Banco Central refleja la necesidad de un contexto macroeconómico estable. Sin embargo, es importante señalar que ni la devaluación del peso, ni el aumento en la tasa de interés, son suficientes para compensar la falta de una mayor reducción del gasto público que contribuya a lograr un balance primario superavitario sostenido y suficiente, para evitar que la deuda del país siga creciendo como porcentaje del PIB y resolver el deterioro de la balanza comercial.

Si bien la decisión del Banco de México envía buena señales a los mercados, tal parece que los resultados fueron mucho menos favorables que lo anticipado. Por una parte, el tipo de cambio prácticamente se mantuvo indiferente al alza de tasas de interés, lo que podría estar anticipando un menor margen de maniobra en cuanto la FED decida incrementar sus tasas.

Las medidas de corto plazo son insuficientes para establecer un entorno de largo plazo, por eso es fundamental corregir los problemas estructurales que han venido inhibiendo un mayor ritmo de crecimiento. Revertir los elevados niveles de gasto público sin descuidar la inversión productiva, sin duda es la mejor opción que tiene el país para estimular la actividad económica, al mismo tiempo que fortalecería la redistribución del ingreso mediante una asignación más eficiente de los recursos. Más inversión se refleja en mayor productividad y competitividad.

MÉXICO

Cifras del INEGI indican que si bien durante julio el indicador global de la actividad económica registró un crecimiento mensual de 0.3%, con lo que acumuló tres meses consecutivos con variaciones positivas, su ritmo de avance muestra un tendencia a la baja. Los datos indican que el principal impulso provino del crecimiento de 0.6% que tuvieron las actividades terciarias, que reflejan en buena medida la evolución del mercado interno. Por su parte, las actividades secundarias aumentaron 0.3%, porcentaje ligeramente mayor al del mes previo, aunque todavía no muestran señales de un repunte mayor en los próximos meses. En el caso de las actividades primarias, se observó un descenso mensual de 3.4%. Con estos resultados, el crecimiento anual del  IGAE fue de 2.4%, reflejo de una aumento de 3.7% en el sector terciario, 0.3% en el secundario y de 4.3% en el primario.

imagen1

Buenas señales se desprenden del repunte anual de 4.5% en el valor total de las exportaciones durante agosto, principalmente por el hecho de que su mayor impulso provino del incremento de 5.2% en el valor de las ventas de bienes no petroleros, especialmente de los manufacturados, que con un avance de 4.8% anual fue el origen principal del crecimiento total de las exportaciones. Por su parte, las ventas petroleras mantuvieron su comportamiento negativo al caer 8.2% anual, aunque es importante resaltar que este es su menor descenso en los últimos 26 meses. Por su parte, el valor total de las importaciones de mercancías creció 1.5% anual, respondiendo a un incremento de 5.7% en la adquisición de bienes de capital y de 4.6% en la de bienes intermedios. Los bienes de consumo disminuyeron 15.4%. Con estos resultados, la balanza comercial en el mes resultó deficitaria en 1,913.2 millones de dólares, con lo que en el lapso enero-agosto acumuló un déficit de 10,856 millones.

imagen2

En materia de empleo, el INEGI informó que durante agosto la tasa de desempleo se ubicó en 3.7% como porcentaje de la población económicamente activa, cifra que se mantuvo sin cambio respecto al mes previo, pero que resultó notoriamente inferior a la reportada en agosto del año pasado (4.4%). Si bien esto significa que la economía ha podido generar más empleos, los datos permiten inferir que estos no son dela calidad deseada, por lo que la precarización del mercado laboral sigue siendo un problema. Los datos indican que en agosto la población subocupada, es decir las personas que declararon tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas, representó 8.2% de la población ocupada, porcentaje superior al reportado un mes antes. Por otra parte, en agosto el 58% de la población ocupada se concentró en la informalidad, porcentaje superior tanto al del mes previo como al de agosto del año pasado.

imagen3

Por quinto mes consecutivo el valor de la producción de las empresas constructoras registró cifras negativas, al informar que en julio tuvo una caída mensual de 1.2%, respondiendo al descenso en cuatro de los seis segmentos que agrupa el indicador general. En orden de magnitud, el valor de las obras en Petróleo y petroquímica se contrajo a una tasa mensual de 11.6%, seguida de la baja de 5.7% en las de Agua, riego y saneamiento. El valor de la obra en edificación disminuyó  4.0% y en transporte y urbanización 3.0%. Por el contrario, en Electricidad y telecomunicaciones, así como en otras construcciones se observaron aumentos de 2.7% y 6.2%, respectivamente en el valor de la construcción. En términos anules el indicador general del valor de la producción de las empresas constructoras cayó 3.4%, que fue su quinto mes consecutivo a la baja.

imagen4

ESTADOS UNIDOS

La tercera estimación del Departamento de Comercio indica que durante el segundo trimestre del año el PIB registró un crecimiento anualizado de 1.4%, porcentaje que superó tanto el dato de la segunda estimación (1.1%) como la expectativa del mercado que anticipaba un avance de 1.3%. Si bien el crecimiento del consumo privado se revisó a la baja en una décima de punto para ubicarse en 4.3%, siguió siendo el de mayor aportación al crecimiento total del PIB. La inversión privada, que había reportado una caída de 9.7% se corrigió hacia un descenso de 7.9%, siendo la inversión no residencial la que tuvo el cambio más significativo al corregirse de una caída de 0.9% a un incremento de 1.0%. Las revisiones al alza en las exportaciones netas y el cambio en los inventarios, también contribuyeron de manera positiva en el crecimiento del PIB del segundo trimestre. No obstante, a pesar de esta leve mejora, los especialistas consideran que el avance de la economía sigue siendo débil a pesar del repunte en el gasto de los consumidores.

imagen5

Durante agosto el ingreso personal aumentó 0.2%, como anticipaba el mercado, en tanto que el gasto personal se mantuvo sin cambio, cuando los pronósticos apuntaban hacia un avance de 0.2%. Estos resultados permitieron que la tasa de ahorro como porcentaje del ingreso disponible aumentara a 5.7%, una décima de punto por arriba del dato anterior.

imagen6

El Conference Board informó que en septiembre el índice de confianza del consumidor se ubicó en 104.1 puntos, cifra que además de superar la expectativa del mercado que anticipaba 98 puntos, significó su nivel más alto desde agosto del 2007. El indicador sobre la situación actual mejoró al pasar de 125.3 puntos en agosto a 128.5 en septiembre, mientras que el indicador de expectativas pasó de 86.1 a 87.8 puntos en el mismo lapso.

imagen7

AGENDA ECONÓMICA: OCTUBRE

captura1

INDICADORES FINANCIEROS SEMANALES

captura2

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado A.C

www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: