Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Aumentan los riesgos

CEESP: Aumentan los riesgos
enero 28
2019

Continúan ajustándose a la baja los pronósticos de crecimiento económico de México para el 2019 y las autoridades siguen descalificándolos con el argumento de que tienen información que dice lo contrario.
Primero fue la corrección del Bank of America Merrill Lynch que redujo su pronóstico de 2.0% a 1.0%, que de hecho ha sido el ajuste más drástico hasta ahora, al que el gobierno mexicano calificó como de poco serio, afirmando que en este año la economía mexicana crecería el doble, es decir 2.0%.

Posteriormente el Fondo Monetario Internacional dio a conocer su revisión de pronósticos en la que para México hace un ajuste a la baja del crecimiento esperado para el 2019 de 2.5% a 2.1%, a la que nuevamente las autoridades mexicanas cuestionan señalando que esa previsión fallará, puesto que su información apunta en otra dirección, hacia un crecimiento que será sorpresivo.

De acuerdo con el Marco Macroeconómico publicado en los Criterios Generales de Política Económica 2019, el pronóstico puntual oficial para el 2019 es de 2.0%, que irá mejorando paulatinamente, aunque según las estimaciones, hasta el final del sexenio se lograrán un máximo de 2.8% en el ritmo de avance de la economía, lo que daría un crecimiento promedio del sexenio de 2.6%, solo una décima por arriba del sexenio previo, y similar al promedio de los últimos 25 años.

Sin embargo, el marco macroeconómico también contempla un rango de crecimiento para cada año del sexenio, lo que ayuda a mejorar la perspectiva. De hecho, cuando el nuevo gobierno señala que la economía puede crecer por arriba del 2.0%, podría estarse refiriendo a los límites máximos de esos rangos, que anticipan un avance superior al 3.0% en 2020 y uno de 3.3% en el último año del sexenio. Se debe tener en cuenta que la diferencia en el rango es de un punto porcentual.

Pareciera que las autoridades no tienen un escenario claro de la coyuntura y de los efectos que esta pueda generar. Ya mencionamos que el crecimiento de México depende de factores externos e internos, y que en función de cómo evolucionen, las expectativas se irán ajustando al alza o la baja.


La reciente apreciación del tipo de cambio, que las autoridades han señalado como factor de una mejora en la economía, corresponde principalmente a un debilitamiento del dólar dada la situación mundial, más que como respuesta de una mejora de la economía mexicana.

La coyuntura indica que los riesgos siguen aumentando, tanto en el exterior, como al interior de nuestro país. En el Foro de Davos 2019, hay coincidencia en que se observa un deterioro de los mercados financieros internacionales como consecuencia del entorno mundial, en especial por la situación del Brexit, una desaceleración mayor a la esperada de la economía china y la política monetaria a seguir en Europa y Estados Unidos, entorno que sin duda puede incidir en la evolución de la economía de México a través de la cautela que pueden tomar los inversionistas.


En el ámbito interno también se aprecia un aumento de los riesgos que al mismo tiempo incrementan la cautela en la inversión. Desde la cancelación del NAIM, hasta proyectos sin estudios completos de rentabilidad económica y social. La instrumentación de medidas para combatir el robo de combustibles que han generado un cambio en la estrategia de suministro, propiciando una importante escasez en diversas entidades del país que han afectado la actividad productiva, y generando presiones presupuestales importantes al tener que cubrir un costo de transporte vía autotanques superior en 14 veces mayor a su distribución a través de ductos. Además del costo presupuestario que implica la compra de 670 camiones más para agilizar la distribución de combustibles y cumplir con el abasto necesario.

Pero sobre todo la señal que implica el hecho de que la compra de todo este equipo significa que la solución aún tardará algún tiempo, lo que podría representar un impacto mayor a la actividad productiva, que evidentemente limitaría un mayor ritmo de crecimiento.


Es claro que el balance de riesgos se ha deteriorado y eso sin duda será monitoreado por los capitales nacionales e internacionales. Si bien esto no significa que dejarán de fluir capitales hacia el país, si se puede esperar una mayor cautela, lo que implica que los flujos de capital pueden ser menores, limitando la actividad productiva, que significaría una menor generación de empleo.


En este contexto, se puede decir que, además de los factores mencionados que pueden limitar un mejor desempeño de la economía, existe otro que ha tomado fuerza y es el que se refiere al factor confianza, y ese tiene principalmente un origen interno.


Es claro que en un entorno como este es poco probable que la economía muestre un dinamismo importante este año y quizá el siguiente. La probabilidad de que los pronósticos se sigan ajustando a la baja es alta. No será hasta que los mercados perciban señales más favorables en temas como la evolución del gasto público en un entorno en el que se han autorizado recursos no previstos en acciones recientes como la compra de carros tanque y el aumento del costo de distribución de combustibles, así como en los avances de los proyectos anunciados como el Tren Maya y las obras del aeropuerto, que al parecer apenas se harán los estudios de factibilidad. Hay que tener en cuenta que existen dos factores que han incidido notoriamente en la confianza. Uno de ellos es la cancelación del NAIM y el otro el freno a la reforma petrolera, lo que si puede limitar un mayor dinamismo.


Dar a conocer la información gubernamental que apoya su previsión de una mayor tasa de crecimiento es fundamental, toda vez que eso, sin duda, contribuiría a mejorar la certidumbre.

MÉXICO

Después de haber caído 0.3% en octubre, en noviembre el indicador global de la actividad económica (IGAE) repuntó 0.4%, impulsado principalmente, por el incremento de 0.4% en las actividades terciarias y del repunte de 9.2% en las actividades primarias. Por el contrario, las actividades secundarias cayeron a una tasa mensual de 0.6%, como consecuencia de la baja de 2.3% en la minería y de 1.9% en la actividad de la construcción, ya que por su parte, la generación de electricidad, agua y distribución de gas, aumentó 1.4%, en tanto que la industria manufacturera creció 1.0%. De esta manera, la variación anual del IGAE mostró un crecimiento de 1.7%, porcentaje que si bien se mantiene en terreno positivo, refleja una tendencia a la baja en los últimos meses.

El INEGI informó que en diciembre la tasa de desocupación interrumpió su tendencia descendente al ubicarse en 3.6%, que representó su nivel más alto desde el mismo mes del 2016 cuando registró un porcentaje similar. Asimismo, señaló que la población subocupada, en la que se concentran aquellos trabajadores que declararon tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas, registró un modesto aumento al pasar de 7.1% en noviembre a 7.2% en diciembre. Respecto al mismo mes del año anterior, fue superior en dos décimas de punto porcentual. Un indicador relevante y señal de la precarización del mercado laboral, es la tasa de condiciones críticas de ocupación, que en el último mes del 2018 representó 15.3% de la población ocupada tres décimas de punto porcentual por arriba del dato previo.

De acuerdo con el reporte del INEGI, en la primera quincena de enero los precios al consumidor reportaron un aumento de 0.11%, porcentaje que fue el más bajo para el mismo lapso en los últimos tres años. Este comportamiento reflejó el incremento de 0.8% en el subíndice de precios subyacente, generado principalmente por el alza de 0.22% en los precios del rubro de mercancías, toda vez que el de servicios tuvo una disminución de 0.06%. Por su parte, el subíndice de precios no subyacente aumentó 0.19%, impulsado por el aumento de 1.28% en los precios de productos agropecuarios.

Los precios de energéticos, y tarifas autorizadas por el gobierno mostraron una baja quincenal de 0.60%. Con estos resultados, la variación anual de los precios al consumidor en la primera quincena del año fue de 4.52%, en tanto que la inflación subyacente fue de 3.64% y la no subyacente de 7.31%.

Durante noviembre las ventas al menudeo tuvieron un repunte mensual de 0.4%, impulsado por el avance en cinco de los nueve rubros que integran el indicador general. Resalta el aumento de 2.5% en las ventas de tiendas de autoservicio y departamentales, seguido del avance de 1.0% en la venta de artículos de papelería, para el esparcimiento y otros artículos de uso personal. Por el contrario, entre los rubros con variaciones negativas sobresale la venta exclusivamente a través de Internet, y catálogos impresos, televisión y similares que tuvo una caída de 1.9% y las ventas de abarrotes, alimentos, bebidas, hielo y tabaco, que cayeron 1.5%. En términos anuales, las ventas al menudeo tuvieron un crecimiento de 3.3%.

ESTADOS UNIDOS 

De acuerdo con el reporte de la National Association of Realtors, durante diciembre la venta de casas existentes, a una tasa anual ajustada, sumó 4.99 millones de unidades, cifra inferior tanto al resultado del mes anterior como a la estimación del mercado que anticipaba la venta de 5.25 millones de unidades. En términos relativos, esto significó una caída mensual de 6.4% y una baja de 10.3% en comparación de diciembre del año previo. Por región geográfica, se observa que las ventas de casas existentes disminuyeron a una tasa mensual de 6.8% en el noreste, de 11.2% en el oeste, de 5.4% en el sur y de 1.9% en el occidente.

En cuanto a los precios de las viviendas, el reporte muestra un aumento anual de 2.9%, lo que representa el mes número 82 con aumentos de manera ininterrumpida. Por región, el precio medio de las viviendas aumentó 8.2% en el noreste, 1.8% en el sur y 0.6% en el Oeste. En el medio oeste los precios se mantuvieron sin cambio.

El Conference Board informó que en diciembre el Índice de Indicadores Líderes disminuyó 0.1%, en línea con la estimación del mercado. Los rubros con mayor incidencia en la caída del indicador líder fueron los precios de las acciones que le restaron 0.23 puntos porcentuales. Le siguió el índice de nuevas órdenes con un impacto negativo de 0.09 puntos y los permisos de construcción con un efecto de 0.01 puntos a la baja. Por el contrario, los componentes con incidencia positiva fueron los reclamos iniciales semanales promedio con 0.13 puntos, el índice de crédito con 0.07 puntos, el diferencial de tasas de interés con 0.06 puntos y las expectativas de consumo con 0.06 puntos.

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado
www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Twitter

Katya Elizabeth Arroyo, Administradora General de Servicios al Contribuyente y Fernando Caballero Betanzos, Administrador Central de Promoción a la Formalidad en el @SATMX, sostuvieron una conversación a puerta cerrada con el Presidente del @colegiocpmexico, @UbaldoDiazCPC.

Con la creciente demanda de consumo eléctrico y de combustibles, así como con la caída en la producción energética total, no es sorpresa que la prioridad del nuevo gobierno se enfoque en la construcción de refinerías. Un artículo de Dr. Salvador Rivas Aceves.

Hemos visto que es tendencia el reclamo social y la mayor exigencia que se hace a las empresas para transformar su visión. Estas son las prioridades globales plasmadas en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, un artículo de Dra. Sylvia Meljem Enríquez de Rivera.

Load More...
A %d blogueros les gusta esto: