Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: A la espera del paquete económico 2019

CEESP: A la espera del paquete económico 2019
agosto 27
08:17 2018

En las próximas semanas el Poder Ejecutivo, mediante la Secretaría de Hacienda, dará a conocer el documento de Criterios Generales de Política Económica (CGPE) para 2019, en el que se realiza un diagnóstico de la economía y se establecen las metas macroeconómicas con las que se elabora la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos.

Las metas macroeconómicas son fundamentales, puesto que en ellas se sustentará la programación de los ingresos y gastos del gobierno, por lo que es un requisito indispensable que estas sean realistas, objetivas y transparentes. Se debe tener presente que una estimación de ingresos más allá de lo que es posible, así como una propuesta de gasto superior a lo necesario, generalmente se asocia con pronósticos macroeconómicos y previsiones de ingresos demasiado optimistas.

Elaborar la estimación de los ingresos y el gasto público cada año es complejo, pero en esta ocasión la dificultad aumenta por varias razones. Por una parte, los resultados más recientes muestran un debilitamiento de la actividad económica del país y en ese sentido los pronósticos de crecimiento se han ido ajustando a la baja, tanto para este como para el siguiente año. Asimismo, la evolución de las tasas de interés, que son un indicador importante para el cálculo del paquete económico, anticipa nuevas alzas, así como la permanencia de volatilidad del mercado cambiario. A este entorno habrá que incluir la incertidumbre sobre la resolución final del TLCAN. Esto hace evidente la necesidad de un marco macroeconómico realista.

Otro factor que se debe considerar es el cambio de gobierno. Si bien es cierto que en el último año de cada sexenio el paquete económico que se envía al Congreso es elaborado en mayor proporción por la administración saliente, también lo es el hecho de que el equipo de transición del nuevo gobierno tiene una participación importante, reflejando en buena medida los compromisos que hizo durante su campaña hacia la presidencia.

Sin duda el principal instrumento que tiene el Estado para ejercer sus funciones y cumplir sus obligaciones y compromisos con la población es el Presupuesto de Egresos de la Federación, debido a que su importancia radica en el poder que tiene para impulsar un entorno en el que las personas y empresas se puedan desarrollar eficientemente. A través de la estructura del gasto se refleja claramente las prioridades del gobierno, de tal manera que se puede inferir la visión del Estado en cuanto a la eficiencia en la asignación de los recursos, la redistribución del ingreso y el enfoque de la política macroeconómica, con lo que se convierte en el principal instrumento de políticas públicas.

En el ejercicio del gasto, el Presupuesto de Egresos de la Federación se debe caracterizar por su eficiencia y transparencia. Sin estos factores la distribución de los recursos puede conducir a serios problemas de corrupción en todos los órdenes de gobierno.

Las propuestas del nuevo gobierno contemplan programas que requerirán importantes recursos adicionales, que según algunos cálculos podrían superar cinco puntos del PIB. La apuesta es que los recursos necesarios se obtendrán de medidas como los ahorros burocráticos que se intentan, además de la disminución de los recursos a entidades federativas y principalmente por el combate de la corrupción, que por sí solo estiman un ahorro de 500 mil millones de pesos.

Sin embargo, existe la preocupación de que esto no sea suficiente para financiar los programas propuestos, además de que en materia de ingresos se anunció que se mantendrá el compromiso de las autoridades de no incrementar las tasas impositivas ni crear nuevos impuestos, aunque al mismo tiempo se contemplan reducciones en la tasa de ISR e IVA en la frontera.

Sin duda es el momento idóneo para que las nuevas autoridades hacendarias lleven a cabo la profunda reingeniería del gasto público que tanto se ha venido pidiendo en los últimos años.

Como ya lo mencionamos, la eficiencia y transparencia del gasto es fundamental para satisfacer las necesidades de la población. Entre los temas importantes en esta reestructura del gasto se debe considerar la revisión de la gran cantidad de programas que se han identificado como regresivos; eliminar la discrecionalidad con que se asignan los recursos; realizar una verdadera evaluación de los proyectos de inversión que determinen su rentabilidad económica y social; y evitar que la asignación de los recursos se relacione con compromisos políticos.

El reto que enfrentará la nueva administración no es trivial ya que es evidente el escaso margen de maniobra que tiene en materia de gasto. En el Presupuesto 2018 se informó que el total de gastos obligatorios ascendía a 4,382 miles de millones de pesos (mmp), de tal manera que el margen de maniobra, la diferencia con el gasto total ascendía a 863 mmp, equivalente a poco más de 3 puntos del PIB, pero insuficiente para cubrir los cerca de cinco puntos que requerirá la nueva administración para concretar los programas propuestos.

La rigidez del gasto público ha sido una importante limitación para lograr mayores avances en el saneamiento y estabilidad de largo plazo de las finanzas públicas. Existen diversos rubros de gasto que, dada la complejidad para revisarlos, se convierten en serias presiones, sobre todo cuando además no reflejan un impulso importante ni en el proceso de reducción de la pobreza, ni en materia de generación de empleo y crecimiento.

En este contexto es fundamental determinar el espacio fiscal que tendrá la nueva administración para cumplir con sus objetivos, es decir, la cantidad de recursos que podría tener disponible adicional al gasto que ya está comprometido. Se debe tener en cuenta que también una reducción de impuestos requiere un espacio fiscal.

La reducción del gasto, del déficit y por ende de la deuda, es la mejor opción de política económica para preservar la estabilidad macroeconómica y fortalecer la confianza y certidumbre de que las autoridades hacendarias hacen lo propio para lograr la estabilidad de las finanzas públicas en el largo plazo.

La elevada cantidad de recursos adicionales que se requieran para cumplir con todos los programas que se han propuesto, en un entorno de ingresos limitados, puede conducir a la necesidad de mayores niveles de deuda, que al cierre del presente sexenio se habrá incrementado en poco más de 8 puntos del PIB. Se debe recordar que el beneficio de reducir los niveles de deuda contribuye también a reducir el déficit en cuenta corriente, equilibrar el tipo de cambio reduciendo las presiones sobre precios y, por ende, protegiendo el poder adquisitivo de las familias. En este contexto, podría ser preferible no cumplir con algunas de las promesas que endeudar más al país para lograrlo.

MÉXICO 

El INEGI dio a conocer los resultados del cambio de año base del índice nacional de precios al consumidor, que contempla cambios en sus ponderaciones con el objetivo de identificar con mayor precisión los cambios en los hábitos de consumo de la población. Asimismo, la nueva metodología refleja un aumento en el número de genéricos que contempla la muestra del indicador general, así como una mayor cobertura por área geográfica, lo que permite por primera vez, publicar resultados por entidad federativa. Es importante señalar que las cifras históricas se mantienen sin cambio. Con base en la nueva base del IPC que es la segunda quincena de julio del 2018 =100, se observa que en la primera mitad de agosto los pecios al consumidor aumentaron 0.34%, que fue su mayor avance para el mismo lapso desde 2004. Este resultado tuvo su principal origen en el alza de 0.86% en el subíndice de precios no subyacente, reflejando en especial, los incrementos de 2.80% en los precios de frutas y verduras y de 1.13% en el de energéticos. Por su parte, el subíndice de precios subyacente aumentó 0.18%. De esta manera, la inflación anual de la primera quincena de agosto se ubicó en 4.81%, la subyacente en 3.60% y la no subyacente en 8.48%.

De acuerdo con el reporte del INEGI, en el segundo trimestre del año la economía se contrajo a 0.2%, respecto al trimestre previo, cifra que resultó una décima mayor a la que diera a conocer de manera anticipada a finales de julio. Las actividades primarias tuvieron una caída de 2.1% y las secundarias disminuyeron 0.3%, en línea con lo que se dio a conocer de manera anticipada. No obstante, las actividades terciarias aumentaron 0.2%, resultado que a pesar de mantenerse en un rango positivo, fue el menor avance de los últimos tres trimestres e inferior en una décima de punto porcentual a la estimación previa. Esto fue lo que propició el menor avance del indicador general del PIB en el segundo trimestre del año. En términos anuales los resultados muestran que el PIB total creció 1.6%, las actividades primarias 2.0%, las secundarias 0.1% y las terciarias 2.4%.

Después de haber repuntado 1.0% en mayo, durante junio las ventas al menudeo se mantuvieron sin cambio respecto al mes previo, a pesar de los resultados positivos en cinco de los nueve segmentos que integran el indicador general de ventas minoristas. Entre los rubros con mayor avance resaltan las ventas exclusivamente a través de Internet, y catálogos impresos, televisión y similares, que reportaron un incremento mensual de 5.4%. Le siguieron las ventas de productos textiles, bisutería, accesorios de vestir y calzado con un avance de 1.9% y la de vehículos de motor, refacciones, combustibles y lubricantes que aumentó 1.6%. Sin embargo, el hecho de que las variaciones de los rubros que reportaron resultados negativos fueran más pronunciados, fue suficiente para hacer que el indicador general se mantuviera sin cambios. Resalta la caída de 7.4% en las ventas de enseres domésticos, computadoras, artículos para la decoración de interiores y artículos usados, seguida de la baja de 2.1% en las ventas de artículos de papelería, para el esparcimiento y otros artículos de uso personal. A pesar de estos resultados, la variación anual del indicador general de ventas al menudeo fue de 3.6%, la más alta en los últimos catorce meses.

En cuanto al indicador de ingresos por la prestación de servicios, el INEGI informó que en junio tuvo un avance de 0.9%, porcentaje que si bien fue menor al avance de 1.6% del mes previo, mantuvo un ritmo positivo durante el segundo trimestre del año. Siete de los nueve segmentos que integran el indicador general reportaron variaciones positivas, destacando el incremento de 9.2% en el de servicios de esparcimiento, culturales y deportivos, y otros servicios recreativos, seguido del alza de 4.0% en el de servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación. Los dos rubros con variaciones negativas fueron los de información en medios masivos con una caída de 1.4% y el de servicios de salud y de asistencia social con una baja de 0.1%. Con estos resultados, la variación anual del indicador de ingresos por la prestación de servicios fue de 4.2%.

ESTADOS UNIDOS 

De acuerdo con la National Association of Realtors, durante julio la venta de casas usadas, con base en cifras a tasa anual ajustada, sumó 5.34 millones de unidades, lo que significó una disminución mensual de 0.7%, acumulando su cuarto mes consecutivo con cifras negativas. Esta cifra también fue inferior a la estimación del mercado, que anticipaba una venta de 5.4 millones de viviendas. En términos anuales, la venta de vivienda usada se contrajo 1.5%. A excepción de la zona oeste, donde la venta de vivienda creció 4.4% mensual, en el resto se observaron resultados a la baja. El más pronunciado se registró en el medio oeste, donde hubo una caída de 1.6%. Le siguió la zona noreste con una baja de 1.5% y el oeste con una disminución de 0.4%. De acuerdo con los especialistas, el menor inventario y los altos precios están reduciendo la accesibilidad, especialmente para los compradores de primera vez.

Por su parte, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano informó, con base en cifras ajustadas estacionalmente a tasa anual, que durante julio la venta de casas nuevas se contrajo 1.7% respecto al mes previo al sumar 627 mil unidades, cifra que además resultó inferior a la estimación del mercado que anticipaba una venta de 645 mil viviendas nuevas. Por área geográfica, la venta de vivienda nueva tuvo una caída mensual de 52.3% en la zona noreste y una baja de 3.3% en el sur, mientras que en el oeste se incrementó 10.9% y en el medio oeste 9.9%.

AGENDA ECONÓMICA

INDICADORES FINANCIEROS SEMANALES 

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado
www.ceesp.org.mx

 

 

 

 

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: